La formidable opinión bien razonada del profesor Hérnandez Arvelo

Ignoro si el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, i los hombres más prominentes que conforman su gobierno, leen esta estupenda página de APORREA i las constantes preocupaciones de los venezolanos que escriben i luchan por el proceso revolucionario bolivariano, con toda sinceridad i vocación de servir a la patria. En APORREA, están personas que, pendientes de la realidad nacional i las conspiraciones, trácalas e insultos de una mafia opositora, mediocre intelectualmente, pero poderosa en dinero i en apoyo foráneo de un maldito imperio de bucaneros neoliberales, expresan sus verdades con lenguaje llano, con vocabulario de pueblo i con valentía increíble; otros, nos vamos más a lo intelectual i literario o histórico en las exposiciones i, en el caso del profesor Miguel Ángel Hernández Arvelo, se suma a todas estas condiciones, la visión profunda de la realidad, como sociólogo que es. La Sociología nos muestra la sociedad tal como es, pero enseguida se pasa a la Filosofía Social, la sociedad como debería ser. Los venezolanos nunca le hemos prestado mucha atención a la Sociología i a los sociólogos, cuando deberían ser fundamentales para conocer bien al pueblo, a sus necesidades i a sus frecuentes atropellos de los poderosos.

De su formidable opinión en el artículo EL REFERÉNDUM, LA IMPUNIDAD Y LAS CONCESIONES DEL GOBIERNO, publicado hoi viernes 18, comparto todos sus planteamientos (excepto el término latino que debe abandonarse i decirse, referendo), pero quiero agregar algunas cosas más. Hernández muestra perfectamente, cuanta debilidad tiene este proceso que no ha sabido aprovechar las oportunidades de buscar soluciones definitivas, a una guerra mediática i con cañones de dinero para desvirtuar todo, acaso recordando el dicho de un conquistador –que no un libertador como el nuestro Napoleón Bonaparte, quien expresó “que las guerras se ganan con tres cosas: dinero, dinero y más dinero” i los saqueadores o ladrones de antaño lo saben, por lo cual le han vendido el alma al diablo como comúnmente se dice. Empero, ya que menciono al diablo, una entidad que no existe ni ha existido nunca, sino como el mejor colaborador (inventado) que ha tenido la iglesia católica para sus negocios, desde la venta de indulgencias hasta los otros reclamos de riquezas posteriores a las que le dio el emperador Constantino (pues siempre ha estado de parte de los emperadores i poderosos del dinero i nunca del pueblo; lean EL DOGMA DE CRISTO de Eric Fromm) i el lavado de cerebros que ha realizado por siglos. Bernard Shaw decía que, si Platón fue el dramaturgo que inventó a Sócrates, los cuatro evangelistas han sido los dramaturgos que inventaron a Cristo. Aunque respeto las ideas o las inclinaciones de los demás, por aquello que decía José Ingenieros: “el respeto a los ideales ajenos es virtud suprema de los que piensan”, estoi convencido hace ya más de cuarenta años, cuando comencé a estudiar Filosofía, de lo asentado por el filósofo que marcó con su obra el siglo XX, Bertrand Russell, quien afirmaba que, “todas las religiones son falsas i nocivas”. Estoi de frente con la revolución pacífica bolivariana i con el presidente Chávez, nadie lo puede negar, pero disiento de él, cuando lo veo enajenado por la religión i blandiendo un cristo en la mano, pese a todo el daño que hace al país, la religión, aunque no se haya puesto a analizar esta realidad; sin embargo ha visto como actúan los altos jerarcas de la iglesia, especialmente energúmenos fascistas como Velasco, Castillo Lara, Porras o Lücker, que solapadamente tienen el apoyo papal, como la mafia opositora lo tienen descaradamente, del terrorista Bush.

Una vez más, la actitud del gobierno i de muchas medianías que están en él, recuerdan a la Comuna de París. Se conforman con aparecer refutando, mostrando seguridades de triunfos venideros, alardeando de verdaderos demócratas, etc., pero muchas veces demostrando torpezas, ineficiencias, incapacidades, incumplimientos, como sucedió con el Comando Ayacucho, que no solamente no pudo recabar firmas para revocar a los más connotados opositores en la AN, sino que se dejaron llevar al referendo con trampas, fraudes i un lamentable triunfalismo. El gobierno sigue mostrando concesiones indebidas; no solamente se debe pedir o imponer la salida del país de ese mercenario de Human Rights Watch, sino el retiro de la OEA i de la Comisión del Centro Carter, por haber violado acuerdos i mostrado parcialidad, sino todos esos increíbles perdones o desentendidos, queriendo demostrar magnanimidad, educación i democracia. Convengo que no se puede proceder con la arrogancia, desfachatez i agresividad del emperador Bush, pero tampoco se puede permitir que los enemigos de la democracia, la paz i la justicia, tengan todas las libertades para conspirar i querer destruir el proceso revolucionario, por la violencia o el golpe de Estado. Póngale cuidado a las opiniones valiosas, como las de este sociólogo, Hernández Arvelo, un revolucionario de verdad que no cree en “pájaros preñados”. Atención a otro gran fraude; desechemos el triunfalismo casi infantil.¡Vamos jugando a Rosalinda!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2847 veces.



Roberto Jimenez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a8608.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO