El bolivar-divisa no es dolarizar…nace a la par del dólar y luego flota libremente

Algunos opinadores de oficio señalan nuestra propuesta del bolívar-divisa proveniente de unos ingenieros que juegan a ser economistas.  Más aún, despectivamente especulan que dichos ingenieros dicen poseer una organización llamada Defensores del bolívar, tratando de demonizar nuestra propuesta como perteneciente al imperialismo agresor. Para estas personas equivocadas tenemos que decirle que no jugamos a ser economistas.  La moneda de curso legal no es propiedad de los economistas para que sean los únicos autorizados sobre los cambios más importantes a realizar sobre nuestra moneda y economía venezolana.  Quienes tratan de descalificarnos manifiestan no haber entendido nuestra propuesta, porque el bolívar-divisa no tiene paridad fija con el dólar sino que nace con paridad igual al dólar para luego flotar libremente como lo demostramos en:  http://www.aporrea.org/actualidad/a171432.html  y http://www.aporrea.org/actualidad/a172540.html.

Quizás nuestra propuesta podría resolver de manera definitiva la crisis actual económica ocasionada por el manejo especulativo del precio del dólar paralelo.  Esta especulación cambiaria persigue dolarizar nuestros costos más no nuestros ingresos y ahorros.  Urge por tanto una decisión gubernamental para detener esta conspiración devaluacionista que pretende el colapso total por fines electorales.

Preámbulo del bolívar-divisa

El valor del dinero se basa en la fe de la gente en el futuro de la economía. En la actualidad más del 90% del dinero en el mundo tiene como base el crédito, no las reservas monetarias. Todos sabemos que la fe en el dólar ha caído porque el único respaldo que tiene es el poder militar de los EEUU que cada día está más mermado.

El acuerdo internacional de Bretton Woods significó por mucho tiempo, desde la segunda guerra mundial hasta 1971, un sistema monetario relativamente estable. Estados Unidos rompió el tratado de Bretton-Woods, porque no quiso convertir dólares en oro ante la demanda de varios países europeos. Por otro lado, Venezuela siempre ha sido un país prácticamente mono productor desde hace más de 100 años. En la mejor época Venezuela exportó productos no petroleros que alcanzaron el 5% de la exportación petrolera.

El petróleo ha significado y significa para Venezuela el soporte de su economía.  Durante 45 años  el bolívar estuvo anclado al dólar (1938-1983) por la enorme fe y credibilidad en la economía venezolana soportada por el petróleo que por muchos años convirtieron a Venezuela como el primer exportador mundial.  Eso demostró la fortaleza del bolívar en esa época de anclaje frente al dólar, donde el petróleo respaldó al bolívar.  Por tanto ahora en 2013, muchos años después de haberse retirado el oro como respaldo del dólar, podemos soberanamente instaurar el bolívar-divisa respaldado por el oro negro.

Motivado a la salida de capitales de Venezuela operado a través de los bancos desde 1983 al 2013, supera los 400 mil millones de dólares en 30 años.  Esto ha ocasionado que el bolívar se ha devaluado 146.511,62% a partir de 1983 hasta el 2013, de 4,30 por dólar a 6,30 por dólar (cambio oficial); esos 6,30 Bs  fuertes equivalen a 6300 bolívares viejos. 

Las políticas de BCV de fijar un tipo de cambio oficial bajo control de cambios, y emitir dinero para financiar los déficits del gobierno generan inflación y devaluación.  Desde 1999 el tipo de cambio oficial se ha devaluado en un 1.017 %, y la inflación acumulada es de 2.056%, cifras únicas en  el planeta que reflejan lo equivocado de nuestro régimen cambiario de manera sostenida.

El  régimen de control de cambios tiene exactamente el mismo significado que el cierre de taquilla de un banco que se enfrenta a una corrida bancaria: los dos tienen el objetivo de evitar la fuga de reservas, en el caso del banco, y de divisas en el caso de un país. Es un régimen que solo se entiende como temporal su aplicación, mientras el banco o el país demuestran que están solventes y recuperan la normalidad monetaria.

Venezuela nunca ha tenido una divisa propia basada en la fe y confianza de la producción petrolera a lo largo de más de 100 años. Por tanto el BOLIVAR-DIVISA respaldado por el petróleo de nuestras reservas certificadas, es trasladar la FE y CONFIANZA de nuestra producción petrolera del dólar de los EEUU a nuestra divisa. Y no es un error, porque no sería un cambio fijo del bolívar-divisa con el dólar. 

El bolívar-divisa flotaría su valor en función de dos parámetros importantes: en primer lugar de la cantidad de crudo que compran nuestros clientes, y en segundo lugar del precio del crudo en cada divisa que usan los clientes para comprarnos el crudo.  Esta es la esencia de nuestra propuesta del bolívar-divisa.  Las bandas de flotación del bolívar-divisa frente a otras divisas las establecerá el BCV de acuerdo a la producción y venta diaria según los informes de PDVSA.

¿Por qué el bolivar-divisa generará más confianza que el dólar?

El dólar estadounidense es propiedad exclusiva de los EEUU. Por tal razón cualquier capital de cualquier persona, empresa o gobierno, puede ser confiscado por el gobierno estadounidense. De hecho hemos visto como los EEUU confiscaron las reservas de Libia como parte de la arremetida estadounidense contra ese país. Esta particularidad no sucede con cualquiera de las demás divisas que circulan comercialmente en los bancos de todo el mundo. En otras palabras en cualquier momento y sin aviso alguno puede ser confiscado los ahorros de venezolanos en bancos  internacionales de acuerdo a una decisión unilateral de un tribunal estadounidense. Esta verdad legal no es conocida por la mayoría de los inversionistas.

Conociendo esta realidad actual de amenaza de default de la economía estadounidense, ahorrar en bolívares-divisa ofrece más seguridad que ahorrar en dólares de los EEUU. Además, el bolívar-divisa que sería inconfiscable, está respaldado por el petróleo como patrón monetario que ofrece la confianza de la producción petrolera de Venezuela de manera ininterrumpida por más de 100 años.  Solo cuando ocurrió el paro petrolero con fines golpistas de 2002-2003 PDVSA detuvo la producción, que fue restablecida después en pocas semanas por la nueva PDVSA bolivariana.

Algunas ventajas de la instauración del bolívar-divisa

•          Con el bolívar-divisa se toma el petróleo como patrón monetario, con una equivalencia amarrada al precio del barril de crudo.

•          El respaldo del bolívar-divisa es superior a 30 millones de millones de dólares como reservas no operativas del BCV. Esto debido a las reservas certificadas de 300 mil millones de barriles de petróleo que yacen en el subsuelo valoradas a 100 dólares el barril.

•          Así vendemos petróleo y bolívares como divisa, y como consecuencia nuestra moneda tendería a ser aceptada en el mercado internacional como medio de pago.

•          Se estimula el ahorro del país porque incrementaría mes a mes el ingreso de la divisa bolívar de acuerdo al volumen cada día mayor de nuestras exportaciones petroleras.

•          Salirnos de la dependencia del dólar en nuestra economía al ser impuesta la divisa venezolana en estas operaciones de venta de petróleo en bolívares-divisa.

•          Acabamos con la especulación del precio del dólar, reducimos la inflación a un dígito y aumentamos el poder adquisitivo de nuestro dinero en Venezuela.

•          Se establece el precio de nuestro petróleo como marcador, compitiendo con otros marcadores mundiales West Texas, Mar del Norte y OPEP.

•          Se estimula la inversión extranjera en la industrialización y producción nacional, permitiendo ingresos de capitales.

•          Se fomenta la confianza en la economía nacional al poder abrir el libre cambio de nuestra moneda (bolivar-divisa), con las debidas restricciones que protejan a nuestra economía.

•          Repatriación masiva de capitales en búsqueda de las mejores tasas de interés de nuestro país

•          Venezuela así entre en el primer mundo con una moneda-divisa muy sólida.

¿Cuál es el respaldo en dólares para convertir el circulante en bolívares-divisa?

El bolivar-divisa nace con la paridad al dólar de los EEUU, para luego flotar libremente.  Como vimos en el ejemplo de http://www.aporrea.org/actualidad/a172540.html  muestra la paridad con el dólar aunque con pequeñas variaciones. La paridad total existe solo para calcular la primera ponderación del valor del bolivar-divisa. Las sucesivas ponderaciones las realizara el BCV de acuerdo a los datos de ventas diarios que le suministre PDVSA. Una vez calculado el valor ponderado en bolívares-divisa de cada volumen de producción según la divisa de pago para la compra (dólares, yuanes, euros, sucres), entonces ya no existe paridad fija con el dólar.  CONCLUSIÓN: el valor del bolívar-divisa es FLOTANTE con relación al valor de otras divisas según el volumen de ventas de petróleo y el precio de compra en cada divisa por cada cliente.

Beneficios adicionales:

En la medida en que nuestros clientes puedan comprar el petróleo en bolívares-divisa, nuestra moneda tendería a ser aceptada en el mercado internacional como medio de pago basado en el respaldo que damos a nuestra moneda con las cuantiosas reservas certificadas de petróleo de Venezuela.

De esta manera el flujo monetario externo quedaría en Venezuela,  incrementando el ahorro nacional al ritmo de nuestras exportaciones.  No creemos que el bolívar-divisa quede aislado del concierto de divisas mundiales porque obligamos a comprar nuestro petróleo en bolívares. cuando paguemos los bienes y servicios importados. Quizás cada proveedor cambie el bolivar-divisa a dólares, euros o yuanes, pero mientras tanto nuestro bolivar-divisa circula en esos países en los bancos internacionales quienes efectuaran el cambio.

Hoy más que nunca, con la caída estrepitosa de las divisas tradicionales (dólar, euro) por el elevado endeudamiento que tienen, nuestro bolívar-divisa muestra mayor solidez por el gran respaldo por las reservas no operativas que posee Venezuela.

Aumento automático de la gasolina a 0,10 USD litro igual a 0,10 BsD litro.  Para disminuir el subsidio de PDVSA, la gasolina puede ser llevada a 0,25 BsD el  litro sin trauma.

Disminución de la inflación a un dígito bajo porcentual al año.

Nuestros trabajadores podrán ahorrar y cotizar en fondos de pensiones para disfrutar de un sistema adecuado de seguridad social.

Reducción drástica del circulante, ya que por cada dólar que PDVSA entregue al BCV, éste sólo podrá emitir un bolívar-divisa (1,00 BsD).

Baja drástica de los intereses bancarios a un dígito porcentual al año.

Repatriación masiva de capitales en búsqueda de más seguridad y  mejores intereses bancarios. Esto debe ser controlado por el BCV  para evitar distorsiones desestabilizantes.

No será necesario aumentar el salario mínimo durante mucho tiempo.

Reactivación en general de la industria y agroindustria nacionales debido a la drástica reducción de sus costos de operación (mano de obra, insumos y equipos importados, costo del crédito).

Negociar el pago de la deuda externa utilizando el bolívar divisa. Por ejemplo la deuda actual con China (40 MMM USD) se convertiría en 40 MMM BsD. Los chinos a su vez podrían utilizar estos bolívares divisa para comprar nuestro petróleo.

Sugerencia de medidas simultáneas a ser implementadas:

Control de salida de capitales principalmente a través de los bancos.  Es necesario permitir el ingreso de capitales para inversión fijados en un mínimo de tres (3) años, permitiendo la salida a sus países de las utilidades anuales que generen esos capitales.  Permitir solo un porcentaje de salida de los capitales  generados con capitales venezolanos después de pagar el 40% de impuesto por esa salida.

Liberación del control de cambio de manera incremental y sujeto al volumen de salida de divisas para adquirir insumos para la industria y bienes y servicios de primera necesidad.

Ajuste de los precios de bienes y servicios que han crecido de manera especulativa.  Para eso es necesaria la apertura por tres (3) años de las importaciones de los bienes y servicios que se producen en el país.  Esta apertura debe ser sin licencias especiales y bajando las tasas a valores mínimos.  Se debe tasar con impuestos fuertes las importaciones suntuarias.  Para los rubros de semillas, alimentos y bebidas se deberá establecer un control de importaciones para evitar los transgénicos y los fuertes subsidios extranjeros que puedan dumpear la producción nacional.

Modificación de la ley de mercado de capitales para restaurar las actividades de la Bolsa de Valores y casas de cambio. Permitir el cambio libre en las casas de cambio de cualquier divisa en cantidades pequeñas en efectivo.

Finalmente para responder contundentemente contra la duda de nuestra existencia legal como A.C. Defensores del bolívar, mostramos  nuestra inscripción debidamente registrada, la cual está insertada en un Recurso de Amparo contra el Convenio Cambiario No. 2 ante la Sala Constitucional del TSJ que personalmente introduje el 12 de Agosto de 2005.  Esta es una de las pruebas públicas más fehaciente de nuestra posición anti devaluacionista, defendiendo nuestro signo monetario para proteger los ingresos y ahorros del pueblo venezolano. He aquí dicho recurso de amparo que fue desestimado por el Magistrado ponente designado debido a su huida a España por las acusaciones penales que todavía enfrenta.

 

Exp. No. 05-1761   Fecha introducción por TSJ Sala Constitucional: 12-08-2005

Magistrado ponente designado: Luis Velásquez Alvaray

Recurso de Amparo ante la Sala Constitucional del TSJ

Yo, Jairo Larotta Sánchez, venezolano, portador de la Cédula de Identidad No. V-3.245.659, mayor de edad, de este domicilio, de profesión Ingeniero, en mi condición de Presidente de la Asociación Civil Defensores del bolívar, la cual está debidamente inscrita bajo el No. 46, Tomo 10, Protocolo 1º, de fecha 15-04-2005, en el Registro Inmobiliario del Sexto Circuito del Municipio Libertador del Distrito Capital, y en pleno ejercicio de los artículos 26 y 27 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, e invocando los artículos 19 y 21 de la misma Constitución, solicito a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia un  Recurso de Amparo contra el CONVENIO CAMBIARIO N° 2, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 38.138, de fecha 2 de marzo de 2005 y conjuntamente suscrito entre el Ejecutivo Nacional, representado por el ciudadano Nelson Merentes Díaz, en su carácter de Ministro de Finanzas, y el Banco Central de Venezuela, representado por su Presidente ciudadano Gastón Parra Luzardo, por cuanto la ley de Presupuesto 2005 que le sirvió de sustento al mencionado Convenio Cambiario No. 2 violó flagrantemente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el Artículo 313, específicamente en su segundo párrafo que reza: “La Asamblea Nacional podrá alterar las partidas presupuestarias, pero no autorizará medidas que conduzcan a la disminución de los ingresos públicos ni gastos que excedan el monto de las estimaciones de ingresos del Proyecto de Ley de Presupuesto”. Este artículo es de riguroso cumplimiento e inviolabilidad para evitar manejos presupuestarios al margen del Control de la Asamblea Nacional y de su apéndice contralor. La violación del Artículo 313 de la Constitución fehacientemente se instrumentó cuando la Asamblea Nacional, a través de la Comisión Permanente de Finanzas, autorizó medidas que condujeron a la disminución de los ingresos públicos al subestimarlos en la Ley de Presupuesto de 2005 y la Ley Especial de Endeudamiento 2005, las cuales aprobó a pesar del reclamo de la Asociación Civil que presido, expresado en el Derecho de Palabra que ejercimos en Noviembre de 2004 ante dicha Comisión Permanente de Finanzas de la Asamblea Nacional, según debe constar en el acta de esa fecha.  En efecto, en la Ley de Presupuesto 2005 aprobada por la Asamblea Nacional, se incluyó la devaluación del bolívar en un 12% respecto al dólar estadounidense, como resultado del déficit artificial producto de dicha subestimación de los ingresos de la Nación, especialmente los ingresos petroleros, los cuales fueron subestimados a 23 dólares estadounidenses el barril de petróleo, a pesar de que nuestra Asociación Civil ya había alertado con soportes técnicos válidos presentados a la Comisión Permanente de Finanzas de la Asamblea Nacional en nuestro aludido Derecho de Palabra que el precio del barril de petróleo venezolano en el año 2005 no bajaría de 30 dólares estadounidenses.  La realidad actual nos ha dado la razón ya que actualmente y desde el mismo mes de Enero 2005 los ingresos petroleros han superado con creces el precio promedio de 43 dólares el barril petrolero para el año 2005 y las reservas internacionales de Venezuela ya rompieron la barrera de los treinta millardos de dólares estadounidenses, lo cual demuestra que los ingresos del país por concepto de la exportación petrolera fueron exageradamente subestimados en el Presupuesto  2005. La excusa esgrimida por la Asamblea Nacional de subestimar los ingresos para prevenir posibles caídas de los precios petroleros es devastadora  para el país, vistos sus principales efectos: el endeudamiento innecesario del país y la inflación desatada por la no menos innecesaria devaluación de la moneda.  Tampoco resulta válida la excusa de corto tiempo para reconsiderar la Ley de Presupuesto cuando sabemos todos que se puede reconducir el presupuesto del año anterior por dos meses por ejemplo para hacer los debidos ajustes a la Ley que analiza la Asamblea Nacional a través de la Comisión Permanente de Finanzas. Por otra parte, los egresos de la nación para el 2005 fueron inflados exageradamente al ser calculados en base a una devaluación del bolívar, la cual fue arbitrariamente y sin base alguna establecida en un 12%.  La consecuencia de la subvaloración de los ingresos y de la sobrestimación de los egresos fue la creación de un déficit fiscal artificial que nunca existió, montante a la suma de Bs. 14,77 billones,  lo cual se ha traducido en más endeudamiento innecesario del país y sirvió de base para el Convenio Cambiario Nº 2 ya mencionado, el cual decretó oficialmente la devaluación de nuestro signo monetario en un 12% respecto al dólar estadounidense. Esta devaluación ha afectado el poder adquisitivo mío propio y el de todos los venezolanos, a la vez de privilegiar a una minoría formada por los tenedores de dólares estadounidenses quienes mantienen en la actualidad una cantidad muy superior al centenar de millardos de dólares en bancos extranjeros, minoría  que fue favorecida con la devaluación, en detrimento de la inmensa mayoría de los venezolanos que han visto su poder adquisitivo reducido injustificadamente. La indebida devaluación del bolívar realizada en Marzo de 2005 y contemplada en el referido Convenio Cambiario No. 2  trajo como consecuencia la elevación de los precios de los artículos de primera necesidad, incluyendo las medicinas y servicios, y a su vez el deterioro de la calidad de vida de todos los venezolanos.  Por encontrarme en condición de debilidad económica manifiesta, al igual que la gran mayoría de los venezolanos que carecemos de dólares o de cualquier otra divisa extranjera, invoco y me acojo especialmente al Artículo 21, ítem 2, de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela para solicitar de ese digno cuerpo un Recurso de Amparo que anule de inmediato el referido Convenio Cambiario N° 2 por estar sustentado en la violación del Artículo 313 de la Constitución. Igualmente solicito que, como consecuencia de esta anulación,  se restablezca el tipo de cambio al valor existente previamente a la entrada en vigencia del citado Convenio Cambiario No. 2, el cual era de 1920 bolívares por dólar estadounidense.  La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela ordena en su artículo 318 al Banco Central de Venezuela a preservar el valor real del bolívar, y en su artículo 320 ordena lo mismo al Estado Venezolano velar por la estabilidad de precios, para asegurar el bienestar social.  Estas disposiciones de la Constitución también han sido violadas por el Convenio Cambiario Nº 2.  Por tanto, en virtud de las razones expuestas solicito la anulación de dicho Convenio Cambiario No. 2, así como la reversión de la medida de devaluación del bolívar, por cuento dicha medida violó el Artículo 313 de la Constitución, artículo y su aparte  Primero que es la garantía misma de un sano manejo de los ingresos y gastos que pueda presentar como anteproyecto el Ejecutivo Nacional. Es Justicia que espero en la ciudad de Caracas, a la fecha de la introducción de este Recurso de Amparo ante la Sala Constitucional del  Tribunal Supremo de Justicia.

Esperamos haber respondido al autor estudiante de economía del artículo ¿Por qué NO debemos dolarizar? Del 04-10-13



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5766 veces.



Jairo Larotta


Visite el perfil de Jairo Larotta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jairo Larotta

Jairo Larotta

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /contraloria/a174770.htmlCd0NV CAC = Y co = US