Ahora sí, la Asamblea Constituyente boliviana será originaria, fundacional y plenipotenciaria

La proclamación de la Asamblea Constituyente tiene una gran importancia política porque cumple uno de los reclamos de los movimientos sociales.

Los movimientos sociales han cuestionado a la Asamblea Constituyente desde su misma elección, por no haber dado participación a representantes directos de indígenas, campesinos y organizaciones obreras y populares y por haber establecido una forma de representación pactada con la derecha que favorecía a la oligarquía. Se cuestionaba además que el pacto establecía que para aprobar cualquier cosa la asamblea tenía que tener una mayoría de 2/3, mayoría imposible de lograr según la propia ley electoral. De tal forma la derecha quedaba con derecho de veto.

Una vez realizadas las elecciones y reunida la Asamblea Constituyente el pacto entre el gobierno del MAS y la derecha, según el cual se realizó la elección, entró en crisis. La derecha de Podemos pretendió ejercer su "derecho de veto" impidiendo incluso reformas parciales. De esta forma la Asamblea Constituyente sería totalmente inutil.

Un sector importante de los movimiento sociales, fundamentalmente sectores de la Fejuve de El Alto y la COB, manifestaron su total escepticismo sobre lo que pudiera hacer esta Constituyente, basado en la críticas antes señaladas.

Sin embargo las organizaciones campesinas e indígenas, en muchos casos influidas por el MAS, pero también de sectores críticos al gobierno, tuvieron una política de presión activa sobre la constituyente para que cumpliera con sus demandas.

El resultado es esta ruptura del pacto con la derecha y la proclamación que reproducimos más abajo que es de hecho un triunfo de la presión de masas ejercida por los movimientos sociales. Se desconoce la norma de los 2/3 y se establece la soberanía de la Constituyente por sobre los demás poderes del Estado y por sobre la oligarquía que pretende derecho de veto.
Ahora la Asamblea podría avanzar en reformas exigidas por campesinos, indígenas y movimientos populares. "Habrá que ver hasta adonde está dispuesto a llegar el gobierno del MAS", como afirman algunos dirigentes sociales. La oligarquía, por su parte, se prepara para nuevas acciones de boicot, atrincherada en sus baluartes de Santa Cruz y Tarija.

A continuación reproducimos declaraciones de diversos sectores sobre la situación política, tomadas de la página web www.constituyentesoberana.org

162 asambleístas,( 65 % )de 247 presentes, ratificaron para la Asamblea Constituyente originaria, fundacional y plenipotenciaria

Con el voto de 162 asambleístas, de los 247
presentes en sala, el carácter originario, fundacional y plenipotenciario
de la Asamblea Constituyente fue refrendado este viernes en
Sucre tras una maratónica sesión en el hemiciclo constitucional
del Teatro Gran Mariscal Sucre, tras ser aprobado el artículo
1 de su Reglamento de Debates. El apoyo del 65 por ciento
de los constituyentes presentes representó la voluntad mayoritaria
de los asambleístas de responder a la demanda ciudadana de
construir una nueva Carta Magna que termine con un Estado
colonial, racista y marginador y lo reemplace con un Estado
incluyente, solidario y multinacional. Los resultados de la
votación señalaron que 162 constituyentes votaron por el sí
(65 por ciento), 77 por el no (31 por ciento), nueve se abstuvieron
de emitir su voto y siete asambleístas no votaron porque no
asistieron o abandonaron el hemiciclo antes de la votación.
Silvia Lazarte, en su calidad de presidenta, no votó, haciendo
un total de 255 constituyentes. En la víspera, los partidos
y agrupaciones de derecha manifestaron su indignación porque
la directiva de la Asamblea procedió a realizar la votación
sobre este artículo mediante conteo electrónico. Hoy, a pedido
expreso de la bancada de la alianza política conservadora
Podemos, la plenaria constituyente aceptó comprobar el voto
de manera nominal. De este modo, los asambleístas presentes
en sala manifestaron su adhesión y repudio, respectivamente,
al texto del reglamento y justificaron su voto. Podemos matizó
la sesión instalando carteles que denunciaban la supuesta
“dictadura del MAS” y exigiendo el consenso de dos tercios
para tomar decisiones.

ACTITUD
HISTRIÓNICA
En una actitud histriónica, varios representantes de Podemos
se amordazaron la boca y levantaron sus carteles hacia los
canales de televisión que a mediodía transmitían en directo
para las cadenas nacionales. No contento con ello, José Antonio
Aruquipa, vocero oficial y estrecho colaborador de su jefe,
el ex presidente Jorge Tuto Quiroga, subió al tercer nivel
del teatro, donde se encuentra la sección destinada a los
periodistas, para mostrarse ante varios canales con la boca
amordazada. En tanto, la sorpresa la dieron tres representantes
alteños de Unidad Nacional (Carmen Chapetón, Ángel Villacorta
y Emilio Gutiérrez) que votaron por el sí a la Asamblea originaria,
en tanto que el resto de su bancada se abstenía. También Lindo
Fernández, ex dirigente social y constituyente orureño por
Podemos, votó por el sí. Interpelado por los colegas de su
bancada, explicó que se atenía a la voluntad de su departamento,
donde por abrumadora mayoría ganó la propuesta del MAS. Excepto
dos constituyentes de Concertación Nacional, todo el bloque
de agrupaciones pequeñas de izquierda apoyó el texto del artículo
primero. De este modo, no obstante las protestas de Podemos,
Unidad Nacional, MNR y otras pequeñas organizaciones conservadoras,
la Asamblea Constituyente ratificó este viernes su carácter
de fundacional y originaria.

EL ARTÍCULO 1
El texto del primer artículo del reglamento
de debates señala que la Asamblea Constituyente es originaria
porque radica en la voluntad de cambio del pueblo como titular
de la soberanía de la nación, es un acontecimiento político
extraordinario que emerge de la crisis del Estado y deviene
de las luchas sociales y se instala por mandato popular. Declara
también que la Asamblea Constituyente convocada por la ley
3334 de 6 de marzo de 2006, es unitaria e indivisible y es
la máxima expresión de la democracia; en tal sentido se encuentra
por encima del poder constituido y tiene plenos poderes y
tiene como mandato transformar y construir un nuevo Estado
boliviano. Asegura que el Poder constituyente es la vanguardia
del proceso democrático y social para transformar y construir
un nuevo Estado. Por las características del proceso boliviano
no interfiere en el normal funcionamiento de los actuales
poderes constituidos hasta la aprobación del nuevo texto constitucional
y el nuevo mapa institucional. Este nuevo texto constitucional
será sometido para su aprobación a un referéndum del pueblo
boliviano y desde el momento de su aprobación se hará efectivo
el mandato del nuevo texto constitucional en la construcción
del nuevo Estado boliviano. Sdl/Dgav ABI

La mañana del pasado jueves, y al filo de instalarse
la plenaria de la Asamblea Constituyente, todos las representaciones
de izquierda con representación en la Asamblea Constituyente
firmaron un compromiso "para viabilizar y dar continuidad
a la Asamblea Constituyente". El así llamado bloque popular
alternativo, conformado por las representaciones políticas
ASP, MOP, AYRA, MBL, CN y MBL sumará por el momento, sus 11
votos a los 142 que ya tiene el MAS dentro de la Asamblea
para llevar adelante su programa de una Asamblea originaria.
No se sumaron a este acuerdo seis representantes de Alianza
Social, del alcalde de Potosí, René Joaquino.

En un documento conjunto, todas estas agrupaciones declaran que
la Asamblea Constituyente, como "conquista popular lograda
a costa de muchas muertes y mucha sangre de los bolivianos",
es la "última instancia democrática y pacífica para que los
bolivianos y bolivianas" encuentren la unidad Las fuerzas
unidas en torno al bloque popular alternativo firmaron con
el MAS un documento donde se declara que la Asamblea "no depende
ni está sometida a dictámenes de ningún comité cívico, de
ningún prefecto ni poderes constituidos, lo cual implica la
plena independencia y soberanía en el ejercicio de sus atribuciones".

Sin embargo, aclararon que las propuestas de las organizaciones
originarias y populares y de los pueblos indígenas deben ser
tomadas en cuenta en la redacción de la nueva Constitución
así como "el respeto a la diferencia, la pluralidad, la participación,
el trabajo colectivo y organizado serán bases centrales de
este acuerdo". Con 153 votos logrados mediante el acuerdo,
el MAS intentará llevar adelante la aprobación de un reglamento
definitivo de debates, para pasar luego a conformar las comisiones
de trabajo que diseñen el contenido de la futura Constitución
Política del Estado.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5139 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter