Y exigen expropiación de terratenientes y agroindustriales

Sindicalista del sector rural denuncia al Central El Palmar como una de las empresas desabastecedoras

Johnny Parra, directivo de Sibtreco y de C-CURA

Johnny Parra, directivo de Sibtreco y de C-CURA

Credito: MAH

Un vendaval de luchas obreras recorre todo el país. No son sólo los petroleros, los sidoristas, los empleados públicos, los trabajadores de Sanitarios Maracay, también los trabajadores rurales, de los que pocas noticias se tienen, se movilizan y luchan por sus derechos, pisoteados por los mismos ganaderos, terratenientes y agroindustriales que desabastecen de alimentos a los mercados, con la intención de presionar al gobierno para que libere los precios.

Para dar a conocer la lucha de este importante sector de la economía nacional, conversamos con Jhonny Parra, directivo del Sindicato Bolivariano de Trabajadores Rurales del Estado Cojedes (Sibtreco), y miembro de la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma de la UNT.

La denuncia concreta que hace Parra, está referida a la situación irregular que se vive en el sector azucarero en Cojedes, uno de los principales productores del “oro blanco” en nuestro país.

“Los trabajadores del sector azucarero viven en una gran incertidumbre producto de la inestabilidad laboral que caracteriza al sector. Los trabajadores que entran a la zafra, la cual se realiza cada seis meses, no saben si van a continuar en las otras labores de este sector, como la siembra, por ejemplo, lo cual genera una gran inestabilidad ya que no saben si van a trabajar los otros seis meses del año. Nosotros desde el sindicato venimos luchando porque las empresas consideren como fijos, a los trabajadores que ya estuvieron en la zafra del año anterior, y continúen trabajando en las haciendas en las otras etapas del proceso productivo, esto es con el fin de garantizar, por lo menos a un grupo, la estabilidad laboral, en todo caso, seguimos luchando por lograr la estabilidad de los que ingresan nuevos”, afirmó Parra.

¿y qué otras medidas están planteando para consolidar el empleo en este sector?

“Hemos venido planteando la necesidad de que se eliminen en las haciendas las cosechadoras mecánicas, esto con dos objetivos, por una parte, evitar la contaminación que estos equipos producen. Muchos niños y ancianos que viven cerca de las haciendas donde funcionan estas máquinas, sufren problemas de alergias y pulmonares como consecuencia de la utilización de estos aparatos. Por otra parte, estamos planteando su eliminación con el objetivo de aumentar el número de empleos”, planteó el dirigente sindical.

En estos momentos hay serios problemas de desabastecimiento de alimentos en el país, probablemente para presionar al gobierno para que libere los precios de muchos alimentos que se encuentran regulados, ¿qué está pasando en el campo cojedeño en relación con esta situación?

“Nosotros hemos venido denunciando en la prensa regional, y ahora a través de Aporrea queremos denunciarlo públicamente a todo el país, que las más grandes haciendas productoras, así como los centrales, están saboteando la producción de azúcar y propiciando que se pierdan grande cantidades de caña. Por ejemplo, en la última zafra, completada el año pasado, al Central El Palmar, uno de los más importantes del país, llegaban hasta 200 camiones a recoger caña, ahora, en la zafra que comenzó en enero, apenas están llegando unos 20 camiones, a pesar de que existe un compromiso de los centrales azucareros con el Gobierno Nacional de garantizar la producción y la distribución de azúcar. Esto significa que no se está recogiendo todo la producción de caña, perdiéndose gran parte de ella”.

Jhonny Parra nos aseguró, además, que uno de los socios del Central El Palmar, el Ing. César Quintero, es dueño de la hacienda La Ponderosa, Agrícola Las Vegas, C.A., donde se está perdiendo gran cantidad de caña. Esto para Parra, no es una mera casualidad. Según el directivo sindical, miembro además de C-CURA y militante del Partido Revolución y Socialismo (PRS), precisamente esta hacienda es la que controla las máquinas cosechadoras, y tienen el compromiso con el gobierno de llevarla hasta los fundos de los pequeños productores para recoger toda la producción de caña, sin embargo, sólo retiran una pequeña parte, y luego se van a otro fundo y hacen otro tanto, perdiéndose el resto de la producción. Esto está generando una caída en la producción de azúcar con el objetivo de crear una falsa escasez, para presionar por el aumento del precio.

¿Ante esta grave situación que están planteando?

"Nosotros desde Sibtreco y de C-CURA, estamos planteando que al gobierno no le debe temblar el pulso para poner en su sitio a estos explotadores que además están propiciando el desabastecimiento de alimentos. Esto es un crimen contra el pueblo, y en tal sentido consideramos que sólo expropiando sin indemnización a las grandes haciendas y a los centrales azucareros, y colocándolos bajo control de los trabajadores, se podrá garantizar ell azúcar y otros alimentos de la dieta del venezolano, así como precios accesibles a los sectores más necesitados del pueblo. Creemos que tenemos que seguir el ejemplo de nuestros hermanos de clase de Sanitarios Maracay, que hoy controlan y gestionan directamente su empresa", concluyó Parra.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 11257 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter