Los partidos oposicionistas

En lo que se refiere a los partidos de oposición, su base económico-social, hablando con propiedad, es de naturaleza doble. Por un lado, viven de los recursos que obtienen de las gobernaciones y alcaldías donde roban y desgobiernan; y del otro, por los dólares y apoyo del Departamento de Estado yanqui, Con lo que se someten a sus órdenes, y en este aspecto todo oposicionista es un cipayo subordinado del imperialismo. Y además, los distintos personeros de estos mini-partidos políticos, abrevan de las mismas fuentes que los cínicos medios de comunicación de la burguesía, difusores y manipuladores de noticias.  

La asociación de estos grupúsculos políticos como limones exprimidos, no se molestan en crear en sus cabezas un fondo de ideas, ellos son materialistas, no idealistas. 

Cada uno de estos grupúsculos que sobreviven se mantienen por la fuerza de la inercia y los dólares yanquis y no por el vigor de sus ideas. La única organización de estas características que puede decirse, tuvo un pasado de concentración de masas más serio, fue Acción Democrática; hasta la fecha se demuestran incapaces de revisar valientemente su política “social imperialista”, apátrida, corrupta y excluyente, al servicio de la oligarquía criolla, lo cual fue una de las razones principales del colapso de su “democracia social representativa”. Los restantes grupúsculos son todavía menos capaces de ejercer la crítica y la autocrítica. Toda esa empresa está imbuida de un espíritu de diletantismo senil. Por lo que, el pueblo al sentirse burlado, les volvió la espalda y cayeron en el desaliento, la apatía, la indiferencia y el olvido. Esto precisamente es lo que garantiza el triunfo de la Revolución Bolivariana y el Proyecto Socialista. Estos partiduchos oposicionistas, son los que ahora están predicando la división de Venezuela en pequeñas republiquitas, y demuestran con este hecho que son unos apátridas y agentes del imperialismo. 

Es muy dudoso que la “unificación” de estos grupos oposicionistas signifique algún peligro para el Proyecto Revolucionario, que es el movimiento nacional del socialismo. Pero tampoco creemos que les haga un gran favor a los imperialistas, porque junta en el mismo saco la estupidez, la hibridez y la inconsistencia de todas las variedades y matices del fascismo burgués, es decir, de la tendencia que está en contradicción más aguda con el espíritu nacionalista de los venezolanos. Como todas las “unificaciones” mecánicas de estos grupúsculos, esta será una fuente de nuevos conflictos y rupturas internas y se hará pedazos en cuanto llegue el momento de la acción. 

Pero en cualquier caso, sólo los que adoran servilmente el éxito pueden pensar que la eficacia es admirable sin tener en cuenta lo que se hace. No haremos aquí una evaluación detallada del folleto de estos personajes porque para ello tendríamos que comentar cada página y cada línea. Tienen la obligación de encarar inmediatamente una revisión radical de su bagaje político, de comparar sus híbridas peroratas con declaraciones claras y precisas, sólo de esta manera lograrán salir de estas contradicciones. 

Con el triunfo del SÍ, obtenido en el referendo para enmendar la Constitución Bolivariana, aspiramos, que no haya entre los venezolan@s más diferencia que la de la edad y del sexo. Ya que todos tenemos las mismas necesidades y las mismas facultades, pues que haya para nosotros una sola educación, un solo sistema de salud, una eficiente política de alimentación y un sistema de vivienda para cobijarnos y abrigarnos humanamente. Nosotros los socialistas nos conformamos con un mismo sol y un mismo aire para todos. El fin de los socialistas es defender y acelerar la marcha de la Revolución, atacada frecuentemente por el imperialismo, y aumentar, con el concurso de todos, los disfrutos comunes. 

Los acontecimientos políticos que se ciernen sobre nuestra Patria no dejaran en pie ninguna de estas organizaciones políticas que se sobreviven. Sólo el socialismo mira con confianza el futuro. Es el objetivo más importante de nuestro devenir. Sostenemos una gran causa en un combate heroico en el cual la honorabilidad de los combatientes y la presunción del derecho son iguales. Tenemos la obligación de recuperar a los dos millones de compatriotas que en las recientes elecciones del 15F, que votaron por la oligarquía, ir a su encuentro y explicarles los beneficios que para todos nos proporcionará el socialismo. 

La desvergüenza no justifica la ignorancia. Y la ignorancia no es una herramienta de la Revolución Bolivariana. 

Salud Camaradas.

Hasta la Victoria Siempre.

Patria, Socialismo o Muerte.

¡Venceremos!

manueltaibo@cantv.net


                                                                                                                        


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2586 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a73977.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO