Continúa la lucha del pueblo boliviano contra la desestabilización de la derecha

Los llamados "cabildos abiertos" de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, no son otra cosa que la expresión de la reacción oligárquica cotra el proceso revolucionario que vive Bolivia.
Aprovechena el hecho de que la riqueza petrolera está en esos departamentos para extorsionar a Bolivia. Amenazan con la sesesión, para imponer su propio gobierno en Bolivia, como antes, como siempre. Para acabar con el proceso revolucionario, con el control obrero de los mineros de huanuni, con la lucha por la tierra, con la nacionalización parcial de los hidrocarburos.
Ellos no quieren que la asamblea Constituyente sesione. Y su bandera es que solo puede votar una constitución por 2/3 de los votos. La oligarquía tiene el 45% de la constituyente mal habidos porque fue una ley electoral amañada para que tuvieran más representantes. Eso fue, lamentablemente, pactado con el MAS. Ahora con la minoría pretenden que se haga su voluntad. Así entienden estos señores la democracia: que se haga su voluntad. Los indios, los campesinos, los pobres, no merecen tener voz y voto. Y si lo tienen, y si por primera vez fueron masivamente a votar, entonces no hay que hacerles caso. La Constituyente hay que anularla.
Y estamos hablando de medidas reformistas. El MAS no se propone otra cosa. Pero esto tampoco lo pueden aceptar. No aceptan que miles de campesinos vayan a la constituyente a exigir por sus demandas y que los diputados masistas muchas veces los escuchen (no siempre).
El gobierno de Evo Morales felicitó a los dirigentes opositores por su discurso "moderado". Pero lo que dijeron abiertamente es que o acatarán a la asamblea Constituyente y lo que dijeron entre líneas es que tampoco acatarán las leyes nacionales, en primer lugar obviamente la reforma agraria. Ellos serán "autónomos" y piensan agarrar del cuello al gobierno y a Bolivia para que caiga Evo o haga exactamente lo que quiere la oligarquía.
Es un peligro gravísimo que el gobierno de Evo no termina de denunciar. Lo que se impone es movilizar al pueblo boliviano para cortar de cuajo el poder de esta oligarquía. ¡Reforma agraria integral! Apoyar a los colonozadores e indégenas de oriente que pelean en condiciones adversas para que ocupen tierras de la oligarquía, para crear el décimo departamento y romper así el poder de la oligarquía cruceña (el décimo departamento sería de mayoría indígena guaraní y chiquitana, y concentra la mayor riqueza petrolera). ¡Basta de concesiones!, la Constituyente debe sesionar con su mayoría democráticamente electa para cumplir el mandato del pueblo boliviano, en primer lugar nacionalización integral de hidrocarburos y minería, reforma agraria integral. No es con concesiones que se puede derrotar al fascismo. No se puede dialogar con los que masacraron 100 veces al pueblo boliviano y están dispuestos a volver a hacerlo ni bien puedan. En Santa Cruz lo están demostrando otra vez, atacando sedes del MAS, organizaciones indégenas, amenazando a todos los que intentan oponérsele.
La COB, las organizaciones campesinas, las juntas vecinales, ya comienzan a hacer escuchar su voz y la fuerza de su gente en las calles. Así como los campesinos e indígenas de Santa Cruz.
Todos los pueblos latinoamericanos tenemos que apoyar a nuestros hermanos obreros y campesinos bolivianos en su lucha por una vida digna, un país independiente, que las riquezas sean para la mayoría del pueblo.

*Miguel Lamas (mlamas@elsocialista-mst.org)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4259 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter