Plagio de otra victoria democrática

¿Quien ganó qué?

El venezolano y venezolana dio muestras una vez más de que en esta tierra bendita, si hay una de las más altas democracias en el hemisferio, gracias al pasado acto electoral, se evidenció que las diferencias ideológicas y políticas son evidentes y profundas, esto es diversidad y pluralismo (aunque unos digan que se quiere implantar un pensamiento único), las más variadas apreciaciones se plasmaron en el acto electoral; el que tenga ojos vea y muy bien.

Los partidos políticos, perdieron y ganaron gobernaciones, alcaldías y puestos legislativos, pero más allá de esto cabe preguntar ¿Quién gano qué? Todos se atribuyen la victoria para sí mismos, obviando el verdadero triunfador y protagonista de este proceso, el venezolano y venezolana que día a día ve, analiza y juzga gestiones, mientras los entes de poder se caen a golpes por plagiar la victoria, se están olvidando de lo que dicen estas elecciones.

No se pretende decir en estas breves letras que dicen; pero si se pretende revelar que como siempre después de votar, el ciudadano y ciudadana queda satisfecho y esperanzado por lo que hizo, pero ¿Qué hiciste ciudadano y ciudadana? Más allá de solo pulsar un ovalo en el tarjetón electoral, este declaró su sentencia a aquellos que lo hicieron bien o mal, voto a conciencia, no más la réplica de la generación boba…

Salvo a mi parecer algunas regiones, la revolución arrasó; (mucho cuidado porque esto es una arma de doble filo), fueron sustituidas administraciones ineficientes que trabajaron en contra de esta o en contra de las expectativas de la población. Pero la revolución también perdió espacios de poder (creo que todavía no se lo creen en la oposición) ¿Por qué la población dictaminó eso? La gente quiere si un cambio de rumbo de ideas, acabar con la estructura de la vieja política y marchar hacia una nueva ciudadanía pero esto es en lo abstracto en el terreno de la ideas, pero también quiere ver que el administrador del poder local sea consecuente con ese discurso lo concreto, las necesidades sentidas de la población.

Ya no es suficiente escuchar al gobernador, alcalde y legislador decir “la Venezuela bonita” o “vamos hacia el desarrollo integral de la ciudad” bla bla bla etc. El ciudadano y ciudadana ve y calla, pero no perdona, cuando ve un candidato adjudicándose ser humilde, diferente y querer responder los problemas de su localidad, y después éste en el poder no hace nada, por mucho Chávez que le levante la mano, el mismo será pateado como lo fue en esta oportunidad muchos, que creyeron equivocadamente que una camisa roja los blindaría de una derrota.

El venezolano y venezolana, si quiere el desarrollo integral de su patria, nadie niega la profunda democracia y libertad de expresión (salvo algunos disociados), pero este venezolano y venezolana lo que quiere es que el discurso vaya adherido a los hechos, quiere cambios pero que estos comiencen por la casa, cuando se luche por el consumismo pero ve a los lideres y sus familiares viviendo ostentosamente, ¿En qué carajo están pensando?

Al chavismo que arrasó en las regiones, no tienen excusa, tienen todas la de ganar haciendo una buena gestión ¿A quién atribuir la culpa si toda la región está representada por alcaldes legisladores y gobernador revolucionario? Tremendo reto tienen, el fracaso no es una opción, ya no tendrán excusa.

La lucha a la corrupción debe ser concreta, y no sea solo una frase que se lleva a la boca como oferta electoral, ni mucho menos como propaganda sucia, no puede quedarse en el aire las denuncias de corrupción del filosofo en el olvido, ¿o fueron pura propaganda sucia? Se deben auditar todas las gobernaciones y alcaldías para ver si hubo o no malversación de fondos sea quien sea, que la contraloría de la república actúe sin distingo de color, eso es lo que quiere el ciudadano y ciudadana.

A los líderes políticos, no pierdan el tiempo en que el otro reconozca la supremacía, todos están bajo el juicio del colectivo, por muchos medios de comunicación que usen, y muchas franelas que regalen, la gente evalúa por lo que ve todos los días por su calle, vereda, esquina. Esa vida virtual de medios se está acabando, el ciudadano y ciudadana está evolucionando y desarrollando su sentido político e histórico.

Así que no es una opción el intentar plagiar la victoria de los venezolanos y venezolanas. Los elegidos (mal autollamados vencedores) deben (si léase bien, deben) tener una administración desde, con y para el pueblo, no son vencedores son electos para administrar y hacerlo bien, el venezolano no eligió para formar bochinches, sino para resolver las necesidades del colectivo, así pues el que lo hizo mal, que se vaya a llorar al valle, y no echarle la culpa al fantasma, cuando no estuvo a la altura del colectivo.

Señores el vencedor y vencedora real siempre será el venezolano y venezolana que día a día se levanta para producir, crear y luchar por ser de Venezuela una región más y más bonita.

owernet@hotmail.com








Esta nota ha sido leída aproximadamente 1559 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas