Una campaña para gafos: ¡No es No!

 El  argumento  más inteligente que le hemos escuchado a la oposición para oponerse a la enmienda constitucional es: ¡NO es NO!  Con  esta  propuesta,  sin argumentos, sin contenido y con una estrategia  propia  de  una oposición dirigida por hombres de la estatura intelectual  de  Manuel  Rosales,  el  sector  político  de  la oposición se apresta a  participar  en  una  batalla que habrá de definir el rumbo político de la
 patria.

 Cuando el gobierno nacional se plantea salir de la trampa que armaron las  oligarquías  latinoamericanas ante la imposibilidad de seguir manteniendo  dictadores.  Trampa  que  consistió en impedir la reelección y evitar con ello  que  pudiera tomar cuerpo un proyecto político, económico, social  cultural  diferente  al  que  ellos  habían  venido  construyendo durante doscientos   años,   la  oposición  lo  enfrenta  con  una  campaña  para minusválidos mentales.

 Las  ofensas  mariconeadas de Ramos Allup  y los intentos de Julio Borges por  convertirse  en el defensor de las misiones, son una clara evidencia de  que  en  la oposición comienza a cundir el pánico; y hay que ver cuan torpe  puede resultar un descerebrado cuando está dominado por el miedo o la sensación de derrota.

 Esa torpeza los ha llevado a “diseñar” una campaña que en el mejor de los casos sólo podrá tener efecto en los bien llamados disociados; pues a ese sector  de  la oposición cualquier acción o campaña contra Chávez siempre le parecerá brillante, atractiva y ajustada a la realidad. El problema es que solamente con los disociados no puede obtenerse la victoria.

 Para alguien que no padezca de bobera congénita o cuyo cerebro funcione a “media máquina”, la tesis de que la aprobación de la enmienda significará  presidencia  vitalicia  para  Chávez, tiene que ser motivo de burla. Sólo los imbéciles pueden creer semejante argumentación.+

¿Qué  respuesta puede dar quien afirme esa estupidez, cuando le pregunten si  el  derecho a postularse como candidato es garantía de triunfo?  Allí mismo  se quedan sin argumentos y por lo general, sólo atinan a vociferar ¡NO es NO!

 Otro  de  los  “brillantes”  argumentos  de  la  oposición,  digno  de la nteligencia  de  Pablo   Pérez o John Goicochea, es el que afirma que la enmienda  coarta  el derecho a las nuevas generaciones a ocupar cargos de elección popular.

 ¿Será  que  la  aprobación  de  la  enmienda  les  impedirá lanzarse como candidatos?  o ¿será que necesitan que los contendores fuertes se retiren para tener algún chance?

 Nada,  absolutamente  nada  tiene  la  campaña de la oposición. No es No, porque  me  da  la gana; No es No, porque odio a Chávez; No es No; porque
 soy adeco.

La  opción  del  SI  viene  arrollando,  y no podía de ser de otra forma. Además de que tiene contenido y argumentación; que representa sueños y un  proyecto  y  que  tiene un líder que la impulsa; se enfrenta a una opción cuya campaña pareciera diseñada para gafos.

 
 Febrero 2008

arellanoa@pdvsa.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2504 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas