Trincheras de Ideas

La victoria del Sí: la verdad triunfó sobre la mentira

Finalmente culminó la campaña electoral relámpago a favor del SI impulsada por el presidente Hugo Chávez, por el PSUV y las fuerzas revolucionarias aliadas (PCV, PPT, UPV, MEP, Gente Joven) y las organizaciones sociales y de masas creadas por la revolución para introducirle la primera enmienda a la Constitución Bolivariana de 1999.

Dos meses y medio bastaron para culminar una exitosa jornada de masas en pos de refrendar con el voto popular la enmienda constitucional, propuesta estratégica que buscaba ampliar el marco de los derechos políticos de como en efecto ocurrió. En ese lapso, relativamente breve si se toma en cuenta que la campaña para las elecciones regionales se llevó, en sus diferentes fases, ocho meses o más, el campo de la revolución, el movimiento bolivariano y socialista desarrollaron una campaña intensiva de multiformes fases y con una participación popular tan notable de un abanico de actores, desde el despliegue de las bases del PSUV y los partidos aliados hasta la participación de miles de miembros de las misiones y movimientos sociales y populares.

EL CONTUNDENTE DESPLIEGUE DE FUERZAS DE LA REVOLUCIÓN

Fue tan formidable y arrollador el despliegue de aquellas fuerzas, liderizadas, sin dudas, por el comandante Chávez y el liderazgo revolucionario del Comando Simón Bolívar, que las mismas llegaron a ese pueblo casa por casa, boca/oreja a millones de venezolanos en sus comunidades, en sus centros de trabajo o de estudio, en los campos o comunidades pesqueras, indígenas, a los conductores en los semáforos, a través de los medios alternativos y comunitarios. El toque popular de la campaña fue rotundo y quizás con elementos nuevos, no ensayados o puestos en práctica en campañas anteriores. Si para la reforma constitucional se hubiese aplicado las tácticas de masas de esta campaña y la artillería de propaganda educativa, probablemente no se hubiese perdido, porque, además de lo señalado, la campaña por el SI tuvo un componente político/ideológico, de conciencia que blindó a millones de venezolanos de la brutal campaña de mentiras que desarrolló la propaganda fascistoide, que no agarraron desprevenido al pueblo como ocurrió cuando la reforma, que además no tuvo la respuesta contundente de nuestra parte. Esta vez no funcionó la guerra sicológica, la guerra sucia de Ravell y Globoterror, El Nazional, El Universal, Un Viejo País, la cadena radial Unión Radio, El Carabobeño, Correo del Caroní y muchos medios regionales.

En esta ocasión el campo revolucionario supo responder publicitaria y propagandísticamente, inteligentemente, la andanada de mentiras que desde los Estados Unidos, España y Bogotá prepararon los laboratorios de guerra sucia del imperio, baste leer las intervenciones de los rufianes intervencionistas norteamericanos recogidas en las minutas de la reunión donde se acordó el llamado Pacto de Puerto Rico, en enero pasado, donde se elaboró lo fundamental de la campaña contra el pueblo y la propuesta de la enmienda que acaba de ser derrotada, porque esta es, también, una derrota para Barack Obama, porque su naciente gobierno autorizó la conspiración y ejecución del plan contra la enmienda, montada por el gobierno de Bush, incluso con torpes e innecesarias alusiones al presidente Chávez por parte del presidente norteamericano, del jefe de la CIA y de las mentiras de reconocidos periódicos norteamericanos.

Con un porcentaje del 10%, lo que significa la ventaja de un millón cien mil votos, el SI de la revolución se impuso sobre el heterogéneo NO de la confusa derecha y la contrarrevolución. Ese porcentaje de diferencia, un nada irrelevante millón cien mil votos de ventaja, tiene alcances tan vastos en el área política y social, tanto en Venezuela como en América Latina y el Caribe, incluso en otros continentes, que realmente se pierde de vista por sus alcances para los movimientos sociales y populares y para la izquierda del continente y muy pronto se recogerán sus frutos.

LA DERROTA DEL NO TIENE EFECTOS CATASTRÓFICOS

Igualmente la derrota del NO tiene efectos catastróficos para las clases económicamente dominantes, para la oligarquía o burguesía vende patria, para la siempre confusa y manipulable pequeña burguesía o clase media, disociada y sicótica, miope, que no ve o reconoce los beneficios que le ha dado la revolución; los sectores imperiales norteamericanos que prácticamente dirigieron la lucha opositora contra Chávez y la propuesta de la enmienda a través de la Operación Jaque al Rey, orquestada por el Comando Sur, la red de inteligencia norteamericana y el Departamento de Estado. Está más que claro y evidente que esos sectores representan el pasado de ignominia, de entrega de la soberanía y las riquezas del país a las burguesías extranjeras comenzando por la norteamericana.

La campaña difamatoria, de mentiras, de manipulación ideológica de la derecha a nivel propagandístico contra la enmienda y el presidente fue brutal, avasallante tanto en los medios radioeléctricos como en la prensa escrita. Mientras que la opción del SI tuvo una esmirriada cobertura del 22% en la TVe privada, en las emisoras de radio o en la prensa impresa, la opción del NO tuvo un inmoral 88% en opinión, entrevistas, análisis, reportajes, todas, absolutamente todas, cargadas de mentiras y dirigidas contra las mayorías, llenas de un profundo y absoluto odio hacia Chávez y el proceso revolucionario, racistas, de un profundo desprecio hacia los adultos mayores y las mujeres. El cinismo de Julio Borges, el grupo Primero Justicia y otros factores de la derecha acusando al PSUV y al gobierno de una campaña ventajista, no es más que un burdo fariseísmo con el cual pretenden justificar u ocultar su derrota, su golpista plan B denominado Jaque al Rey, nacido del Pacto de Puerto Rico y derrotado rotundamente por el pueblo el 15 de febrero.

Hay que señalar de manera clara, enfática, firme que el domingo 15 de febrero fue derrotado el fascismo de los medios de comunicación, el liderucho Alberto Ravell, primer promotor de la conspiración y su partido el canal 33, el bobolongo Otero, su periódico palangrista, y su grupúsculo conspirador el 2D, el golpista Petkoff y su pasquín Tal Cual; fue derrotada la cúpula ultraderechista de la Iglesia Católica, el cardenal Urosa y la caterva de monseñores reaccionarios, enemigos del pueblo, de la patria y de Cristo. Es una derrota para la constelación de grupúsculos, individualidades políticas, los cascarones vacíos de AD, COPEI, UNT, Primero Justicia, BR, etc., etc., etc. Fueron derrotados los manipulados y piromaníacos burguesitos facistoides de las universidades privadas o semi privadas como la UCAB, Simón Bolívar, Santa María, Metropolitana, UCV, que pretendieron destruir Caracas, incendiaron una parte del Guaraira Repano, trancaron avenidas, lanzaron bombas molotov y formaron guarimbas incendiarias. Fue derrotado el gobernador fascista del estado Táchira, quien con sus bandas de pseudos estudiantes de la Universidad del Táchira y grupos de sicarios paramilitares colombianos de las ‘águilas negras’, atacaron la sede la UBV, de transportes de alimentos de Pdval, agredieron a diputados chavistas y su familia, y pretenden crear una matriz de opinión separatista y de desconocer el gobierno nacional.

EL REMATE POLÍTICO

La actitud asumida por los líderes de la derecha con relación al triunfo del presidente Chávez, de la victoria del SI, ha sido extremadamente cautelosa; ciertamente algunos la reconocieron pero a regañadientes, ninguno ha tenido la hidalguía de felicitar al vencedor –en este caso el Bloque del SI, el Comando Simón Bolívar o el presidente Chávez–, aun cuando los sectores más extremistas, los grupos violentos tuvieron que replegarse porque si bien sabían que el SI iba a ganar no esperaban una diferencia de más de un millón de votos, por eso se les cayó la estrategia incendiaria y terrorista que se expresó en la consigna: “El 15 a las 15”, que divulgaron por diversos medios el día de las elecciones. A las 3 de la tarde –las 15 horas – era la hora O para lanzar sus bandas armadas, a sus sicarios y paramilitares colombianos, a sus grupitos de estudiantes burgueses, aunque la seguridad del Estado los tenía pillados, ya el propio presidente se los había advertido, cuando informó del descubrimiento y desarticulación de un nuevo complot golpista. De manera que los grupos violentos, terroristas sólo se han replegado, pero su aparataje organizativo de agresión y destrucción permanece intacto.

Esta gran victoria del pueblo, el clamoroso triunfo del SI y el fortalecimiento de la revolución bolivariana no sólo debe expresarse en los números de los votos, es que hay que desmontar el aparato golpista que sigue activado y a la espera de una nueva oportunidad. En este momento la derecha en toda su fauna y matices está desmoralizada, con una profunda depresión, la auto estima por el suelo y un panorama futuro lóbrego, de dispersión y fractura de lo poco que habían lo grado unir. Por otra parte el financiamiento norteamericano a los partidos, grupos derechistas a través de las distintas mamparas de la CIA al parecer está en revisión, por los magros resultados que la lucha para enfrentar al gobierno, ha arrojado en el último año y la derrota del NO.

Pero es necesario hacer justicia, que no siga reinando la impunidad y aquellos que cometen delitos como Goicochea que en varias oportunidades ha llamado a incendiar Caracas, hecho ejecutado por pseudo estudiantes de la Universidad Metropolitana que destruyeron 2 hectárea del parque Guaraira Repano y todo está públicamente registrado. ¿No descubrió la Asamblea Nacional un vasto plan golpista encabezado por Ravel, Otero y el 2D, unos militares? ¿Qué pasó que ni la Asamblea Nacional ni la Fiscalía han actuado y han dejado enfriar un hecho tan grave? ¿No fue un hecho evidente el viaje a Puerto Rico de un grupo de opositores, convocados por Alberto Federico Ravel y el encargado de negocios de la Embajada Norteamericana, donde por varios días estuvieron presentes los secretarios generales de 3 partidos junto a altos funcionarios de los servicios de inteligencia y de la marina norteamericana, para discutir un vasto plan subversivo? ¿Eso no se tipifica como traición a la patria?

Estamos totalmente de acuerdo con el presidente cuando en la memorable noche del 15 de febrero, desde el balcón del pueblo, llamó a luchar contra lacras como la corrupción administrativa, la burocracia; llamó al combate a fondo contra la delincuencia, fortalecida con la presencia de los grupos delincuenciales y paramilitares colombianos. Pero si no hay un cambio de actitud con relación a la debilidad manifiesta que se evidencia contra la impunidad y exigir se aplique la justicia. Sin dudas que a nivel de la justicia hay que aplicar las 3 erres, no se puede permitir que se conspire de manera ostensible, que las bandas armadas, por ejemplo, que dirige el gobernador del Táchira, actúen impunemente y agredan al pueblo y no hay castigo, ni siquiera un preso; de seguir así, sin justicia, de nada van a servir los triunfos electorales, el pueblo y los revolucionarios se van a desmoralizar al ver que las minorías disociadas y extremistas golpean y golpean a los revolucionarios, los agraden, asesinan y para ellos, los golpistas, no hay ley y siempre son los revolucionarios los que ponen la otea mejilla.

humbertocaracola@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1849 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas