Voto electrónico venezolano: una contribución a la estabilidad política

Desde el año 2002, Venezuela ha vivido un proceso de polarización política sin antecedentes. Diversos sectores de la oposición han propiciado salidas disímiles, desde el Golpe de Estado hasta la renuncia del presidente. Ante esta situación, la mayoría ha apostado por una salida electoral, acorde con la tradición y la historia política del país en los últimos 45 años, por ello, era urgente diseñar e implementar mecanismos que garantizaran la transparencia y la confiabilidad de los resultados electorales.

Es así como, a partir del año 2004, el país implementó el voto electrónico lo cual es toda una novedad para el mundo latinoamericano, donde sólo Brasil, Argentina y Paraguay, tienen experiencia en procesos similares.

Con esta nueva tecnología, el votante se dirige directamente a la máquina y apretando un punto en la pantalla, aplica directamente su voto, recibiendo un comprobante en el cual queda registrada su voluntad. Las ventajas técnicas residen en las nuevas plataformas para fortalecer cada uno de los pasos en el sistema de votación, los diferentes niveles de auditoria, seguridad en la transmisión de los datos, mecanismo satelital e inalámbrica, encriptación de la data y el sistema de autenticación del electorado a través de las maquinas captahuellas, lo cual impide la duplicidad del voto.


En agosto de 2004, Venezuela estrenó un referéndum presidencial, sin antecedentes en el país y en el mundo. Ese día, 14.037.900 venezolanos/as tenían derecho a votar y decidir si el Presidente Chávez se iba o se quedaba. Un 69.92% decidió participar, logrando con ello romper la barrera de la abstención por encima del 50 % que es casi estructural en América Latina y buena parte del mundo. Todo un record.

De ese universo de votantes, el 99.74 % de los votos fueron válidos, tan solo hubo un 0,2648% (25.994) no valido, lo cual echaba por tierra también, los temores de que muchos electores/as no sabrían usar las nuevas maquinas de votación y con ello perderían su voto.

En esa oportunidad, el NO que representaba al sector que apoyaba al presidente Chávez obtuvo el 59 % de los votos (5.800.629) y el SI, que representaba a la oposición, obtuvo el 41% (3.989.008).

Esta elección fue avalada por la OEA, el Centro Carter y cientos de observadores internacionales. Fue cuestionada por algunos sectores de la oposición, sin que hasta los momentos hayan presentado pruebas del mencionado fraude.

En el mes de octubre de 2008, Teodoro Petkoff, reconocido opositor y director del diario Tal Cual, declaró en una conferencia en la Universidad de Chicago1, que “Nosotros tenemos un sistema de votación automatizado, mucho mejor que el gringo", añadiendo posteriormente que "el fraude electrónico es un invento de la fantasía opositora"..


El año 2005, se dio la elección de Diputados a la Asamblea Nacional y en ella, tenían derecho a votar 13.933.494 electores/as, de los cuales un 25 % lo hicieron, contra todo pronóstico, que señalaban que la abstención en este proceso iba a ser la mayor de la historia. Pero no, el índice de abstención fue del 75. %, alto, pero no tanto como el 90 % anunciado por la oposición y que los llevó a retirarse de estos comicios en un ejercicio de suicidio político, que muchos de ellos lamentaron después, pues quedaron ausentes de los espacios parlamentarios.

A partir de este año, las postulaciones para los diversos cargos deben hacerse electrónicamente, con algunas excepciones previstas. Así, el 92 % de las mismas se hicieron vía Internet, con un porcentaje bajísimo de impugnaciones, donde los Infocentros jugaron un rol fundamental para hacer realidad esta iniciativa

En el año 2006 se realizaron las elecciones para escoger al Presidente, en el cual se presentó Hugo Chávez para la reelección y junto a él, 23 candidatos más. En este proceso la población electoral era de 15.654.729 votantes. La elección dio como ganador al Presidente Chávez con un 62.84% de los votos, mientras Manuel Rosales, su más cercano contendor, obtenía el 36, 9 % de los sufragios.2 Una vez más, el voto electrónico confirmó la tendencia las tendencias expresadas previamente en encuestas y sondeos.

En diciembre de 2007, Chávez solicitó la realización de un nuevo referéndum para aprobar algunas modificaciones en la Carta Magna. El resultado le fue adverso. Con la totalización del 94% de las actas transmitidas, la presidenta del CNE, rectora Tibisay Lucena, proclamó el resultado en el cual, por una diferencia que oscilaba entre 1-2% la reforma no fue aprobada. Por primera vez, el chavismo perdía una elección y allí estuvo el voto electrónico para refrendar la decisión popular.

2008: elección de gobernadores, alcaldes y diputados regionales

En esta oportunidad el Registro Electoral cerró con 16.294.251 electores. El 23 de Noviembre se elegirán en total 22 gobernadores, 328 alcaldes y 233 integrantes de los consejos legislativos estadales. De estos, 128 legisladores regionales serán electos en forma nominal, 97 por voto lista y 8 por la representación indígena.

Para este proceso, el rector del CNE Vicente Díaz aseguró, que en “Venezuela no es posible un fraude electrónico (…) eso está descartado, en Venezuela cada voto se cuenta”. Además de que en esta oportunidad el proceso será 100 % digitalizado, a diferencia de los otros, donde existía un % de manualidad, tal como lo señaló la directora del Poder Electoral Tibisay Lucena.

Fueron desplegados en todo el territorio nacional 1.500 puntos en las Ferias Electorales para informar sobre los comicios regionales y se espera distribuir 7.432.800 tarjetones electorales no válidos para que la gente aprenda a sufragar. El simulacro nacional de votación se efectuó el domingo 26 de octubre con una alta participación. Además, hay máquinas disponibles en centro comerciales y en los partidos que así lo hayan solicitados para enseñar a su militancia a votar. El CNE puso a disposición del público un sistema de información, en su sitio oficial en Internet www.cne.gob.ve, mediante el cual los electores podrán conocer todo sobre el proceso electoral.

Una manera de medir el impacto de esta tecnología es el dato, divulgado por el CNE, donde afirman, que, de acuerdo a una encuesta, para el año 1995 el 79% de los venezolanos/as consideraban que las elecciones no eran limpias, mientras que en el año 2005 las opiniones se invierten y el 64% del electorado cree y confía en el Poder Electoral, por cuanto la automatización del proceso electoral garantiza la seguridad del voto.

Más allá de todas estas consideraciones técnicas y electorales, está el hecho ineludible del impacto político que el uso del voto electrónico ha tenido en la sociedad venezolana, de cómo las tecnologías han contribuido a la normalización de una sociedad que estuvo altamente fragmentada por la polarización política. Sin el voto electrónico, este “país sería otro” como suele decir mucha gente en la calle. Atrás quedó la consigna de "acta mata a voto" que tantas veces se denunció y tantas veces se demostró, sin que pasara nada.

Podemos afirmar entonces que en Venezuela, la variable política ha sido un factor fundamental para potenciar el uso de las TIC, en especial Internet, y que el voto electrónico, como una herramienta de e-gobierno y de participación ciudadana, ha contribuido de manera decisiva a la estabilidad política que tanto necesitábamos y por la que tanto luchamos.


(mgonzalo@cantv.net)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2922 veces.



Morelis Gonzalo


Visite el perfil de Morelis Gonzalo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a67340.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO