Transcripción de discursos completos

(VIDEO) Venezuela lanza en Harlem programa de aceite de calefacción para las comunidades pobres de EE.UU.

Chávez en Harlem, expresó su deseo de  recorrer las calles de los EE.UU. y encontrarse con el pueblo al igual que lo hace en latinoamérica.

Chávez en Harlem, expresó su deseo de recorrer las calles de los EE.UU. y encontrarse con el pueblo al igual que lo hace en latinoamérica.

Credito: Aporrea.org

Danny Glover se unió a intelectual Cornell West y al periodista Tavis Smiley, para acompañar al Presidente Chávez en Harlem, Nueva York.

Danny Glover se unió a intelectual Cornell West y al periodista Tavis Smiley, para acompañar al Presidente Chávez en Harlem, Nueva York.

Credito: Aporrea.org

Félix Rodríguez, presidente de CITGO, denunció boicots, y amenazas por parte de la derecha en EEUU debido al programa de aceite de calefacción para los pobres.

Félix Rodríguez, presidente de CITGO, denunció boicots, y amenazas por parte de la derecha en EEUU debido al programa de aceite de calefacción para los pobres.

Credito: Aporrea.org

El Presidente Chávez se encontró con el pueblo de Harlem, Nueva York, para lanzar la campaña de aceite de calefacción para los pobres.

El Presidente Chávez se encontró con el pueblo de Harlem, Nueva York, para lanzar la campaña de aceite de calefacción para los pobres.

Credito: Aporrea.org

Presentamos a continaución la transcripción del acto de lanzamiento del programa de combustible de calefacción para las comunidades pobres de los Estados Unidos, celebrado de Harlem, ciudad de Nueva York.

Félix Rodríguez, Presidente de Citgo: Buenos días, ¿cómo están ustedes? Bueno. Cuando yo veo a esta gente que viene hoy a recibir o a escuchar al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, a confirmar lo que ha sido una labor humanitaria. Gracias Presidente Chávez por atender y estar con nosotros hoy aquí. A ustedes todos el equipo de trabajo que estoy consciente que ha estado todos los días, todas las noches organizando a las comunidades para que realmente el problema de heating oil, el programa de ayudas a cooperativas, el programa de los financiamientos los organicemos y se lleven a cabo de manera efectiva.

Ha sido una labor ardua de parte del equipo de la Embajada de Venezuela en los Estados Unidos, del equipo de Citgo, la compañía venezolana, la compañía hoy en día venezolana, hace dos años o año y medio no se sabía de dónde era Citgo. Citgo es una compañía del pueblo venezolano, es una compañía latina, es la única compañía latina más grande proveedora de productos de acá de Estados Unidos, y para nosotros es importante mantener la alineación con Petróleos de Venezuela, los lineamientos con las políticas de estado en cuanto a los negocios se refiere.

Para Citgo no es nada más el objetivo hacer el dinero, sino también demostrar el lado humanitario, el lado de solidaridad, el lado de justicia para quienes son nuestros clientes, para quienes sufren las condiciones de los precios del petróleo, de la gasolina en momentos difíciles.

Y este es un programa que hoy me hace recordar, cuando veo muchas caras conocidas, cuando tuvimos el año pasado el Katrina, un día después de la tragedia de haber pasado, allí estuvo Citgo con un equipo, nos acompañó en aquel momento el Reverendo Janson, y un Senador del Estado de Loussiana, hombre de coraje, el senador Clyo. Ahí estuvimos Presidente, y quiero recordar aquella llamada a la una de la mañana en plenas tinieblas, en aquel momento tan desastroso, el Presidente de la República recuerdo, nos llamó a eso de la una de la mañana, con él conversé y ofrecíamos en aquel momento ayudar a ese pueblo que había sido devastado por ese fenómeno natural. Ofrecíamos apenas 500 mil dólares, y del Presidente Chávez recibí instrucciones a la una de la mañana: “Félix, eso es muy poco ¿Por qué no hasta cinco millones de dólares? Circunstancias difíciles, esa fue la primera ayuda de un país que llegaba a New Orleáns en ese momento. Ahí estaba el pueblo venezolanos siendo solidario con el pueblo de Estados Unidos, por un mandato de la política de solidaridad que deben mantener nuestras empresas, que no es solamente hacer el dinero por hacer el dinero, sino también complementarlo con el lado humano.

Hoy por tanto ahora, ver que apenas iniciamos el año pasado con un grupo de indígenas, por allá por el estado de Maine, cerca de la frontera, con un frío inclemente y hoy en día, gracias a esa semillita, gracias a Dios, apenas eran diez comunidades indígenas, hoy en día estamos programando pasar de 300 comunidades indígenas, casi todo el norte de Estados Unidos va a recibir la ayuda del heating oil, del combustible barato.

Esa es una ayuda humanitaria que mostrará el corazón de Citgo, donde se empieza, donde estarán envueltos más de un millón de personas, entre indígenas y personas naturales.

El programa del Bronx que iniciamos por iniciativa, después de lo de Katrina y de Rita, iniciamos el año pasado, anunciado también por el Presidente de la República, el Bronx Nueva York, hoy estamos en Harlem. En Harlem no pudimos llegar el año pasado y aquí estamos Harlem, aquí estamos.

Contar toda la historia de lo que hemos hecho para establecer este modelo, no se trata de reclamar o de pedir algo por lo que hemos hecho, se trata de que esta es una muestra de la solidaridad que debe tener una empresa petrolera en un mercado que no termina de saciarse de la demanda de energía, y ese es un llamado y una muestra, un granito de arena para otras compañías petroleras el cual también aprovechamos esta tribuna para hacerle un llamado, que si son solidarios, también pueden venir con Citgo a ayudar a mucha, mucha más gente. Eso también nos lo han pedido algunos líderes políticos que los representan en el Congreso de Estados Unidos, eso también nos lo han pedido, que las compañías petroleras se pronuncien con la ayuda, y la única compañía que lo ha hecho hasta el momento es Citgo. (aplausos)

Extenderse de todas estas cosas yo creo que ya sería empezar a que el corazón le empiece a latir más fuerte de lo normal. Pero si es bueno que yo termine diciéndole algo. Normalmente, cuando este programa inicia empiezan los ataques a Citgo, si es política, si no es comercio, si es humanitario, y hoy en día los periodistas amigos, porque todos son amigos en el fondo, llaman y preguntan: “Ey Citgo, ustedes están haciendo política metidos aquí en Estados Unidos. Eso está prohibido. Cuál es su opinión”. Nosotros no hacemos política, nosotros lo que hacemos es mostrar la otra cara de la moneda desde el punto de vista humanitario porque también hacemos negocios. Pero también lo van a boicotear, llaman al boicot, ¿ustedes han visto los mail? Nos amenazan con volar la refinería, yo recibo diariamente por lo menos una llamada de un atentado a la refinería o de un atentado a un tanque. Eso, por supuesto, lo va a definir la cara humana del pueblo de Estados Unidos si eso ocurre o no va a ocurrir.

Ahí estamos, eso no nos ha dicho, no sigamos haciendo el programa. Cuando nos hablan del boicot, lo más sencillo que nos sale decir es: en Venezuela el pronunciamiento de la línea es con la paz, es la paz, es mantener las relaciones con los pueblos, y la gasolina es un producto y sigo en paz, distribuyéndolo, es la paz, es un boicot ¿contra qué? ¿contra la paz? Ese es Citgo.

Citgo es una compañía del pueblo venezolano, y el pueblo venezolano está acostumbrado a ser amigo, a vivir en paz. Muchísimas gracias por este acto y cuenten en nombre del equipo de Citgo y en especial de la Compañía Coticen quien es nuestro principal aliado que nos hace garantizar que este año comencemos más temprano y con la experiencia que nos dio el año pasado donde de ocho estamos, estamos pasando a 18. Muchísimas gracias. (Aplausos)

Ian Erith, Jefe de la Asociación Indígena de Alaska: Buenos días, mi padre Richard Isuzi, de Alasca y mis niños son Tony, Mary y Rose de Anchory, Alasca. (No hay traducción)

Como parte del Consejo de Alasca tengo conocimiento de las dificultades, en la vida cotidiana, apartamentos de las tribus en Alaska, especialmente para los que viven en los pueblos rurales, hoy día Alaska tiene 231 tribus que son reconocidos, pero federalmente cada uno con el deber de tener propia determinación. En Alaska las tribus pueden promover su propia determinación, el personal que viaja a las diferentes tribus dice ¡hola!. Yo pertenezco al Consejo de Alaska, yo estoy aquí para ayudar. De esa forma es una organización bienvenida para trabajar conjuntamente para conseguirle combustible para la calefacción de la gente. Los pueblos de Alaska generalmente se consideran como lugares remotos, pueden llegar en botes solamente en algunos pueblos. La distancia sube el costo de todos los productos que se trae a los pueblos, me imagino que el costo de vivienda, que es muy alto, y los precios de combustibles han sido muy altos y el invierno pasado nuestra gasolina cuesta mucho para nosotros salir a cazar y conseguir pesca para nuestras familias, hay alguna gente que por ahí van a tener que declarar su propio pueblo como un área de desastre y esperar que el gobierno estatal o federal le de asistencia, pero es muy poco probable.

El costo de gasolina cuesta más de ocho dólares por galón en algunos pueblos y el combustible para la calefacción es más de siete dólares por galón. Hay muchos hogares en los pueblos tienen construcción sub estándar y de esa forma hace mucho frío en esa casa. Y aunque muchas de las casas tienen cocina a leña, muchas de las casas tienen que pagar mucho para conseguir una calefacción que a veces les es imposible conseguir. Muchos de los pueblos encaran largos períodos de temperaturas a cuatro grados Fahrenheit, a bajo cero y a veces hasta siete grados bajo cero fahrenheit.

El concepto tribu de Alaska, el de agradecimiento para poder conciliar las cosas. Alaska es un estado muy rico en recursos, tenemos muchos recursos naturales, los cuales no han ido desapercibido. Nosotros pagamos mucho más sobre el costo de energía que el resto de los estados en Estados Unidos. Las petroleras, en Estados Unidos y en todo el mundo están gozando de unas ganancias inauditas, mientras que los pueblos de Alaska están encarando una crisis a raíz de los aumentos del costo de combustible para los hogares y esto es para los políticos nada más.

Cuando nosotros oímos de la oportunidad de recibir asistencia en Alaska no lo podíamos creer, pero mientras nos surgió más información y el personal del Consejo Inter tribunal empezó a escuchar noticias de esto, realizamos que algo grande iba a pasar y hoy en día nosotros estamos encarando esto y estamos muy contentos de recibir su extrema generosidad del gobierno de Venezuela.

Quiero expresar al señor Chávez personalmente, el tomarse algunos minutos del día, es un regalo que él nos quiere hacer, (no se entiende la traducción) todavía tenemos algunos de esos animalitos en el Estado, es un elemento de reconocimiento de las tribus de Alaska para el señor Chávez, con eso quisiera decirle gracias Señor Chávez. (aplausos)

Danny Glover, actos y activista social, Presidente de Transafrica: Muchas gracias por esta ronde de aplausos. Es un gran honor para mí estar en esta casa espiritual de esta comunidad, especialmente aquí en Harlem. (aplausos)

Quiero hablar de los grandes defensores que se han dado en la comunidad afroamericana, y no sé (la traductora dice que siente mucho pero hay mucho barullo y no entiende lo que dice).

Recientemente, tuve el privilegio y el honor, en enero, conjuntamente con otros elementos formidables de estas delegaciones que hoy (no se entiende)

La visita del Presidente Chávez es muy importante para esta comunidad, así como es importante para todas las comunidades que están marginalidades en este país, comunidades que sufren en este país. Esta visita es importante crítica, queremos darle la bienvenida a nuestro hermano y a nuestros hermanos de Alaska (aplausos)-

El gobierno de Venezuela a través de Citgo ha puesto a nuestra disposición recursos, recursos que nos pueden ayudar, que pueden ayudar a los que están marginalizados. Es un paso muy importante de relación de pueblo con pueblo en este mundo, y es importante la política que estamos iniciando aquí. (Aplausos)

Todo esto está conectado con las necesidades de los pueblos que viven en nuestros países, relacionada con los pueblos marginalizados de los Estados Unidos y de Canadá, para que entiendan solamente en sus manos esta hermandad que nosotros hemos iniciado aquí hoy para atender a nosotros, porque depende de nosotros el salvar la humanidad y dejar de lado los enemigos (no se entiende) y esta generosidad, esta basada en el estado de esta relación, para que esto llegue a hacer una relación de gran importancia para cambiar el paradigma como se está en este momento. En esta nota quisiera traerles a ustedes a este podio al Presidente Chávez, un hombre visionario. (Aplausos)

--Chávez, Chávez, Chávez.

Presidente Chávez: Exactamente el mediodía, feliz mediodía para todas y para todos, hermanas y hermanos. Saludo con especial afecto a todas a todos, mujeres, hombres de esta comunidad de Harlem, a nuestros hermanos aborígenes de Alaska, que han venido de tan lejos a este evento. (Aplausos)

Me decía su líder Ian Erlith que viajaron durante 14 horas, algo así para llegar aquí. Merecen un especial reconocimiento nuestros hermanos aborígenes por estar aquí con nosotros desde Alaska.

Honorables doctor Charles Curtis, Reverendo de esta Iglesia Mounth Olive, el Monte de Los Olivos, vaya mis saludos a usted y a todos los hermanos y hermanas de esta comunidad religiosa y bueno, el nombre de esta iglesia es tan revelador, tan significativo para nosotros los cristianos, el Monto de Los Olivos. Invoquemos a Cristo, el Redentor para que nos acompañe hoy y siempre en las batallas por la justicia social, por la paz. Cristo, el mártir, Cristo el eterno, Cristo el Redentor, en el Monte de los Olivos y en el monte de nuestro corazón. Cristo Redentor, crucificado y resucitado.

Honorable señor Cornell Wess, profesor de estudios religiosos de la Universidad de Princeton, nos honra con su presencia.

Honorable amigo escritor, intelectual, académico, es importante leerlos a ellos, sus escritos, sus reflexiones, para llenarnos de luces, de ideas sobre lo que hoy acontece en Estados Unidos, en nuestro Continente Americano y en el mundo. Bueno y agradezco mucho esas palabras del doctor, el Reverendo Charles Curtis, esas palabras de bienvenida que nos han introducido con tanto amor en esta comunidad, esta iglesia, en esta comunidad de Harlem. Agradezco mucho las palabras llenas de sabiduría también de este joven líder indígena, Ian Erlith, que nos ha dado un baño de sabiduría, líder además, vaya qué joven, líder de una comunidad, de esta comunidad de la Tribu de los Nupiat, que nos acompañan, de Alaska, les doy la más fervorosa salutación, y es bueno recordar, hablando con nuestros indígenas, con nuestros hermanos y hablando de nuestros aborígenes, que estas son las tribus originarias de este Continente, los dueños originarios de estas tierras (aplausos). He allí sus símbolos, pobladores originarios que fueron masacrados por el coloniaje inglés, por el coloniaje español, por el coloniaje portugués, holandés, francés, es decir, la Europa se vino sobre América y la arrasó en un genocidio del más grande que se conozca en la historia de los siglos y casi nadie quiere hablar de eso, pero aquí nos arrasaron a nuestras tribus originarias, fueron masacradas, fueron expropiadas (aplausos).

Eso tenemos que recordárselo, sin ningún tipo de rencor ni de odio, no, no, sólo es la verdad, y la verdad nos reivindica con nosotros mismos, pero nuestros hermanos europeos de hoy, hay que recordarles esto, que el desarrollo de la Europa se afincó sobre la masacre de la América (aplausos) Y no sólo de la América, el desarrollo de la Europa que se industrializó y se enriqueció ocurrió sobre la masacre no sólo de la América sino también de la hermana y más bien madre ¡Africa Negra! (aplausos) El Africa Negra, y hoy aquí estamos 500 años después de aquella masacre, aquí estamos ustedes, sobrevivientes de la masacre, aborígenes de América. Nosotros los que somos mestizos, una liga entre el indio originario de América y el negro del Africa, somos nosotros los mestizos de este continente, el mestizaje profundo de la América morena, la América mestiza.

Y como nosotros no somos racistas también están ustedes los blancos y las blancas que los queremos igual porque todos somos iguales: los indios, los negros, los mestizos, los blancos, todos somos iguales, todos somos hijos de Dios y vivimos sobre esta misma tierra. Y ese debe ser el sentido y la fuerza más grande que puede movernos, que debe movernos en estos días, en estos años, en estas nuestras luchas: la igualdad, la igualdad, como dijo Jesús: “amaos los unos a los otros. Vivan en eclecia como hermanos y estaré siempre con ustedes”, en igualdad, con justicia. Sólo así habrá paz. Habrá paz en nuestros barrios, en nuestras ciudades, en nuestros campos, en nuestros países, en nuestro mundo. Cuando haya justicia y no hay justicia si no hay igualdad. Si no hay igualdad, no habrá nunca justicia.

Por eso saludo con especial afecto al Reverendo Curtis, a Erlith de los indígenas de Alaska, a Cornell Wess y a Danny Glover, agradezco mucho su presencia, a este hermano nuestro del Transafrican Forum. Danny Glover que acaba de hacer una película sobre Africa, no la he visto aún pero me han dicho que es maravillosa película y no tengo dudas, vamos a ver la película de Danny Glover sobre Africa, sobre el Africa Negra, las raíces, nuestras raíces, y hay una película que tenemos que hacer en Venezuela sobre José Leonardo Chirinos, negro rebelde, revolucionario, líder de la resistencia negra e indígena.

Honorable señor Charles Barron, miembro del Black Latino Asian Caucus, demás integrantes de esta comunidad. Charles, una abrazo hermano.

Honorable señora Ailes Dickens, miembro del Consejo de Nueva York, está con nosotros también. Honorable señor James Sapier, jefe de la Nación Enoscock, grupo indígena de Maine. Hermano un fuerte abrazo. Honorable señora Lucile Mac Iving, Presidenta de Harlem Congregation for Community Improvement, Lucile un abrazo para ti y a toda la congregación Harlem. Honorable señor Ronny Ely senador estatal del Senado de Texas, saludamos su presencia. Honorable señora Eva Golinger, escritora, amiga, compatriota. ¡Hola Eva!

Bueno, queridos amigos de las comunidades de Harlem, Bronx, Queen, Brooklyn y altos de New York, a todos les damos un saludo, a las tribus indígenas de Alaska, Maine, Minnesota, New York.

Señor Canciller venezolano Nicolás Maduro, señor Ministro William Lara, son mis compañeros de delegación, los ministros, el Embajador ante las Naciones Unidas Francisco Arias Cárdenas, el Embajador de Venezuela ante la Casa Blanca, Bernardo Alvarez, todavía no lo han botado, ojalá que nunca lo boten de aquí. Embajador Jorge Valero, Viceministro para América del Norte y Asuntos Multilaterales, Leonor Osorio, Cónsul de Venezuela en Nueva York. Ahí está Leonor, la saludamos. Martín Sánchez, Cónsul de Venezuela en Chicago, señores oficiales de la Agregaduría Militar venezolana, Rommel Santamaría, Juan Eduardo Lárez, agregados militares y de Defensa que están con nosotros. General José Luis Losano, General Carmelo Padrino, Coronel Bruno Molina, saludos compatriotas, camaradas de armas. Señor Ingeniero Félix Rodríguez, presidente de la Citgo (aplausos) Y personas y trabajadores. Ciudadana Adina Bastidas, ex Vicepresidenta de Venezuela y directora por Panamá y Venezuela ante el Banco Interamericano de Desarrollo. Adina. Señores de la prensa y los medios de comunicación, amigas y amigos. Bueno, les saludo a todos, no los puedo nombrar a todos pero a todos mi afecto y nuestro amor, nuestra hermandad, nuestra amistad.

Agradezco mucho la invitación a este acto, en esta ocasión de nuestra venida a Nueva York, a la sede de Naciones Unidas, para cumplir con el compromiso de todos los años de venir a dar un discurso, a eso es que uno viene. Todos los años uno viene a dar un discurso disciplinadamente; un discurso que sirve para analizar, al menos desde mi punto de vista, la realidad mundial. Saludo a los niños y las niñas que están por allí también, un grupo de niños que siempre nos llenan de más amor y más alegría y más esperanza por el futuro porque ellos son el futuro aquí con nosotros hoy, los niños, las niñas, bueno, aprovechando entonces esta visita a Nueva York.

Ustedes saben que los venezolanos andamos por el mundo ¿por qué andamos por el mundo los venezolanos? Alguien pudiera preguntarse ¿es que hay algún plan para instaurar el imperialismo venezolano en el mundo? No, más bien es lo contrario, somos una fuerza modesta pero grandemente antiimperialista (aplausos) no queremos imperios de ningún tipo.

Ahora, algunos venezolanos y yo les respeto su opinión, tienen derecho a opinar y a creer lo que quieran, algunos me critican, en primer lugar que en Venezuela hay una campaña electoral, dentro de dos meses habrá elecciones para la presidencia de la República y algunos dicen que yo estoy despreciando la campaña electoral, ahora me dicen que estoy despreciando la campaña, que es un desprecio a los demás candidatos, pero se quejan, yo les dejo el campo libre para que hagan allá su campaña, anden caminando y dando su mensaje al país, entonces algunos dicen que yo debería estar en los barrios de Caracas caminando por allá. Claro que también hacemos la campaña allá cuando corresponda.

Pero otros allá me critican porque supuestamente yo ando regalando por el mundo lo que es de los venezolanos. Claro, muchos de los que critican o algunos de los que critican lo hacen de manera perversa, egoísta, pero algunos de ellos que son normalmente muy ricos, se enriquecieron al amparo del poder, al amparo de las riquezas del pueblo venezolano, ellos se enriquecieron y dejaron a un pueblo hundirse en la miseria, en la pobreza durante estos últimos siglos, especialmente en el siglo XX, especialmente después que en Venezuela comenzó a brotar el petróleo. El petróleo apareció en Venezuela por allá por 1897-98, hubo un terremoto, y por allá por las fronteras, en unas montañas se abrió la tierra en algunas partes y empezó a brotar el líquido negro y viscoso y los campesinos creían que era una maldición. Buscaron a un sacerdote para que echara agua bendita, echaron agua bendita y rezaron pero seguía brotando. Pensaban que era el diablo que estaba saliendo por ahí. No estoy haciendo algunas referencias personales en este caso, cuando hablo del Diablo. No, que Dios nos libre del Demonio siempre. A veces el Diablo toma forma de personas y hay personas que se comportan como el diablo, y ante ellos nosotros tenemos que sacar siempre a Jesús, al Cristo, y a nuestra dignidad.

Bueno, pero en fin, a nosotros no nos importan estas críticas a veces insanas, a veces egoístas. Nosotros andamos por el mundo, hace un mes estábamos por allá por Moscú, andábamos por Bielorrusia, estábamos por Vietnam, estábamos por Portugal, por Argentina, luego por China, Peking, y ahora Nueva York. Pero ustedes saben que lamentablemente para nosotros no es muy fácil venir a los Estados Unidos de Norteamérica. Sólo en estas circunstancias y a veces incluso amenazados, bajo amenaza o incluso en situaciones difíciles, por ejemplo el gobierno de los Estados Unidos le impidió la entrada a Nueva York a mi equipo médico por ejemplo, o al Jefe de mi seguridad, no pudo venir, se quedaron en el avión, son intentos de disuadirme para no venir, para que yo no viniera porque algunos quisieran que yo no viniera pero yo vengo, vengo a decir lo que creo conveniente que hay que decir. Cuánto desearía yo, ustedes no saben cuánto desearía yo, asi como vamos nosotros por Brasil y hablamos con el Presidente de Brasil, el compañero Lula y vamos juntos a hacer planes para luchar contra la miseria tanto en Brasil como en Venezuela, así como vamos a la Argentina, con el compañero Néstor Kirchner a hacer convenios energéticos, de intercambio, de cooperación. Nosotros por ejemplo a Argentina le mandamos petróleo, ellos tienen un déficit en la producción de energía, le mandamos petróleo y ellos nos mandan unas vacas preñadas, bien buenas, ya parieron, claro que parieron ya, pero cuando venían en el barco venían preñadas ¿por qué? Porque son vacas lecheras, producto del trabajo genético de generaciones de argentinos, tienen un gran desarrollo en la ganadería, en la producción de carne y de leche, esas vacas han batido records, las vacas allá de tu pueblo Francisco creo que ¿cuánto producen? Cinco o dos litros de leche diarios, pero con trabajo genético, unas vacotas, hasta 20 litros de leche producen esas vacas y además vienen preparadas genéticamente para parir hembra, ellas vienen con trabajo genético y lo que paren es, de cada 100 becerros, 90 son hembras. Eso es para seguir multiplicando el rebaño pues. Todo eso es la ciencia. Argentina nos transfiere la tecnología, Ahora nos están ayudando a montar un laboratorio genético para mejorar nuestro propio rebaño de una raza Carora, la raza Carora, el pueblo del Embajador, tu eres de Carora, allá en una tierra caliente y muy buena, es la raza Carora, vamos a mejorar la raza Carora de ganado para producir más leche, que haya leche para todos los niños y para todo el que le guste tomar leche, sobre todo los ancianos, los niños, y de vez en cuanto nosotros, los que no somos ni niños ni ancianos pero que hace falta también tomar leche de vez en cuando, pero sobre todo los niños necesitan tomar leche, el alimento, y para producir carne.

¿Qué nos manda Argentina también? Ayer me di un abrazo con el Presidente argentino y su esposa, la Senadora Cristina Kirschner, unas máquinas muy buenas, bueno, que por cierto utilizan la energía nuclear, pero no para destruir a Hiroshima o destruir a Nagasaki o lanzarla sobre ninguna ciudad del mundo, amenazar con bombardeos atómicos a nadie, energía nuclear para fines, bueno, pacíficos, para la vida, en este caso equipos de tratamiento contra el cáncer que en Venezuela todavía no los producimos, pero Argentina los produce, ellos nos pagan el petróleo con equipos. Estamos ahora equipando a nuestros hospitales con modernos equipos para el tratamiento contra el cáncer o allá fabrican también unas muy buenas incubadoras, no teníamos incubadoras, los pobres no tenían incubadoras, sólo en las clínicas ricas, ahí sí, pero hay niños ustedes saben que nacen adelantados, creo que Danny Glover es sietemesino, pero después creció mucho. Hay niños que nacen adelantados con siete meses, seis meses incluso o nacen con algún problema y entonces hay que colocarlos en una incubadora. En Argentina hacen unas que son abiertas, unas que son cerradas, unas sin oxígeno, otras con ruedas, con un carrito que los llevan, y estamos más de mil incubadoras hemos traído de allá, maquinarias agrícolas, tractores, sembradoras, porque en Venezuela ahora es que estamos comenzando a fabricar nuestras maquinarias, pero mientras tanto estamos dotando a nuestros campesinos con tractores, sembradoras, para elevar el nivel productivo y el nivel de vida y la forma de vida de los trabajadores del campo, de la ciudad, de sus hijos.

A Uruguay nosotros le mandamos también petróleo, ¿con qué nos paga Uruguay? Casas prefabricadas; unas casas muy buenas que ellos fabrican allá, las estamos trayendo en barcos, ¡claro! También unas vacas. Los uruguayos dicen que la de ellos son mejor que la de los argentinos, y los argentinos dicen que las de ellos son mejores que las de Uruguay, pero bueno, son vacas, y dan bastante leche las dos, son de la misma raza holando-argentina y holando-uruguaya. Ustedes saben que esos hermanos del sur saben mucho de ganadería y la carne es exquisita por allá. Si ustedes van a Buenos Aires, a Montevideo no dejen de probar un churrasco argentino, churrasco uruguayo.

Y Cuba, a Cuba la tenían ahogada (aplausos) a Cuba la tenían bueno, cercada, yo recuerdo la primera vez que fui a Cuba y conocí a Fidel… Fidel sigue recuperándose, gracias a Dios, aunque él es comunista y por tanto ateo, sin embargo la conclusión que él ha sacado es que Dios ayuda a Chávez y a sus amigos y por tanto lo ayuda a él también (aplausos), y yo le pido a Dios, vamos a pedir a Dios aquí por Fidel, por la salud de Fidel y de todos en el mundo pero en el caso particular por Fidel que viene saliendo de una difícil operación quirúrgica que lo puso en situación delicada de salud. Pero yo recuerdo que en 1994 yo fui a La Habana por primera vez. Bueno, ahí no se veía un carro, un vehículo, uno moviéndose por las calles de La Habana, nada, no había gasolina, no había combustible, si acaso se movían los vehículos de Fidel, para recibir a algún mandatario allá en el aeropuerto, aquel pueblo andaba a pie o en carromatos, pero un pueblo digno nunca se rindieron, es un pueblo digno el pueblo cubano (aplausos). Bueno, la luz eléctrica la encendían era creo que cinco horas diarias, no tenían energía, imagínense ustedes los hospitales, bueno, el desarrollo de un país, la producción agrícola, no tenían para mover los tractores, volvieron a trabajar con bueyes, caballos, mulas, burros para poder producir algo para comer. Ahora Venezuela, gracias a Dios, hermana de Cuba le envía a Cuba el petróleo que Cuba necesita, y hemos estado arreglando la Refinería de Cienfuegos, modernizándola, y ustedes van a La Habana hoy y ven una Habana con mucha movilidad, los tractores funcionando, han levantado la economía, la producción en los campos, ya se acabaron los apagones en Cuba.

Ahora ¿con qué nos paga Cuba a nosotros eso? ¿en dinero? No. No lo tienen porque Cuba sigue bloqueada, ustedes saben, por el gobierno de los Estados Unidos de manera salvaje, insensible, durante casi medio siglo, sin ningún tipo de razón. Cuba nos paga ¿saben ustedes cuántos médicos cubanos tenemos en Venezuela trabajando gratuitamente 24 horas al día y regados por todo el país, allá en las comunidades indígenas en las selvas de nuestro Amazonas o de nuestro Orinoco, o allá en los barrio pobres, allá en los pueblos más alejados, allá arriba en las montañas, en los barrios, 20 mil médicos cubanos tenemos nosotros en Venezuela.

--Viva Cuba.

Y no sólo el médico, no, la medicina, Cuba nos ha mandado, mira no sé, ya yo perdí la cuenta de los aviones de Cubana de Aviación que van de La Habana a Caracas full de medicamentos, porque Cuba ha desarrollado mucho su industria médica y producción de medicamentos que nosotros aún no, medicamentos básicos, elementales para 81 enfermedades, tenemos dispersos por todo el país, las enfermedades más comunes pues, que si la gripe, la virosis, la diarrea, la fiebre, una infección, los antibióticos, lo que le da a la gente pues, de manera más normal. Ah pero entonces ahora también estamos instalando centenares de Centros Diagnósticos, son como pequeños hospitales, pero de lo más moderno, con equipamiento del más moderno: tomógrafos, electrocardiograma, equipos para electroencefalograma, para hacer exámenes de sangre, exámenes de todo lo que es laboratorio, microanalítico, quirófanos, ambulancias allí, personal bien capacitado. Nosotros somos 25 millones en Venezuela y ese sistema que hemos montado con la ayuda de Cuba, un sistema de salud público y totalmente gratuito atienda, ya va llegando a casi 17 millones de personas son atendidas, de 25 millones que somos (aplausos).

Bueno, y todos esos médicos, todos esos medicamentos, y todos los equipos, desde los más pequeños, que si el estetoscopio más sencillo, hasta los quirófanos de hospitales y los tomógrafos de los más modernos del mundo, tomógrafos de 64 cortes, de lo más moderno que hay en el mundo, todo eso lo envía la hermana Cuba, ¿y nosotros pagamos eso? Sí, con petróleo. ¿Ellos nos pagan el petróleo? Sí, con eso, con salud y con vida para nuestro pueblo. En fin, son ejemplos.

También estamos cooperando con Jamaica, con Haití, con Dominicana, con todo el Caribe anglófono (aplausos) todo el Caribe, estamos bueno, compartiendo el pan, de ahí viene la palabra, ustedes saben, compañeros, el que comparte el pan es compañero, estamos compartiendo el pan, para tratar de vivir un poquito mejor, bueno, con solidaridad, cooperación verdadera.

Ahora ¿cuánto me gustará a mí, cuánto nos gustaría a nosotros los venezolanos? En Africa hace poco, Danny, estuvimos en Mali, en Benin, en Angola, ayer me reuní con el Presidente de la República Democrática del Congo, el amigo Cabila, nos reunimos con el Presidente de Centro Africa, de Sudán, con todos ellos estamos haciendo mecanismos de cooperación.

El Presidente de Gambia, Sierra Leona. Somos hermanos de los negros de África. Ellos son hermanos nuestros y tenemos que tendernos la mano par juntos salir de la miseria en la que nos han mantenido durante tanto tiempo.

Allá, en el corazón de Suramérica hay una Nación grande y digna que ha resucitado. Antier su líder habló allá en Naciones Unidas. Digno. Habló por mil años de explotación. Evo Morales se llama el Presidente de Bolivia. Bolivia. Allá están nuestros hermanos los aymara, los aymara, los incas, los quechua, los indígenas han resucitado y han traído a Evo como Presidente de Bolivia. Bueno, con ellos estamos también haciendo convenios de cooperación. Le mandamos un combustible que les hace falta y bueno, ellos nos van a pagar con soya, que producen bastante soya. O con coca. Porque la coca no es cocaína, la coca, de la coca, de la hoja de la coca que la siembran nuestros indígenas desde hace siglos y es un alimento muy nutritivo, de ahí se saca un pan. Nosotros no producimos trigo. Yo no tengo contra el pan de trigo, es bien sabroso, pero el pan de trigo, si usted se descuida lo pone gordo, o gorda. En cambio el pan de coca no pone gordo a nadie. Pura fibra. O el té4 de oca. Maravilloso. Mucho más sano que el café. Yo tomo mucho café, y el café es exquisito, y sobre todo el café venezolano. De lo mejor del mundo el café Venezuela ¿eh? café Venezuela, de lo mejor del mundo. De vez en cuando me todo un chocolate. El cacao venezolano, de lo mejor del mundo. El cacao Chuao, por ejemplo. De los mejores cacaos del mundo y el café del mundo, el venezolano. Esa es una tradición muy vieja. De siglos.

Pero más que el café ¿no? que a veces altera un poco. Tiene cafeína. El té de coca es maravilloso. Yo se los recomiendo ¿han probado ustedes el té de coca? La bebida de coca. Hay un pan. Se hace una pasta dental muy buena con la coca ¿ah? Evo tiene razón. Evo dijo en Naciones Unidas muy valiente, porque ahora desde la Casa Blanca lo acusan de que él está protegiendo a los productores de coca. Bueno, pero es que él es uno de ellos, él es un cocalero. Ah, pero es que el productor de coca no es narcotraficante. Dice Evo Ah, pero la coca es buena para la Coca-cola, para eso sí es buena la coca ¿eh? para alimentar las riquezas de las transnacionales. Pero no es buena para los indígenas y quieren eliminar los sembradíos de coca. Si queremos acabar con el narcotráfico hay que golpear es a los grandes mafias del narcotráfico, no a los productores indígenas de la coca, que lo que hacen es sobrevivir produciendo una hectárea de coca, dos hectáreas de coca. Hay que golpear a las grandes mafias del narcotráfico, los grandes capitales del narcotráfico, que muchas veces se infiltran ¿eh? allí en los grandes espacios del poder. Y muchas veces con sus capitales financian campañas electorales y muchas veces tienen diputados en los congresos, etc. compran al poder pues, compran al poder los grandes capitales del narcotráfico, no los campesinos, los indígenas.

En fin, yo decía todo esto porque nosotros andamos por el mundo ¿qué nos impulsa? Nos impulsa una herencia. Una herencia. Nos impulsa la sangre. Nos impulsa el espíritu heredado de nuestros ancestros. Nos impulsa aquel Francisco de Miranda, por ejemplo, que estuvo aquí, al lado de Washington, de Jorge Washington, aquel caraqueño que se vino aquí a luchar por la Independencia de los Estados Unidos junto a Jefferson, a Madison, y vio cómo nació esta gran Nación. Pero luego se fue a Rusia, viajó por Europa, y luego a caballo estuvo defendiendo la Revolución Francesa al lado de grandes revolucionarios de la Francia de finales del siglo XVIII. Napoleón Bonaparte lo conoció y dijo de él “Este venezolano es un Quijote sin locura”. Llegó a ser Mariscal de Francia y su nombre está inscrito allá en el Arco de Triunfo de París. Es el único latinoamericano cuyo nombre está allá. Miranda.

Y luego de haber participado en la revolución de Independencia de los Estados Unidos con Washington, y allá en la Revolución Francesa, luego se vino a Norteamérica a buscar a sus viejos amigos. Era Presidente Thomas Jefferson aquí. Era el año 1805. Hace 200 años. Ya Miranda tenía casi 60 años, que en ese tiempo era una edad bastante avanzada. Ahí la esperanza de vida era como de 40 años, hace 200 años. Llegó aquí, llegó a Washington, se entrevistó con Jefferson, el Presidente de los Estados Unidos, se entrevistó con Madison, el Secretario de Estado, pidiendo apoyo para una expedición hacia las costas de Venezuela. No consiguió apoyo, aunque lo dejaron andar libremente y buscó apoyo en otra gente, consiguió un barco, lo arrendó, consiguió algún dinero de viejos amigos, consiguió una tripulación, un grupo de militares y de marineros ¿de dónde? De Nueva York. Aquí Miranda armó la expedición revolucionaria que cruzó el Caribe, pasó por Haití, se equipó en Haití y desembarcó en Venezuela. Vean la fecha. 3 de agosto de 1806. Hace 200 años exactamente. Y Miranda se convirtió en el primer Precursor de la Revolución Suramericana. Y salió de Nueva York. Y allá murieron neoyorquinos en Venezuela. Fueron ajusticiados por el Imperio Español, por haberse atrevido a acompañar a Miranda con la bandera de la libertad, de la igualdad, de la fraternidad.

Eso nos impulsa por el mundo. Nos impulsa Bolívar. El gran Bolívar, que no se conformó con libertar a Venezuela nada más, sino que libertó a Colombia, Panamá, y luego a caballo, cruzando las montañas, con un pueblo detrás, el venezolano, y uniéndose a ese pueblo y derramando su sangre, batallando contra el Imperio Español, cruzaron las montañas de Los Andes y batallaron en Boyacá y liberaron Bogotá. Y levantaron la bandera libre. Y después se fueron y cruzaron las montañas del Ecuador y llegaron sobre Quito a pie, a caballo, en barco, por el Pacífico, y dieron la batalla libertadora de lo que hoy es el Ecuador, allá en las faldas del Pichincha. Y luego, no contentos con eso, estando ya en el Ecuador, siguieron, cruzaron otros Andes más altos y llegaron sobre Lima, y allá pasaron casi tres años hasta que allá en Ayacucho, en un monte tan alto, tan alto que uno toca el cielo con las manos, derrotaron en la última gran batalla de Suramérica, en el Ayacucho, con los indios cabalgando la libertad, al Imperio Español.

Pero no se contentaron con eso. Bolívar siguió más allá, hasta el Potosí, arriba, más arriba, mucho más arriba, y allá fundaron a Bolivia, esa Bolivia hoy que ha resucitado. Fundaron a Bolivia. En ese tiempo, sabemos, no había aviones, ni había Internet, ni teléfono. Pero nada frenaba al impulso. Eso es lo que nos mueve a nosotros por el mundo. Un compromiso que lo llevamos en la sangre, en los genes, es herencia nuestra, es herencia nuestra. Somos bolivarianos, pues. Por eso les digo que hemos establecido todos estos mecanismos de cooperación bueno, con Africa, con Asia, incluso con Europa. Incluso con Europa. Allá en Londres hay un buen amigo que es Alcalde, el Alcalde de Londres. Se llama Ken Livingstone. Y con él estamos trabajando un acuerdo para qué, para suministrarle combustible para los autobuses de Londres, que son de la Alcaldía y los precios de los pasajes han subido mucho. Entonces nosotros estamos estudiando a ver cómo ayudamos a que los precios de los pasajes del transporte público bueno, sobre todo de la gente de Londres, de los barrios, los estudiantes, los ancianos, los trabajadores, a ver si bajan, o al menos no siguen subiendo los precios del combustible del transporte.

Ahora, Londres nos va a pagar ¿con qué nos va a pagar? Con distintos bienes y servicios que bastante necesitamos en Caracas, que es una ciudad que estamos obligados a modernizar. Estamos ahora mismo saneando el rio de Caracas, el Guaire, que ha estado contaminado horriblemente y ellos tienen mucha experiencia en eso. El mantenimiento ambiental de la ciudad de Londres, todo lo que es el sistema de recolección, tratamiento y procesamiento de la basura. En Caracas estamos trabajando eso. Londres nos va a ayudar ¿a cambio de qué? Bueno, de algún combustible con algunas formas de pago que pueda permitirle al Alcalde de Londres bajar los costos del transporte público. No del que tiene vehículo particular, no. El transporte público, el autobús. La gente rica no anda en autobús, ustedes lo saben. La gente rica quiere tener un vehículo. Cada quien un carro, y lujoso además. Y sobre todo unos bichos largos que cargan por ahí.

Ahora cuánto me gustaría a mí, cuánto, ustedes no saben cuánto me gustaría tener aquí en los Estados Unidos, no pierdo la esperanza de tener algún día un amigo como Presidente de los Estados Unidos. Un Presidente que sea amigo, que sea un amigo. Unos gobernadores amigos, unos alcaldes amigos. Nosotros no somos enemigos de los Estados Unidos. Eso es mentira. Nosotros somos amigos del pueblo de los Estados Unidos que ustedes aquí dignamente representan y queremos trabajar junto con ustedes, cooperar, buscar los caminos de la cooperación, de la amistad, del intercambio, del intercambio pleno, cultural, educativo.

Anoche por ejemplo estábamos con un grupo de personas, estuvimos hasta la medianoche allá en Cooper Union, una, ustedes saben, una prestigiosa institución, allá donde hablaron Lincoln, en una ocasión, Mark Twain. Han leído ustedes a Mark Twain ¿verdad? Hay que leerlo más. Y a Lincoln. Lean bastante, Estudiemos bastante ese pensamiento ¿eh? de los ilustres norteamericanos que dejaron huella profunda, y no los norteamericanos bueno, que han dejado otra huella perversa en el mundo invadiendo pueblos, matando gente, bombardeando ciudades, inventando guerras, amenazando al mundo. No son esos los buenos norteamericanos. Pero aquí ha habido y hay muchos buenos norteamericanos. Muchos buenos estadounidenses. Cuánto me gustaría hacer un convenio de cooperación con el Gobierno de Estados Unidos, por ejemplo, en materia de energía.

Ustedes tienen problemas de energía graves. El Gobierno no les habla claro. El Gobierno de los Estados Unidos engaña al pueblo de los Estados Unidos. Normalmente los engaña. Les manipula la información. No les habla claro. Pero ustedes sienten los efectos. Ustedes saben que es verdad cuando nuestro amigo, el líder indígena, nos dice que allá un galón de gasolina cuesta 8 dólares ¿cómo van a hacer ustedes para vivir, para transportarse, el combustible para el transporte, para los motores de las lanchas, ellos son pescadores, viven de la pesca, de la caza? ¿Y la energía eléctrica para sus viviendas, para sus hospitales, sus escuelas, la conservación de los alimentos cuando lo requieran? ¿eh? y tantas otras cosas, pues.

Norteamérica tiene un grave problema. De los tantos que tiene y que compartimos muchos de ellos, que es la energía ¿por qué? Porque aquí se derrocha la energía. El sistema que aquí construyeron es un sistema derrochador de energía. Estados Unidos, sépanlo, hermanos, tiene 5% de la población mundial. Pero consume casi 25% de la energía que se produce en el planeta. Ahora, no son ustedes los pobres los que la consumen. NO. No. Es que la derrochan las clases pudientes. La derrochan. Por ejemplo, la arquitectura. La llamada arquitectura moderna desechó esos grandes ventanales de edificaciones como esta, que se pueden abrir para que entre la brisa y refresque. Ustedes ven ahora los edificios, que son unas jaulas de cristal. No tienen ventanas, por ejemplo. Por lo tanto, hay que prender sistemas de aire acondicionado día y noche, que a veces no se pueden apagar por partes, sino que se apaga todo o se prende todo. Y ahí se gasta muchísima energía.

Lo mismo la luz del sol. Edificios y casas totalmente cerradas todo el día que desaprovechan la luz del sol. Vean ustedes cómo está brillando el sol y soplando la brisa allá afuera, que se ve cómo se mueven los árboles. Parecen los olivos del monte ¿eh? Hay que aprovechar la energía, las otras formas de energía. O el extremo del individualismo y del capitalismo. Aquí cada quien quiere tener un vehículo. Y ustedes saquen la cuenta cuando vayan por la calle, pónganse a hacer una encuesta por Nueva York o por cualquier gran ciudad de los Estados Unidos. Más del 90% de los vehículos que van por la calle, muchas veces a una velocidad menor que la del morrocoy, porque van trancados, no avanzan. Kilómetros y kilómetros de vehículos, más del 90% llevan dentro a una sola persona: el conductor.

Ese es el extremo del individualismo. Son vehículos hechos para seis personas. Y algunos más largos, hasta para 8. Pero no. Cada quien va. YO tengo mi vehículo ¿eh? Miren, es una verdadera estupidez. Ahora ¿cuántos galones, o cuántos litros de gasolina gasta una persona en un vehículo para transportarse así mismo, ocupando un espacio de 3 meteros por 2 ¿eh? que pudiera ser ocupado por un parque, por un campito de pelota para jugar los niños, o por una escuela. No. Las calles para los vehículos. Se olvidan de la gente, que lo más importante es la gente. Para el capitalismo lo más importante son las ventas y las ganancias. Y mientras más vehículos vendan, pues mejor. Entonces los vehículos van para autotransportar a una persona, si acaso dos, a lo mejor 3 kilómetros. Distancia que tú puedes hacer fácilmente caminando, caminando o en bicicleta, o en un autobús de transporte público, o en el Metro. Pero no, no, el individualismo capitalista le mete en la cabeza, a través de la propaganda y la publicidad por televisión y por los medios de comunicación, que si uno quiere tener status debe tener un vehículo, y además de lujo. Un vehículo lujo. ¿Un Volkswagen? No, no. Un Volkswagen no. O cualquier carrito pequeño. Yo digo Volkswagen porque yo tuve uno hace años. Que era bueno ese carrito. Son buenos los Volkswagen.

Entonces ¿ustedes saben cuánto gasta Estados Unidos? Bueno, Estados Unidos, en el combustible automotor, consume más petróleo que toda Centroamérica y todo el Caribe juntos. Es una cosa horrible. Horrible. Y aquí parece que nadie se da cuenta de eso. No se sostiene ese modo de vida. Harían falta –eso está calculado científicamente-. Si quisiéramos sostener el modo de los Estados Unidos, del consumo energético, del despilfarro energético, harían falta por lo menos 5 planetas similares a la tierra. Con los mismos recursos. Y hasta ahora nadie ha podido ubicar, por más telescopio que han inventado, ningún planeta que tenga algunas particularidades parecidas a la tierra. Los Estados Unidos allá andan, el Gobierno de los Estados Unidos tiene en la Luna y en Marte unos carritos, esos carritos andan buscando a ver si consiguen petróleo allá. Sólo que traerlo para acá va a ser un poco difícil si lo hubiera. Pudiera haberlo. Pudiera haberlo, pero traerlo para acá va a ser un poco difícil.

Miren. La causa de la guerra en Irak donde están muriendo tantos jóvenes estadounidenses, y además, jóvenes estadounidenses matando a tantos inocentes, porque los manda a matar y a morir, tiene una sola razón: el petróleo de Irak. Las amenazas contra Irán tienen una sola razón: el petróleo de Irán. Las amenazas contra Venezuela tienen una sola razón: el petróleo de Venezuela. Venezuela tiene la reserva de petróleo más grande del mundo. Pero nosotros estamos enviando diariamente millón y medio de barriles para los Estados Unidos. Para ayudar a los Estados Unidos. Y por ahí han dicho que nosotros somos enemigos de los Estados Unidos, y que tenemos un plan para suspender el suministro de petróleo a Estados Unidos. No. Eso es mentira. Hemos dicho, si, que, si el Gobierno de Estados Unidos se le ocurre agredir a Venezuela nuevamente como ya lo hicieron con el golpe de estado, o las amenazas de invasión, entonces suspenderíamos, no enviaríamos petróleo a Estados Unidos, lamentablemente. No pudiéramos mandar petróleo para acá.

Lo mismo, lo mismo ha dicho el Presidente de Irán. Si invaden a Irán, o la bombardean a Irán, Irán suspendería sus envíos de petróleo. Bueno. Si eso ocurriera, el precio del petróleo, que ya casi llegó a 100 este año, llegó a 80 por allá hace dos so tres meses, pudiera llegar a 200 dólares el barril. Y ese galón de gasolina que ustedes pagan a 8 dólares, a lo mejor llegaría a 20 dólares ¿y quién va a poder pagar eso? Sólo los ricos. Por eso es que es tan importante que los gobiernos del mundo, en vez de estar peleando, en vez de estar haciendo planes de invasión y de agresión, nos sentemos a conversar como hermanos, como compañeros, a buscar mecanismos de entendimiento, a buscar mecanismos de cooperación.

El día, yo le pido a Dios que algún día esto ocurra y yo creo que es posible. Yo le pido a Dios, hermanos, todos los días, una de las cosas que le pido es que algún día, pronto, mientras más pronto mejor, el pueblo de Estados Unidos elija un Presidente con el que se pueda hablar, con el que se pueda trabajar, con el que uno pueda sentarse a conversar como hermano, que nos veamos como iguales. Y no este caballero que tienen ustedes de Presidente que camina como ¿cómo se llama el vaquero este? John Wayne. John Wayne, yes Sir. El no tiene la más mínima idea. Ese caballero no tiene la más mínima idea de lo que es la política. El llegó ahí por ser hijo de papá. Lo fueron llevando. Fue un alcohólico. Ustedes tienen de Presidente a un alcohólico, es la verdad. Me duele decirlo pero es la verdad. Es un alcohólico. Y un hombre enfermo, acomplejado, pero muy peligroso porque tiene mucho poder. Tiene mucho poder. Tiene mucho poder. A mí me han dicho desde anoche, pero yo ayer dije que él era un diablo. Bueno sí, es un diablo. Yo creo que es un diablo.

Ahora, me han dicho anoche, anoche me han dicho que bueno, que cuidado porque me pudieran matar. Bueno, yo, yo estoy en manos de Dios. Yo no tengo miedo en verdad. Dios sabrá lo que aquí va a pasar. Sólo Dios sabe.

Ahora, lo más importante es que viva un mundo mejor, y que el mundo se libre de estas amenazas que en verdad son una amenaza para la vida en el mundo. Ahora, yo sí creo que Dios nos va a ayudar a que el pueblo de los Estados Unidos más pronto que tarde elija a un buen Presidente. Elija a una persona, oye, transparente, inteligente, estadista, que se comprometa con la vida. Qué bueno sería un Gobierno venezolano haciendo un convenio energético con un gobierno de los Estados Unidos. Un convenio de cooperación como tenemos con Brasil, con Argentina, para ayudarnos mutuamente, un convenio en materia de salud, de educación. Cuánto nos gustaría.

Ahora, mientras tanto, hace ya casi dos años nosotros decidimos, y sobre todo impulsados por el desastre de New Orleáns del año pasado, Katrina, impulsados por ello, nosotros, yo le comentaba al Presidente de CITGO, “mira, nosotros no podemos esperar, nosotros podemos ayudar a algunas comunidades pobres en Estados Unidos”. Sobre todo porque aquí tenemos bueno, un conjunto de instalaciones y de activos que son venezolanos. La empresa CITGO, una empresa con 8 refinerías. Ahora vendimos una, 7 refinerías. Y bueno, no sé cuántos terminales de embarque de combustible y puertos y oleoductos, y abastecemos a más de 10 mil estaciones de combustible de costa a costa en los Estados Unidos. En fin, y ahí se refinan casi 2 millones de barriles diarios de petróleo. Y esa empresa, anteriormente, no le daba ganancias a Venezuela. Siendo Venezuela dueña de la empresa. Ahora no. Ahora sí nos está dando una ganancia. Y nosotros no estamos regalando nada. Sólo estamos siendo coherentes con nuestro pensamiento. De esa misma ganancia que la empresa CITGO está obteniendo por sus operaciones en Estados Unidos, traemos petróleo, lo refinamos, lo vendemos aquí, y distintos combustibles; de esa misma ganancia, una parte se está transformando en este mecanismo de cooperación con las comunidades indígenas de Alaska, con las comunidades pobres de algunas ciudades como Nueva York, como Chicago, Boston. Y este programa, nosotros creemos que, -el año pasado hicimos una primera prueba, fue como el proyecto piloto, y fue muy exitoso el proyecto piloto, muy exitoso-. Yo por acá tengo algunas cifras. Ya Félix Rodríguez las comentaba. El año pasado fue 2005-2006. Volumen comprometido de Heating Oil. Ya viene el invierno. Ya viene el invierno. Así que el año pasado comprometimos 40 millones de galones. 40 millones de galones del combustible de calefacción en Massachussets, Bronx, Maine, tribus indígenas Maine, Rohde Island, Filadelfia, Vermont, Delaware, Harlem, New York, Connecticut, y estamos donando a los refugios. Estamos vendiendo con un descuento, un poco más barato, un poco más barato que es apreciable el descuento: 40% para las comunidades pobres. 40% de descuento. Y en el caso de los refugios no cobramos nada. Es una donación. Son, en los refugios, 208 mil galones en 104 refugios. 42 mil 500 personas.

En fin, eso benefició a 180 mil hogares en el programa 2005-2006. Ahora bien. En abril de este año nos visitó en Caracas una delegación de vecinos de algunas de estas comunidades y estuvimos allá conversando. Y ellos me pidieron que yo considerara la posibilidad de que este año se repitiera el programa. Estaban preocupados porque ellos pensaban que era por un año, o que por los constantes enfrentamientos verbales y las agresiones del Gobierno de los Estados Unidos con nosotros, y lo que nosotros respondemos y decimos, ellos pensaban que eso se iba a suspender. Y fueron preocupados, porque me decía una señora, me decía llorando allá, que ella sólo gracias a este programa bueno, pudo mantener su empleo y pudo mantener a sus hijos estudiando en el invierno. Porque si no, no hubiera podido. Hubiera pasado una situación muy difícil. O los refugios de ancianos, o de inválidos, etc.

Así que yo, después de revisar las cifras y muy feliz del éxito del programa y quiero reconocer en Félix Rodríguez ¿no? y en nuestro Embajador bernardo Álvarez y todos los equipos de la Embajada, y nuestros cónsules, la Cónsul en Nueva York, y todos los equipos nuestros, y nuestros embajadores, Arias Cárdenas, y todo el equipo de CITGO, y a todos los amigos que han colaborado con nosotros, pastores de las iglesias cristianas, líderes sociales, Danny Glover, que han contribuido, Joe Kennedy, empresas privadas estadounidenses que han estado cooperando, gracias a todos porque gracias al apoyo de todos, el programa ha sido un éxito, este programa 2005-2006.

Y hoy, hoy, pues yo aquí en este sitio tan especial, y aquí en esta comunidad tan especial, he venido a anunciar la renovación del programa como lo habíamos prometido en Caracas. Hemos estado trabajando en estos meses, en estos meses, y ahora se amplía a 18 estados. Y ya no son 40 millones de galones, sino que son 100 millones de galones disponibles para este año. Estamos más que duplicándolo. Y ya nos serán 181 mil familias las beneficiadas, sino 459 mil hogares beneficiados con el programa. Aquí tengo la lista de los lugares donde vamos a activar el programa de Heating Oil. En algunos casos donaciones, en otros, con descuentos. Ventas directas a las comunidades. Por ejemplo, el caso de la comunidad aborigen, indígena de Alaska, es una venta directa a ellos. Y ellos se encargan de distribuirlo. Tienen un propio sistema de distribución. Que es otra cosa que nosotros queremos impulsar, Félix, facilitarle a las comunidades mecanismos de distribución, que no dependan de la distribución privada, que se vayan poco a poco liberando en cooperativas, mecanismos, pequeñas empresas comunitarias que puedan distribuir el combustible. Como en Venezuela lo estamos haciendo. Allá hemos hecho unas cooperativas y ahora hay muchos venezolanos que antes eran choferes de una gandola, pero privada, ahora son dueños en cooperativa, de la gandola, y eso baja mucho los costos, baja los costos porque no hay el intermediario capitalista que siempre pues busca una ganancia.

Y esto en el fondo, es la esencia de nuestra revolución Bolivariana. Algunos me llaman a mí “el tirano”. Bueno, allá ellos. Allá ellos. Nosotros lo que estamos haciendo en Venezuela es transfiriéndole poder al pueblo. Transfiriéndole poder a los pobres. Porque yo tengo una muy profunda convicción. Para acabar con la pobreza, con la miseria, hay que hacer muchas cosas. Pero la más importante es darle poder a los pobres. Porque ellos mismos van a acabar con la pobreza que cargan a cuestas. No se trata de darles migajas. No se trata de darles como una limosna. No. Hay que darles poder. El primer poder es la conciencia. Y la conciencia es el conocimiento. Por eso la educación es tan importante. Pero hay que darles también poder de tecnología, conocimiento tecnológico, herramientas, maquinaria, bienes de producción, para que ellos produzcan, para que ellos salgan de abajo progresivamente. Apoyarlos en todo cuanto se pueda. Esa es la misión de un gobierno, apoyar a su pueblo. Lo dijo Abraham Lincoln “la democracia es el gobierno del pueblo, el gobierno por el pueblo y el gobierno para el pueblo”. No el gobierno para una minoría que se enriquece y el pueblo se empobrece. Eso no es democracia. Eso no es democracia. Eso es tiranía. Eso sí es dictadura pero disfrazada de democracia.

En Venezuela está en marcha una verdadera democracia haciendo una revolución con la democracia y en la democracia.

Bueno, aquí están los lugares. Massachussets, New York City, Maine, Rohde Island, Pensilvania, Vermont, Delaware, Connecticut, tribus indígenas, más de 220 tribus de los estados de Alaska, Minesotta, New York, Connecticut y Maine están incorporándose al programa. Washington D.C., Alaska, Maryland, Virginia, New Jersey, Indiana, Michigan, Wisconsin y 10 millones de galones de contingencia para donaciones a los refugios. En total, son 100 millones de galones y 459 mil hogares que van a ser beneficiados. Aquí tengo hasta el mapa. El mapa.

Ahora, este programa de suministro de combustible de calefacción a comunidades de bajos ingresos ¿no? arranca desde hoy mismo. Desde hoy mismo comenzamos a montar la logística, Félix. La logística para cumplir al máximo las metas porque ya viene pues el invierno. Ya vienen los meses fríos. Esos meses duros para ustedes de noviembre, diciembre, enero, hasta febrero, como ya nos decía nuestro amigo líder indígena, las temperaturas por debajo de cero. Mucha gente pobre muere de frío. Lo sabemos. En Estados Unidos ha crecido mucho la pobreza. Mucho ha crecido la pobreza. Y es ahí donde ustedes deben preguntarse bueno ¿y qué hace el gobierno de Estados Unidos gastando miles de millones de dólares en Irak? ¿qué hace el gobierno de los Estados Unidos gastando miles de millones de dólares en Irak, o en muchas otras partes del mundo? En su empeño de ser los dueños del mundo. No lo van a lograr y eso es lo que nosotros denunciamos. Yo tengo que en esto ser reiterativo. Porque a mí se me quiere presentar como enemigo de los Estados Unidos. Y ustedes ven los grandes noticieros “El enemigo de los Estados Unidos” y además está aliado con Castro, otro enemigo, y con Amadineyah, otro enemigo. Todos somos enemigos. Y nos ponen la etiqueta de enemigo para justificar después cualquier cosa ¿eh? engañando al pueblo del los Estados Unidos.

Nosotros somos amigos de ustedes. Y ustedes son nuestros amigos. No nos dejemos engañar. No nos dejemos manipular. Nosotros somos enemigos es del imperialismo, como estoy seguro que ustedes también son enemigos del imperialismo. Como lo ha sido mucha gente aquí en los Estados Unidos. Anoche estábamos disfrutando de la compañía y del discurso y de las palabras de ese grande hombre estadounidense, de ese grande luchador social por la justicia, por los Derechos Humanos, Harry Belafonte. Estuvo con nosotros anoche Harry Belafonte. Hoy tenía que viajar, esta mañana, anoche hablamos un rato. Me dijo que pronto volvía por Caracas. Bueno, casi 80 años tiene Harry ya batallando por ustedes, y sobre todo por los afrodescendientes, pero es por todo el pueblo de los Estados Unidos. Porque el que batalla por los afrodescendientes está batallando por la igualdad, está batallando por todos. Las batallas que nosotros damos en el mundo contra el imperialismo, son también por el pueblo de los Estados Unidos. Porque el futuro del pueblo de los Estados Unidos está intrínsecamente unido al futuro de los pueblos del mundo.

Pidiéramos incluso decirlo de esta manera como una vez lo dijo una insigne mujer argentina, revolucionaria, entregada con pasión a su pueblo. Ella se llamaba Evita Perón. Ustedes la, ustedes conocen sobre ella, estoy seguro. Evita Perón. Ella una vez lanzó una frase porque Estados Unidos amenazaba a Argentina cuando era el General Perón el Presidente. El Gobierno de Estados Unidos ustedes saben que ha hecho mucho daño en América Latina. Muchos gobiernos de los Estados Unidos. Invasiones. Agresiones, asesinatos. Ha sido terrible esto. Es terrible. Y yo anoche comentaba que hablar con los estadounidenses de estos temas para mí no es fácil por respeto a ustedes. Pero es la verdad. Es la verdad. Y ustedes es necesario que despierten a la verdad y que ayuden a despertar a cuantos puedan por las calles de Nueva York, por las calles de Washington, por las calles de todos estos pueblos. Que despierte el pueblo de los Estados Unidos para bien de la humanidad, para bien de ustedes mismos.

Eva Perón, en alguna ocasión dijo “O esta Patria es libre, Argentina, o la bandera flameará sobre sus ruinas”. Queriendo decir que Argentina, que habría Argentina para todos en libertad, o no habría Argentina para nadie. Esa expresión de Eva Perón pudiéramos extrapolarla al mundo entero sin exagerar. Aquí habrá mundo para todos o no habrá mundo para nadie. Y nosotros queremos que haya mundo para todos, que podamos vivir aquí como anunció Mi Señor, en el Reino de Dios aquí en la tierra ¿el Reino? Si, pero de la igualdad, del amor, de la justicia, de la confraternidad ¿es posible eso? Yo creo que sí es posible. Claro que es posible. Si a nosotros los humanos nos mueve la conciencia. Aquí no puede imponerse Caín. Aquí tiene que imponerse es la vida. Aquí no puede imponerse el demonio, tiene que imponerse Dios.

(Primera interrupción)

…en el libro que yo les comentaba ayer en las Naciones Unidas, que se los recomiendo en verdad,

(Segunda interrupción)

…porque si se consolidara la hegemonía de la élite que gobierna el mundo, pudiera acabarse la especie humana. Y no hay exageración aquí. Incluso existe alguna hipótesis escrita, hace unos años, dice Chomsky, una de las grandes figuras de la Biología contemporánea Hermes Mahler publicó sus descripciones acerca de las probabilidades de éxito en la búsqueda de inteligencia extraterrestre. “Las expectativas me parecían muy reducidas. Su razonamiento se fundaba en el valor de adaptación de lo que denominamos inteligencia superior. Esto es la forma específicamente humana de organización intelectual. Mahler calculó en unos 50 mil millones, fíjense bien, 50 mil millones el número de especies que han existido desde el origen de la vida de entre las cuales sólo una, de 50 mil, una, alcanzó el tipo de inteligencia necesario para establecer una civilización”. Una en 50 mil especies desde que apareció la vida, los peces, los lagartos, las serpientes, el mono, etc.

Vivimos nosotros. Unica especie capaz de organizar intelectualmente ¿no? formas superiores de inteligencia, de organizar bueno, una civilización, aún cuando las hormigas tienen también organizadas sus cuevas, y los bachacos también, y las abejas tienen sus canales y tienen sus formas de vida, y tienen a los pajaritos que ponen sus nidos.

Pero la inteligencia de ellos supuestamente es inferior a la nuestra. Supuestamente. Nadie sabe. Por eso, supuestamente, nosotros somos más inteligentes que un pajarito. Pero a veces … ¿tirar una bomba atómica sobre una ciudad? ¿es eso inteligencia? Pues… ¿lanzar sobre Irak toneladas de bombas, misiles y cohetes de todo tipo, hacer … para que nadie los vea y cuando nadie se dé cuenta desapareció fulminado por un rayo? ¿hacer bombas llamadas inteligentes, que son guiadas desde lejos para que penetren por la puerta de un lugar y acaben con todos, que no queden ni cenizas? ¿fabricar bombas o armas químicas como las que usaron en Faluya para matar toda forma viviente? ¿O agarrar unos aviones y estrellarlos llenos de pasajeros contra las Torres Gemelas? Eso es barbarie, pues. Si. Es la barbarie.

Ahora, es que estoy leyendo la página primera del libro. Y vean cómo empieza este libro. La primera página de este libro vean acá cómo empieza. Es apasionante este libro. Es profundo. Y puede dar la clave para salvar la humanidad. Puede ser una clave. Una de muchas que debe haber sin duda. Entonces dice este hombre “Una sola alcanzó el tipo de inteligencia necesario para establecer una civilización. Y ello ocurrió muy recientemente. Quizá hace 100 mil años. Quizá hace 100 mil años surgió nuestra especie”. Hoy vi en prensa por allí una noticia que consiguieron el resto de una niña de hace 3 mil años. Nos sé dónde en Africa. Es muy antigua, pues sólo hace 100 mil años. O sea, ese tiempo es nada comparado con los millones de años de la existencia del universo. “Está generalmente aceptado que sólo sobrevivió un grupo reproductor y que todos nosotros descendemos de él”.

Mahler, este Biólogo, especuló que la modalidad humana de organización intelectual podría no haber sido favorecida por la selección natural. “La historia de la vida en la tierra, escribió, refuta la idea de que es mejor ser listo que estúpido. Al menos a juzgar por el éxito biológico. … Los escarabajos y las bacterias, por ejemplo, son infinitamente más capaces que los humanos en términos de supervivencia”. Entonces él dice que a lo mejor es que la selección se equivocó y nos escoge a nosotros en vez de a los escarabajos, porque los escarabajos, es la especulación de un científico ¿no? Apuntó también de manera algo ominosa que la esperanza media de vida de una especie ronda los 100 mil años. Y nosotros ya vamos por 100 mil años. “Estamos entrando en un período de la historia humana que podría dar respuesta a la cuestión de si es mejor ser listo que estúpido. La perspectiva más … es que dicha pregunta quede sin respuesta. En caso de recibir una respuesta definitiva, esta sólo podría ser que los humanos son una suerte de error biológico que sobrevivieron de los 100 mil años que tendrían asignados para destruirse a sí mismo, y de paso, destruir muchas otras cosas”.

Yo me niego a aceptar esto. Yo creo que tiene razón Cristo cuando dijo que el hombre es el alfa y el omega, el comienzo y el fin. Nosotros los humanos. El ser humano. Pero sin embargo estamos amenazados. Estamos amenazados. Entonces dice Chomsky que en este mundo de hoy hay dos superpotencias. A ver cuál se impone sobre la otra. La una, el imperio estadounidense. Esa es una superpotencia que ha tratado de imponerse al mundo. Y la otra, es el mundo. Somos nosotros pues, la humanidad. Y él dice que sólo la salvación de la humanidad está en la humanidad misma. En nosotros mismos. De que seamos capaces de detener a la bestia y de derrotarla, de derrotarla. Y yo sí creo que es posible. Yo sí creo que es posible. Y en eso el pueblo de Estados Unidos tiene una tarea muy importante para dársela como regalo a la humanidad.

Desde dentro. Desde dentro de la bestia, derrotarla y liberar a esta gran República, como la llamó Mamrk Twain. Y que haya aquí una verdadera libertad, igualdad, fraternidad, un amor, y que tengan ustedes unos gobiernos dignos de la posibilidad del alma norteamericana, de estos aborígenes norteamericanos, de los jóvenes norteamericanos, de los pensadores norteamericanos, de los poetas norteamericanos, de los artistas norteamericanos. Como dijo Martin Luther King, I have a dream. El sueño de una gran república. Y pido a Dios porque ese día llegue pronto. Que aquí nazca la gran República norteamericana de la humanidad para que vivamos todos en paz y como hermanos si es que eso posible. Mientras tanto, impulsemos este programa, que es una modesta contribución de todos nosotros, de todos ustedes, al nacimiento de un mundo nuevo y mejor. Al nacimiento de un mundo de justicia y de igualdad. Aquí, en Monte de los Olivos, aquí en el corazón de Harlem, aquí en Nueva York, esta ciudad que queremos tanto aquí en Norteamérica, pido a Dios que así sea. Un fuerte abrazo fraterno de afecto. De afecto sincero y de hermandad. Muchas gracias, hermanos.

Locutor: Bien de esta manera culminamos para los usuarios de Venezolana de Televisión y radio Nacional de Venezuela, con la transmisión de este acto.

Pedimos disculpas a los usuarios de Venezolana de Televisión porque por problemas técnicos nuestra imagen no pudo ser transmitida, pero continuamos transmitiendo en audio lo que fue el discurso del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Continuamos escuchando al Presidente Chávez

Presidente Chávez: A nuestros hermanos indígenas el próximo 12 de octubre, que es el Día de la Resistencia Indígena, en Bolivia Evo Morales, el indio Evo, está convocando a un evento internacional. Me ha invitado. Yo voy a tratar de ir allá, pero evo quería que estuviesen allá indígenas estadounidenses. Así que yo les dejo la invitación dejo en CITGO, la responsabilidad de apoyarlos si ellos quieren ir allá al gran encuentro indígena en Bolivia. El 12 de octubre es el Día de la Resistencia Indígena. Bueno. No voy a comenzar otra vez. Hasta la victoria siempre. Muchas gracias.

Locutor: Ahora si se despide entonces el Ciudadano Presidente de la República de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías.

Video fuente: VTV



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7543 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas