Chávez condecorará a la oposición

El odio al Presidente Chávez ha reunido en Venezuela a un extraño grupo clánico. Lo integran seres desgastados de los partidos muertos. Del pasado verdiblanco (del pacto guanábana) sólo quedan guindando algunas siglas. Los demagogos que las dirigen aún respiran, gracias a que el pentágono les da resuello artificial (léase dólares y smog, anhídrido carbónico). Eso afecta las neuronas. O hace que las dendritas renuncien a su equilibrio positivo y conviertan al cerebro en un laboratorio de negatividad y pesimismo. Porque es el pesimismo lo que autodestruye a la oposición: Se entiende que cerebros retorcidos por el odio adeco, copeyanizan la policromanía de la realidad.

Sin embargo, por muy extraña y abstracta que parezca, la "negatividad noónica" de los opositores los ha convertido en pequeña logia en vías de extinción. Y se extinguen porque su insaciable codicia del poder los ha llevado a la tángana callejera. Craso error político, pero... Si el error enseña, la oposición jamás admitirá sus yerros. Y mientras la Revolución avanza la oposición yerra (y aterra, porque ahora los puntofijistas se agreden como paralandros, a uña y navaja limpia). Y la autoagresión diezma. Así, la diáspora paraopositora ha favorecido a la Revolución, porque si un adeco se averdosa un copeyano se blanquea...Y ya la oposición no halla qué hacer para "ayudar" a Chávez. Y si no, veamos:

El descolorido Rosales inventó la Parasofía o Pirosofía (filosofía de prófugo inspirada en narco Uribe 82). Así, con su fuga paraplatónica el pirósofo se ganó la repulsión maracucha. Un nuevo tiempo no fue un nuevo aliento sino la mala hora, los últimos quince minutos del puntofijismo. Es decir, un enemigo menos para la Revolución Etnoamericana. Porque, de paso, desde su madriguera peruniana, Rosales es la cizaña que más puñalea al clan adecopéyico y sus adverdedisos parasóficos (disculpen tanta redundancia irónica).

Pero como esos yerros son favorables a la Revolución, Chávez debe condecorar a Rosales: Porque nadie como el paraco pirosófico ha provocado la rabia y el hazmerreír en la escuálida micromilitancia blanquiverde. A algunos les da risa. Luego transforman la risa en repulsión y rabia. Es que -ahora se sabe- Rosales es la mano peluda que de un puñetazo noqueó técnicamente a la mesa de la unidad. Por eso la trifulca opositora en la gallera de los Salas Rômer -en Valencia- también merece una condecoración del enemigo. Y si el enemigo de la Opusición es Chávez, la condecoración le vendría de perlas a Rosales y su séquito.
Porque hay séquito:

1-. Los de la pandilla mediática merecen un televisor donde sólo pasen programas violentos (como la trifulca valenciana y Bush hablando con Dios para que Israel masacre a Palestina). Eso los haría lúdicamente optimistas.

2-. Ramos Allup merece una jaula, para que encierre sus cuervos...

3-. A Álvarez Paz y Eduardo Fernández yo les daría una caja de gûisqui con agua de babandí, pues la eterna pea les achicharró las neuronas.

4-. A Teodoro hay que premiarlo con el manual "Mampuesto Naranjita" que le aclare lo de la "revolución naranja" (así recordará que fue él quien le jodió las prestaciones sociales al proletariado venezolano).

5-. Pablo Medina debe acudir a la Misión Milagro, pues las bolsas escurridas de sus ojos demuestran que alucina porque piensa con los párpados.

6-. Pompeyo (Pomplagio Márquez), Miquilena (maquila ajena), Carlos Andresesino, Sofía Mimbre, Marta Calumnina y otros ejemplares de Jurasic Park, recibirían jubilosos un curso con el ventrílocuo que enseñó a hablar a Lusinchi. Dicho ventrílocuo enseñó a declamar la Odisea a los golpistas 2002, Carlos Fernández, Ortega y Pollo Ronco (Monseñor Porras).

7-. A los "nuevos rostros" parapatéticos: Leopollo López, Bodrio Borges y Paraquiles Radonski, recomiendo al Presidente condecorarlos con un taller intensivo de lucha libre y boxeo electoral, pues las agallas paraqueras de estos viejochamos los tiene al borde del ring (ya el pentágono los contrató y los tiene entrenando en la gallera Salas Rômer).

8-. Por ahora sugiero que la Condecoración se denomine Narco-Uribe82, pues el narcoparaco que rige la Casa de Narquiño (en Bogotá) es -con Bush- el ideólogo más admirado de la Opusición. Y digo Opusición porque a la paraoposición la protege y bendice el opusdei internacional. Ah, por cierto, también hay que condecorar y premiar a los prelados de la CEV, pues su ataque a la Revolución Bolivariana tiene vacíos los templos; ¿será por eso que algunas iglesias se han convertido en casa de partido...? Obvio y sin comentarios.

Del resto de la banda paraopositora no hablemos, porque tanta equivocación y desfachatez juntas da arrechelástima...


amablefernandezs@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2444 veces.



Amable Fernández

Escritor surmerideño.

 amablefernandezs@gmail.com

Visite el perfil de Amable Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: