Aseguran que las transnacionales siguen controlando los recursos naturales

Bolivia: congreso de la Central Obrera de El Alto afirma que la "agenda de octubre" no se cumplió

Afirman que la Agenda de Octubre no se cumplió
Trabajadores alteños apuestan por una sociedad socialista comunitaria
Logias y transnacionales siguen controlando los recursos naturales. Se gasta más en el funcionamiento de la Asamblea Constituyente y la burocracia de los delegados presidenciales. Advierten que política conciliadora del MAS llevara a los bolivianos a la derrota.

Los trabajadores de la ciudad de El Alto decidieron apostar por la construcción de una sociedad socialista y comunitaria tras materializar una revolución social que sustituirá la propiedad privada capitalista por la propiedad social colectiva, debido a que el actual gobierno que tiene su base en la revolución democrática cultural podría llevar a la derrota a los bolivianos frente a las transnacionales y oligarquía, según la declaración política que fue aprobada por el sexto Congreso de la Central Obrera Regional (COR), cuyas deliberaciones fueron declaradas en cuarto intermedio antes de la elección del comité ejecutivo.

La declaración que fue elabora en base a tres propuestas que fueron presentadas por el sector del magisterio, el Consejo de Federaciones y Asociaciones de Artesanos de El Alto (Cocedal), donde se decidió darle el nombre de "Octubre señala el camino", el cual fue aprobado en la última plenaria del congreso de los trabajadores alteños.

El mencionado documento afirma que El Alto seguirá siendo la vanguardia y el cuartel general de la revolución boliviana del siglo XXI, como se habría demostrado en octubre de 2003 y mayo-junio de 2005, donde se crepo la Asamblea Popular Originaria como un instrumento de poder de los oprimidos que guiará la liberación social.

La declaración política del último congreso de la COR instala a los trabajadores alteños a retomar las experiencias de octubre, la Tesis de Pulacayo y de la Asamblea Popular de 1971 con la finalidad de retornar a la lucha por la sustitución de la propiedad privada capitalista por la propiedad social colectiva. En ese marco, los alteños y los bolivianos estarían obligados a expulsar a todas las transnacionales del país, expropiar las empresas, y latifundios del imperialismo.

Octubre, agenda incumplida
Pese a que el alza de los precios de los hidrocarburos ha permitido ingresos generosos al Tesoro General de la Nación (TGN) que favoreció para un bienestar económico para el país y que se tradujo en un clima político y social para el actual gobierno, no se reflejo en el bolsillo de los trabajadores porque no se reactivo el aparato productivo, lo que generar descontento en varios sectores sociales, como magisterio, universitarios y gremiales.

Consideran que a tres años y medio de la gesta de octubre de 2003, pese a las medidas del gobierno controlado por el Movimiento Al Socialismo (MAS), las oligarquías y transnacionales siguen controlando los recursos naturales en el país. También aseguran que el decreto 21060 sigue en vigencia, ya que se asegura las ganancias de los inversionistas extranjeros.

Denunciaron también que el actual gobierno incremento los gastos establecidos para el funcionamiento de la Asamblea Constituyente, de la burocracia de los delegados presidenciales y el gasto para la indemnización inicialmente a la empresa Aguas del Illimani (AISA) y posteriormente a Petrobras por la recuperación de dos refinerías.

Afirman que en el país no hubo ninguna nacionalización, ya que eso significa la recuperación de todas las propiedades de las empresas extranjeras a favor del Estado, lo que supone la expulsión de éstas del territorio nacional.

La "Revolución Democrática Cultural" implementado por el MAS no habría concretado la liberación de Bolivia de la tiranía del imperialismo, ni ha permitido que los trabajadores dejen se ser explotados. Aseguran que el aparato del Estado, su cuerpo de leyes y el sistema democrático continuaría al servicio de de los grandes capitalistas y terratenientes.

Ocupar la silla presidencial y obtener una mayoría parlamentaria no sirva para nada a los explotados, si continua intacto el poder de la burguesía y el régimen de la gran propiedad privada.

A tiempo de establecer que el actual gobierno ha decidido vivir en convivencia pacífica y armónica con las empresas transnacionales, está llevando a los movimientos sociales a su derrota. Asumir como estrategia de un capitalismo andino, es aceptar la sumisión del país a la voluntad del capital financiero.

Plataforma de lucha
Entre las demandas para articular presiones proponen expropiar la gran propiedad que están en manos de las transnacionales; recuperación de toda la tierra cultivable para los campesinos; el libre cultivo, comercialización e industrialización de la coca; escala móvil de horas de trabajo para la desocupados; lucha por la independencia política del movimiento obrero, campesinos y popular frente al Estado y gobierno; rechazo al engaño de la Asamblea Constituyente que mantiene la vigencia del Estado burgués; rechazar y condenar a la logia del Comité Cívico de Santa Cruz; Respeto a la ciudad de La Paz como sede de gobierno de gobierno, si la oligarquía quiere trasladarla la COR se declara en guerra civil para expropiar los latifundios de la oligarquía, y se plantea el cambio del himno a El Alto.


El Socialista, Argentina


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5535 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter