El 23 de noviembre revolución dentro de la revolución, profundizando las tres R

Lanzo una reflexión al aire, a solo un día de realizarse las elecciones regionales y municipales, en donde elegiremos gobernadores, alcaldes y representantes legislativos a las asambleas regionales y a los dos cabildos metropolitanos. Estoy seguro, como muchos de los que seguimos de cerca este proceso revolucionario, como militantes o dirigentes del PSUV y convertidos en esta estratégica batalla contra el imperio y sus pitiyankis criollos; en patrullero o patrullera, jefe(a) de patrulla operativa o logística y por ende parte de los muchos comandos de campaña, en donde diseñamos la estrategia electoral con una avasallante convicción, la cual es, que para pulverizar al enemigo político de esta revolución en esta coyuntura histórica, tenemos que elevar el fervor patrio o la moral revolucionaria por un lado y por el otro afinar al máximo la maquinaria o el tino, es decir, la puntería como decía Alí Primera, pero con un timonel al frente, nuestro comandante Chávez, líder indiscutible de nuestra revolución.

Precisamente, en la convocatoria del pasado 18 de Noviembre en el Poliedro de Caracas, con todos los(as) jefes de patrullas, patrulleros(as) y testigos de mesas del Distrito Capital; el presidente del partido, entre otras líneas magistrales de combate para derrotar a la oposición en lo electoral, dirigió una línea fundamental, un lanzamiento en “rabo de cochino”, profundizar en la revisión, rectificación y reimpulso de la revolución, pero con un ingrediente adicional, la revolución dentro de la revolución, lo cual no es otra cosa, que hacer limpieza de la casa, como una manera de atacar al flagelo de la corrupción y a los resquicios de quinta columna, así como con la ineficiencia en el manejo de la gestión de gobierno. De esa manera lo entiendo, y en ese orden de ideas la estruendosa victoria popular de las elecciones regionales y municipales del 23N, no puede quedar en los anales de la historia como un hecho mas, sino como ejemplo vivo del debate de las dos concepciones del mundo, de ver la realidad, de un mundo capitalista depredador y basado en el egoísmo y el mundo de una sociedad socialista basado en el rescate del planeta, pero rescatando y exacerbando  también los valores esenciales de solidaridad que posee el hombre y mujer que lo habita, para su disfrute y consecución de la mayor suma de felicidad posible.

Para alcanzar ese estadium, de la mayor suma de felicidad posible, debemos acelerar el proceso de revolución de adentro hacia fuera, construyendo lo que se debe construir, un modelo societal alterno al existente pero que vaya sustituyéndolo con el pasar del tiempo, pero eso no se logra sin revolución dentro de la revolución y sin tomar los correctivos que al caso vengan.

Revolución dentro de la revolución debe ser nuestra consigna, pero mas que eso, también debe ser parte de lo cotidiano en los debates, en el seno del partido. Todo lo que distorsione la buena marcha de la revolución debe ser discutido y resuelto dentro, pero limpiando las entrañas de la organización, lo cual mantendrá sana la relación con el pueblo y las otras expresiones del poder popular y por ende la aceleración de los cambios que deben seguir ocurriendo para ahondar en la trasformación de la sociedad actual. Que se va a negar a morir, pero que tiene que morir. Para darle paso a una nueva sociedad, patria socialista para las generaciones presentes y futuras.


jptalavera@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1498 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas