¿Crisis Temprana en el PSUV?

Es posible que el título de esta nota no sea el más apropiado; sin embargo, observando un poco el desempeño del PSUV y algunas ausencias en eventos importante organizados en el país, intento una reflexión que deseo compartir con algunos lectores. Es importante destacar que tenemos un líder y ello constituye una gran fortaleza, porque ese líder es el alma, corazón y la herramienta básica para lograr la propuesta societaria incluida en el programa.

El PSUV es hoy un esfuerzo que se dio un programa y debería  estar actuando efectivamente como un partido político, en tanto toma y ejecuta decisiones en correspondencia con los lineamientos programáticos y considerando por supuesto la coyuntura política del momento.

Por su desempeño, el  PSUV ha estado cada vez más cerca del MVR y Chávez (con su inmensa capacidad de trabajo y liderazgo) no ha dejado de ser el gran animador electoral  y continúa asumiendo la responsabilidad por las decisiones que deberían ser producto de un colectivo que tiene la responsabilidad de conducir al PSUV. Esa gran capacidad de trabajo y creación que tiene Chávez es necesario cuidar y para ello es necesario contar con un partido. Chávez es líder fundamental, pero no debería ser el único decisor, motivador y activador

Müller Rojas, que es un cuadro de gran valor y otra de nuestras fortalezas, cada vez se hace menos visible y su función parace centrarse en coordinar algunas actividades de la organización. En mi opinión, es lamentable que esto suceda porque el “partido” desperdicia un recurso que está en condiciones de agregarle valor al liderazgo y la capacidad de Chávez. El “partido” es posible que se reúna y discuta, pero no tiene fuerza para hacerse sentir y reconocer que es muy importante ayudar a Chávez y parte de esa ayuda, pasa por  hacerle reconocer al líder fundamental, que necesita ser ayudado y el Partido debe proponerse ayudarlo.

La existencia de sus cuadros se limita  a ocupar  las sillas que se colocan para  los eventos políticos y protocolares. Si no fuera por su condición de candidatos y  de ministros que tienen algunos de los directivos del PSUV, no fueran muy visibles. El pensador es Chávez, el activador es Chávez, el mediador es Chávez, el estimulador es Chávez,  el decisor es Chávez, el que expone ideas en conferencias y encuentros políticos nacionales e internacionales es Chávez y para colmo; Chávez es el jefe administrativo de los directivos del PSUV. Si Chávez por su emoción, cansancio, angustia o  por su condición de humano comente un error (y lo ha cometido más de una vez); el partido y sus cuadros se ven distraídos o viendo para otro lado.

Los batallones están pareciéndose a las UBE. No se si el PSUV está haciendo contraloría y siguiendo el desempeño de los batallones y circunscripciones, pero tengo la impresión, producto de una referencia muy local, que los batallones están quedando para las consultas electorales internas y poco hacen para constituirse en una referencia organizativa y política en sus respectivos espacios. Esta aparente falla o debilidad, por supuesto no debe ser cargada a los voceros, voceras, comisionadas y comisionados que seguramente realizan un esfuerzo para desarrollar un trabajo, pero el partido ha tenido poco interés en ofrecerle a los integrantes de estas unidades operativas, las herramientas necesarias para desarrollar un trabajo organizativo y político en sus respectivos espacios y están quedando para cumplir una rutina de votar y asistir a los eventos electorales.

Acaba de finalizar un encuentro internacional con economistas para analizar la crisis que confronta el Capitalismo y se pudo notar la ausencia  del PSUV. La participación venezolana creo que se limitó a Chávez, Maduro y el Ministro de Planificación. Esta iniciándose el VIII Encuentro  de Intelectuales y Artistas para analizar las transiciones al Socialismo y en el acto de Instalación, visto en cadena nacional, se notó la ausencia del PSUV en un evento que debe ser muy importante. Estaba Chávez, Bohórquez, Farruco y el Ministro de Cultura que eran los organizadores. Es frecuente ver a Chávez con un libro en la mano y es muy difícil ver a un “cuadro” del PSUV en una intervención recomendando una lectura.

La nueva tensión o desencuentro con el PCV y el PPT es probable que no sea el mejor dato para argumentar lo planteado en esta nota-reflexión, pero es evidente, que si existiera y se reconociera al PSUV como un partido; el tono y los calificativos que utilizó el comandante y líder del proceso no hubiesen sido tan duros. En el pasado reciente les ofreció un carrito rojo para realizar las reuniones de las dos organizaciones y fue una injusta calificación y ahora; los términos utilizados para describir esta nueva tensión no son muy sonoros y agradables. En el peor de los casos, las “trompadas” de Chávez han podido tener lugar en una reunión y eso le daba más o menos normalidad.

Si mantenemos preferencias por los datos, es justo compartir la opinión que ofreció un vocero de estas organizaciones, cuando señaló que las traiciones duras y peligrosas para el proceso han venido de los “líderes” vinculados afectivamente al comandante y vinculados con el MVR y el PSUV. Los aliados del PCV y  PPT han estado ahí o pasándose para el PSUV.

 


evaristomarcano@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2912 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /actualidad/a65781.htmlCd0NV CAC = Y co = US