Alguien dijo, en el aeropuerto de Maiquetía o en el aeropuerto de una ciudad cualquiera del interior de Venezuela: “Mi cupo en el avión lo vendieron”

¿Cómo se explica eso?, que alguien diga en cualquier aeropuerto de Venezuela: Mi cupo lo vendieron y me quede varado sin poder viajar. Al respecto de este problema, las autoridades de todos los aeropuertos deben hacer un esfuerzo de investigación, inspección y control permanente del movimiento de los pasajeros, pasajes, reservas y compras a los fines de  poner orden y garantizar que cuando una línea aérea, le diga a la gente que está a la espera de un cupo: se cerró el vuelo, es porque de verdad ese avión no tiene cupo y quien logra irse en un vuelo de esos, no tenga que observar que ese avión despega con algunos asientos vacíos, ¿Qué es lo que pasa en esos casos?, nadie  sabe, nadie responde, pero lo cierto del caso es que muchas veces esos aviones si tienen cupo y lamentablemente se quedan personas sin poder abordar el mismo, y nadie  da explicación, ¿Dónde están las autoridades de aeronáutica civil? O autoridades del aeropuerto que deben velar por una mayor eficacia y eficiencia del funcionamiento de los aeropuertos, a fin de garantizarles a los usuarios un servicio digno y responsable.

Alguien me decía que además de los trabajadores de las líneas aéreas, se observa a unas personas que cargan unos cordones y hasta con una foto, que nada tiene que ver con esas empresas, pero que permanentemente se observa que mantienen relación con los empleados internos de esas líneas como si  fueran también trabajadores  de las mismas. Ahora bien, lo que si he observado en Maiquetía, es que ahora las diferentes líneas aéreas que tienen vuelos para diferentes partes del país, acostumbran a hacer una sola cola para el chequeo, lo que trae como consecuencia que a muchos pasajeros se les vence el tiempo haciendo cola y de pronto un empleado sale y dice con toda “normalidad”, se cerró el vuelo, quedando personas sin poder viajar, esto debe corregirse y cada línea debe hacer cola específica para cada vuelo y destino.

Asimismo en el momento en que se cumple el tiempo reglamentario, que dice el boleto, en que uno debe estar una hora o dos horas antes, alguien como autoridad debe informarle a los pasajeros que están en espera cuantos cupos quedan disponibles y así se evita lo que otro fulano señalo como soborno y venta de boletos bajo cuerda, que según algunos pasajeros que se han quedado varados por más de diez horas y que han sido buenos observadores, han visto llegar a personas que no son de ninguna línea área pero que se confunden como trabajadores del aeropuerto y que se caracterizan algunos por colgar en su pecho un cordón y un porta foto, pero que a su vez son las personas que se acercan a los mostradores de las líneas, llevando cédulas de personas que a última hora llegan sin boleto, pero que luego se ven pasar a sala de espera o de embarque.

¿Qué hubo en este caso?, no se sabe, porque el trabajo de bajarse de la mula y de corrupción se hace bajo cierto camuflaje, que sólo los investigadores o detectives son capaces de realizar, pero lo que si es cierto es que algo malo y bochornoso relacionado con venta de boletos y cupos en avión  se maneja en los aeropuertos, por lo que el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil debe tener una mayor vigilancia y fiscalización permanente en todos los aeropuertos, a los fines de garantizarle a los usuarios la defensa de sus derechos y evitar  la sobreventa de pasajes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2037 veces.



Romel Alí Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: