Propósito de enmienda

Lograron impedir que Bolívar siguiera siendo Presidente, lo expulsaron y lo pusieron camino de la muerte. El Libertador dijo entonces: “Si mi muerte contribuye a que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”. Pero se acabó la unión en manos de la oligarquía, madre del egoísmo, y el único partido que cesó fue el de la Patria Grande, el del pueblo y la Revolución.

Tardará mucho tiempo en nacer…

Ahora quieren hacer lo mismo con Chávez. Pero el pueblo sabe que tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace, otro hombre tan sencillo como la paloma y astuto como la serpiente, capaz de arrebatarle el poder a los oligarcas sin cortarles la cabeza, de cambiar la historia con verdades como pedradas que ponen la justicia donde no puede alcanzarla la codicia de los ricos, de aplacar a los dioses de la venganza popular, de hacer lo que es preciso para obtener lo necesario.

Hugo Chávez dignificó y desinfectó el ridículo cargo de Presidente de Venezuela y, siendo el mejor de nuestra historia, nos devolvió la dignidad y la soberanía nacional pisoteada por veinte generaciones de corruptos e incapaces.

No nos dejaremos…

No nos dejaremos quitar tan benéfico personaje en nombre de una “alternabilidad” de asesinos, la de las segundas presidencias de los asesinos vendepatria Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera, hoy carroñas agonizantes a quienes el Diablo tenga en su más ardiente e inmunda paila, junto a sus respectivos ministros, esbirros y adulantes.

Valor de Corazón

Que los sesudos abogados de la izquierda y la derecha debatan y se debatan en razonamientos constitucionales; que los lacayos pitiyanquis se laceren la lengua lamiendo suelas en Puerto Rico; que los estudiantes burgueses finjan que disimulan que se desentienden de las masacres de Irak, Palestina y Colombia, para protestar contra la Enmienda por su hipotético derecho a cargos públicos en una Venezuela que les queda grande y no los está esperando… Nada de eso importa, sino la parte que le toca al pueblo en este Proceso de cambios, al pueblo que –ojo- no es objeto sino sujeto de la Constitución y la Historia.

Propósito de Enmienda

La revolución bolivariana y socialista es como el fuego que si no se extiende se extingue, aunque nunca completamente porque la quemazón sigue y seguirá por dentro. No habrá chavismo sin Chávez ni post-chavismo indoloro, y muy equivocados andan quienes creen que detendrán con leyes lo que no pudieron detener con ametralladoras. No queremos democracia sin poder progresivo del pueblo, la revolución social siempre nos será urgente y necesaria.

¿Por qué no?

Otro eventual presidente chavista podría nombrar a Chávez su vice-Presidente Ejecutivo y luego renunciar para dejarle la Presidencia, o Chávez podría gobernar desde la sombra. Pero no se trata de lograr hechos sin Derecho, sino de la continuidad de un proyecto unido al liderazgo. No será el Imperio con sus lacayos quien decida quién puede postularse, quien gana y quien pierde elecciones. A la burguesía le reconocemos derecho a pataleo, no el de patear al pueblo. No lo olviden, que ustedes y nosotros nos jugamos la vida en eso.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1810 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor


Notas relacionadas