Manifiesto de los mineros de Huanuni a los bolivianos

Bolivia: los cooperativistas quieren ahogar en sangre la nacionalización de las minas


Proclama revolucionaria de los mineros de Huanuni, la vanguardia que resiste y combate para abrir el camino de la nacionalización de las minas, sin indemnización y bajo control obrero colectivo.

Con el aval del Ministerio de Minería y su renovada alianza con el gobierno de Evo Morales, las cooperativas privadas intentan, con dinamita y bala, ahogar en sangre la lucha revolucionaria de los mineros de Huanuni por la nacionalización de las minas bolivianas.
Los cooperativistas mineros ratificaron el pasado 22 de septiembre, en un convenio de 11 puntos firmado con el vicepresidente Alvaro García Linera, su alianza y total adhesión al gobierno del presidente Morales, que a cambio se comprometió a otorgarles nuevas áreas de trabajo de la estatal Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL) y no aumentarles impuestos.
El segundo punto de ese acuerdo señala textualmente que el Ministerio de Minería recabará "toda la información sobre áreas mineras susceptibles de aprovechamiento por las cooperativas mineras, ya sea bajo la modalidad de arrendamiento si las áreas pertenecieran a la COMIBOL (Corporación Minera de Bolivia) o bajo la figura de concesión, si las mismas se hallasen bajo jurisdicción de la Superintendencia de Minas, en el marco de la legislación y normas vigente".
El convenio también instruye al Ministerio de Minería canalizar ante la COMIBOL "la transferencia de ingenios a las cooperativas" de acuerdo a las leyes vigentes.
Entre las áreas apetecidas por los cooperativistas están el cerro Posokoni, en Huanuni (el lugar de los enfrentamientos de este jueves y viernes); la mina Pacuni y el ingenio Molinos en Caracoles; las instalaciones en Colquiri y los almacenes de la estatal minera en Viloco.
Los cooperativistas también ratificaron su confianza en el ministro de Minería, Walter Villarroel, ex presidente de la federación de cooperativas de Huanuni y elegido directamente por ellos en el gabinete del presidente Morales.
En este marco, más de cuatro mil cooperativistas se lanzaron este jueves a tomar la mina Huanuni, que había levantado la bandera del potenciamiento de la empresa estatal minera, para que los yacimientos sean nacionalizados y no sean privatizados-cooperativizados. En octubre del 2003, los mineros asalariados de Huanuni, junto a las Juntas Vecinales de El Alto, dirigieron la lucha y combatieron en las calles de La Paz para derrocar al genocida ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, hoy refugiado en Estados Unidos.
Hasta el mediodía de este viernes, el ataque contra el revolucionario centro de Huanuni ocasionó la muerte de 14 personas (otras fuentes hablan de 21) y más de 80 heridos por dinamita y bala, según los últimos reportes extraoficiales de la zona. Hasta ahora, el Gobierno, el Ejército y la Policía miran de palco cómo los cuatro mil cooperativistas intentan liquidar la lucha de casi 800 mineros asalariados, que combaten junto a sus hijos y esposas. El más activo, el ministro de la Muerte, el ministro Wálter Villarroel, acusa al sindicato y a los mineros asalariados de Huanuni de ser los responsables del baño de sangre que enluta a Bolivia entera
A continuación, Econoticiasbolivia reproduce en su integridad la proclama de los valerosos mineros de Huanuni, emitida a principios de julio y que explica el fondo de su heroica lucha:




MENSAJE DE LOS TRABAJADORES MINEROS DE HUANUNI AL PUEBLO BOLIVIANO
Una asamblea general realizada en la localidad de Huanuni el día 4 de julio, frente al inminente peligro de que cooperativistas invadan los predios de la empresa, ha lanzado el siguiente mensaje a los bolivianos:
Bolivia, desde su origen, ha sido un país minero; primero, saqueado por los colonizadores españoles, después por los barones del estaño, el imperialismo y la angurrienta empresa privada nacional que ha actuado como cabeza de puente de las transnacionales imperialistas.
A mediados del siglo pasado, inspirados por la gloriosa Tesis de Pulacayo, los trabajadores y el pueblo movilizados hemos obligado al primer gobierno del MNR a nacionalizar las minas expulsado a los tres barones del estaño, aunque el gobierno movimientista ha desvirtuado la medida revolucionaria pagando cuantiosas indemnizaciones a los usurpadores de las riquezas mineralógicas del país y, posteriormente, ha convertido a la empresa estatal minera (COMIBOL) en vaca lechera del Estado burgués, los politiqueros de turno y de la miserable empresa privada nacional, hasta llevarla al borde de la quiebra.
La crisis estructural del capitalismo declarada hace veinte años atrás se ha traducido como una paralización industrial en todo el planeta, hecho que ha provocado la caída dramática de los precios de los minerales con consecuencias fatales para la minería en el país. Los trabajadores mineros hemos vivido la cruel experiencia de la relocalización, condenando a nuestras familias a la miseria y al hambre. Muchos de nuestros compañeros han terminado como parias sin pan ni techo en las grandes ciudades del país.
Actualmente, cuando los precios de los minerales en el mercado mundial vuelven a recuperarse, encontramos una minería estatizada totalmente destruida y asaltada por nuevos chupasangres que desesperadamente buscan beneficiarse a costa de privarle al país del derecho que tiene a vivir en mejores condiciones gozando de salud gratuita, de una mejor educación, de sueldos que permitan a sus trabajadores vivir en condiciones humanas, etc. Nuevamente las transnacionales vuelven a poner los ojos en los riquísimos yacimientos mineros del país para explotar sin tasa ni medida nuestros recursos y dejarnos socavones vacíos en el futuro.

POR TODAS ESTAS CONSIDERACIONES, LOS TRABAJADORES MINEROS DE HUANUNI CONVOCAMOS A LOS TRABAJADORES Y EXPLOTADOS DEL PAIS A ORGANIZARSE Y LUCHAR POR:
1.- Consolidar y fortalecer a COMIBOL como la única empresa estatal minera que se encargue de la explotación de todos los recursos mineralógicos del país para que los excedentes de sus utilidades sirvan realmente para beneficiar a los explotados bolivianos.
2.- Aplicar efectivamente EL CONTROL OBRERO COLECTIVO para impedir que la COMIBOL termine nuevamente manoseada por el Estado, cuyo contenido de clase no ha dejado de ser burgués, el imperialismo y la empresa privada nacional.
3.- La nacionalización inmediata de todos los yacimientos mineros que hoy se encuentran en manos de las transnacionales y de la empresa privada nacional, sin pagar un centavo de indemnización ni convertir al Estado en socia de los actuales usurpadores de nuestros recursos mineralógicos.
4.- Defender de manera intransigente los recursos naturales mineros y las empresas mineras que aún se encuentran en manos del Estado de toda pretensión de avasallarlas por una capa de nuevos ricos que acrecientan sus fortunas a costa de la explotación de compañeros que no tienen la suerte de ser "socios".
5.- Todas las ciudades del país, centros de trabajo, universidades, comunidades indígenas, etc., deben convertirse en trincheras de lucha para defender la minería estatizada y la COMIBOL; para obligar al gobierno, con la movilización popular, a ejecutar los objetivos arriba señalados.
LOS BOLIVIANOS TIENEN QUE COMPRENDER QUE SU DESTINO DEPENDE DE CÓMO HOY SE DEFIENDE SUS RECURSOS NATURALES DE LA ACCION DEPREDADORA DEL IMPERIALISMO, DE LA EMPRESA PRIVADA NACIONAL Y DE LOS NUEVOS RICOS QUE SURGEN A LA SOMBRA DE LA RECUPERACION DE LOS PRECIOS DE LOS MINERALES.
El PETRÓLEO, LOS MINERALES, LOS RECURSOS FORESTALES, EL AGUA, ETC. SIGNIFICAN EL PORVENIR DE LOS BOLIVIANOS.
Huanuni, 4 de julio del 2006


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4897 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter