En respuesta a Adriana

¡Enmiéndala por Amor!

Queridos compatriotas. Sorprendido por la "terrible" interpretación que sobre el AMOR tiene una de las personas que mas se oponen "a brazo partido" y a tiempo completo, en foros, en conferencias, en programas de radio a todo lo que signifique un acercamiento al pueblo, un interesarse por las necesidades de la población, y por todo lo que huela a Chávez, y que expresó en un e-mail (que me imagino se lo ha enviado a muchos manitas blancas y rectores, y jerarcas de la CEV) titulado "SI, ...Por amor?",  es que me he visto en la obligación de responderle por esta vía (sin ser un experto en cosas del amor, pero poseedor de un corazón enorme como para AMAR sin reservas, pero con responsabilidad, y sin miedo) y alertar al, pueblo Chavista que si ama y que no tiene ideas tan repugnantes, como la  la que tiene Adriana (opositora de la red) y su forma tan extraña de ver el AMOR QUE EL PUEBLO SIENTE POR nuestro presidente. Pero, permítanme mostrarles lo que la disociadísima Adriana  piensa sobre el amar y lo desastroso y trágico que sería ser pueblo en manos de tales seres humanos (sin alma. En este caso, bella sin alma), y que una persona de esta enredada calidad humana  (producto, sin duda, del odio visceral hacia un ser humano, mortal, merecedor de mas mínimo respeto, como nuestro presidente) y esta distorsionada mente nos gobierne algún día.  Vean ustedes, por amor a Dios:                                                                                                                                                       
“De entre las 10 razones para votar por el "SI" a la "enmienda, que muestra un panfleto que me facilitó una amiga, 9 tienen que ver con amar a Chávez, o con que Chávez lo ame a uno.De los "amores" con gobernantes, a los pueblos sólo le quedan experiencias perniciosas. Caudillos, tiranos, dictadores, todos en algún momento fueron "amados" por un pueblo.
Los pueblos no deben "amar" a sus gobernantes, porque cuando lo hacen, se ciegan (como todos los enamorados) y dejan de exigir lo mínimo que deben exigir a un gobernante. Los gobernantes sí pueden estar enamorados de su pueblo. Y deben demostrarlo, eso sí, con obras, no sólo con discursos. Igual que debe hacerlo un buen marido/esposa o novio(a). Pero si no aman a su pueblo, tampoco es grave, siempre que le sepan servir.

Es lamentable que en un país joven, del Siglo XXI, al menos una parte de la población se deje "enganchar" por el argumento tan populista del "amor" prodigado a masas. Bajo ese esquema mental, es muy difícil comprender el tema de que a NADIE, ni tan siquiera al popular Chávez, se le debe permitir ser candidato para el mismo cargo, en repetidas ocasiones, siendo ocupante de ese cargo, más cuando ello posibilita abusos electorales, como evidentemente ocurre en Venezuela.
La parte de la población que está convencida de que Chávez la ama, no imagina nada malo o dañino viniendo de él. Y por supuesto, aún cuando les exploten en la cara las evidencias (PDVSA llena de afiches de Chávez, caravanas de autobuses pagados con dinero del Estado para mítines del candidato-presidente, el Metro con un gingle del "SI" de fondo musical, el Presidente, lista en mano, averiguando públicamente quien fue o no a votar en ésta o aquella contienda electoral y que es a su vez beneficiario de una ayuda gubernamental, amedrentando a esas personas, "como quien no quiere" y una larga lista de etcs).

Pido a Dios que el pueblo, mayoritariamente, sepa distinguir entre a quienes debe amar y a quienes debe exigir, aún cuando les tenga admiración. Si lo entiende, no perderemos la garantía que nos supimos dar en 1999, de la alternabilidad en el poder.”

Es divertido observar como, en realidad, el Presidente Chávez los tiene locos. Esta fémina (¿amará?)confunde repulsivamente el amor romántico (entre dos parejas) con el amor que existe entre dos seres humanos afines(que no necesariamente son parejas), y, conscientemente sugiere que cuando se ama NO SE EXIGE (será en su casa y su caso), NO EXISTE COMPROMISO, NO HAY RESPETO MÍNIMO POR EL SER AMADO, SINO QUE SE LE IMPONE Y SE LE MANIPULA. ¡Que manera tan cochina de ver a quien se ama, y verse a ella misma, quien ama! En el caso del amor que un pueblo exterioriza por sus gobernantes, querida amiga disociada, el amor se dirige hacia los principios que han fundamentado el trabajo y han guiado el esfuerzo de esos gobernantes y es la reafirmación de que las creencias por las cuales se ha luchado han tenido su recompensa. Se diferencia radicalmente este sentimiento, del amor incondicional-romántico- sexual. sin principios, con poca pasión que usted ve en su casa. No deje que su odio hacia Chávez le haga divagar en el lodo ese en el cual ha querido meter el amor que el pueblo siente por su Presidente. Por todos estos detalles tan escondidos en los corazones y por estos sentimientos tan negros es que debemos decir SI a la enmienda. Y debemos decir que nuestro amor hacia nuestro presidente tiene principios y es exigente, precisamente por ser amor. La admiración y el enamoramiento del pueblo por Chávez nació en el 92, y luego por su honestidad a toda prueba se transformó en amor conciente (no ese ciego que usted siente y que sienten por usted), y usted Adriana no lo matará con sus dislates.  Y, Adriana, mas que amor, lo nuestro es FRENESÍIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII.

Uh Ah Chávez SI va!

(*)Profesor
Miembro del COMITÉ POR EL SI
IUTE, Ejido. Mérida.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1694 veces.



Oswaldo Adelis Abarca(*)

Profesor de la Universidad Politécnica Territorial de Mérida

 oswaldoabarcam@gmail.com

Visite el perfil de Oswaldo Abarca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Abarca

Oswaldo Abarca

Más artículos de este autor


Notas relacionadas