José Bodas: “La mayoría accionaria no es suficiente, exigimos que las transnacionales salgan del país y que PDVSA sea 100% del Estado y gestionada por los trabajadores”

José Bodas, secretario general de Fedepetrol-Anzoátegui

José Bodas, secretario general de Fedepetrol-Anzoátegui

Credito: MAH

Antes de ayer, se realizó el acto público mediante el cual el ministro del Poder Popular para la Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, firmó con siete empresas transnacionales los memorando de entendimiento para la migración a empresas mixtas de los convenios de asociación de la Faja Petrolífera del Orinoco, en los que ahora el Estado tendrá la mayoría accionaria. Esas empresas son Chevron Texaco, Statoil, Total, BP, Eni, Sinopec e Inelectra, mientras que Conoco Phillips, Exxon Mobil, Petrocanadá y Sinovensa, no aceptaron el acuerdo con el gobierno. Por tal motivo, entrevistamos a José Bodas, dirigente sindical clasista petrolero, secretario general de Fedepetrol-Anzoátegui, y militante del Partido Revolución y Socialismo, organización, que por cierto, está promoviendo la construcción de un partido de los trabajadores en Venezuela.

¿Qué opinión te merece este hecho?

Sin duda, reivindicamos que ahora el Estado venezolano tenga la mayoría accionaria en las empresas mejoradoras que operan en el Complejo Criogénico de Jose, sin embargo, hemos dicho también que esta es una medida limitada y absolutamente parcial, no es efectivamente una nacionalización integral de dichas empresas, y por ende, no va al fondo del problema.

¿Podrías precisar más tu posición al respecto?

El gobierno presenta el hecho de que ahora asume la mayoría accionaria en las empresas de la Faja del Orinoco como si fuera una nacionalización, cosa que no es tal. Nosotros planteamos que nuestra industria petrolera y sus trabajadores, profesionales y técnicos, están en perfecta capacidad de asumir totalmente el control operativo y gerencial de PDVSA y de las empresas que operan en lo que se conoce como “asociaciones estratégicas”. Hemos planteado en reiteradas ocasiones que PDVSA debe estar 100% en manos del Estado y bajo gestión directa de sus trabajadores. Nosotros durante el paro-sabotaje petrolero desmontamos el mito del carácter imprescindible de la meritocracia, y demostramos que estamos en condiciones de asumir plenamente el control operativo de PDVSA, así como de las empresas mejoradoras del crudo de la Faja del Orinoco, que operan en el Criogénico de Jose. Los trabajadores petroleros gestionamos y controlamos nuestra principal industria durante dos meses, en circunstancias completamente adversas, y con el apoyo de las comunidades organizadas y sectores de la Fuerza Armada, recuperamos PDVSA, jugando un rol fundamental en la derrota del paro golpista y proimperialista.

¿Y sobre la permanencia de las transnacionales en el marco de las “empresas mixtas”, que puedes decir?

En primer término debemos decir que estas empresas transnacionales asociadas a PDVSA, durante años han explotado a nuestros trabajadores; han incumplido y siguen incumpliendo con los derechos laborales. Gracias a esa explotación a la que han sometido a la mano de obra venezolana, desde los años de la “apertura” implementada por Caldera, han obtenido cuantiosas ganancias en uno de los negocios más lucrativos del mundo, como es el petrolero. Pero no sólo eso, sino que además jugaron un rol protagónico sumándose al paro-sabotaje de 2002-2003, y apostaron a la liquidación del proceso revolucionario, pero ahora se les recompensa convirtiéndolas en socias de PDVSA. Como dijo el mismísimo presidente de Shell en Venezuela: “es mejor ser socio que prestar un servicio”. Por otra parte, estas empresas transnacionales operan utilizando los taladros e instalaciones construidas por el Estado venezolano. Es decir, explotan a los trabajadores, utilizan los recursos del Estado y ahora gozarán de los beneficios de ser socias de una de las empresas más grandes de Latinoamérica. Pero las que se van también salen premiadas, ya que el gobierno las indemnizará.

¿Qué planteas en términos más amplios?

Nosotros creemos que es necesario conformar una Constituyente Petrolera en la que todos los trabajadores sin discriminaciones, participemos en una discusión democrática sobre el destino de nuestra principal industria, para que sea controlada y gestionada por los trabajadores; para que las transnacionales se vayan y PDVSA sea 100% del Estado; para que los planes de inversión y de negocios sean discutidos por todos los trabajadores en las áreas; para que decisiones como la que se está tomando en la Faja sean sometidas a la consideración del conjunto de los profesionales, técnicos, empleados y obreros de PDVSA, y no sea una decisión unilateral del gobierno. Pero junto a esta posibilidad estratégica, los trabajadores petroleros tenemos la urgencia de defender hoy nuestra contratación colectiva que actualmente parece una “caja negra”, y para ello estamos planteando recoger miles de firmas en todo el país para desconocer a la actual “comisión negociadora”, y conformar por la base una nueva comisión que represente realmente a los trabajadores; junto a esto exigimos que de una vez por todas se de inicio al proceso electoral para escoger la directiva de la nueva federación sindical unitaria de los trabajadores petroleros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8521 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter