A Que Jugamos Camaradas

Héctor Mújica, quien escribió: "Los partidos políticos tradicionales en Venezuela están agonizantes, Chávez es su sepulturero. Este pueblo venezolano y adeco se volvió chavista porque se cansó de esperar y del engaño. No le dieron lo prometido, ni tampoco los dirigentes políticos hicieron lo ofrecido o lo que el país requería. Aquí tiene que haber un reacomodo de las fuerzas políticas, pero no será de inmediato. Tenemos Chávez para rato".

Cuando la revolución tomó el poder en Cuba también se registraron oposiciones y deslealtades al jefe máximo del proceso cubano desde las filas del Partido Socialista Popular (brazo legal del Partido Comunista Cubano) salieron Aníbal Escalante y un numeroso grupo de dirigentes entre los que se halla Ricardo Boffil, quien es uno de los FUNDADORES DEL MOVIMIENTO DISIDENTE EN CUBA junto a Gustavo y Sebastián Arcos Bergnes, Elizardo Sánchez Santacruz, a los que Fidel Llamó la "MICROFRACCIÖN" (Que vainas las de la historia que parece dar la razón a Nietzsche y su "Eterno Retorno).

Al lado y deslindándose de los tránsfugas hubo una gran cantidad de valiosos comunistas cubanos fieles a la revolución y a su Comandante en Jefe: Fidel Castro Ruz. Hombres de la talla de Francisco Calderío Martínez, mejor conocido como Blas Roca, "Después de la victoria, Blas Roca hizo una contribución trascendente a la unidad revolucionaria al ENTREGAR LAS RIENDAS DE LA YA VETERANA ORGANIZACIÓN POLÍTICA MARXISTA-LENINISTA A FIDEL. El análisis de aquella decisión fue reflejado por Carlos Rafael Rodríguez como sigue: "Los libros decían, las tesis de las conferencias internacionales del movimiento comunista proclamaban que el tránsito de la liberación nacional al socialismo solo podría lograrse bajo la dirección y hegemonía de un Partido de la clase obrera, con la ideología del marxismo leninismo. ERA POR ELLO MUY FÁCIL DEJARSE ARRASTRAR POR EL MECANICISMO SECTARIO Y DOGMÁTICO, Y NO ADVERTIR A TIEMPO QUE EL CAMINO HACIA EL SOCIALISMO HABÍA QUEDADO ABIERTO EN CUBA POR VÍAS EXCEPCIONALES Y QUE LAS DISPUTAS POR UNA HEGEMONÍA TEÓRICA RESULTARÍAN ANTIHISTÓRICAS Y ABSURDAS". (Revista Bohemia del miércoles 15 de octubre de 2008).

A que estamos jugando camaradas, ¿A la toma del poder? ¡Ya está tomado!

A los partidos revolucionarios no los destruye nadie, se destruyen solos a causa de la ceguera y desaciertos históricos de sus dirigentes. Hoy más que nunca se obligatorio sumarse incondicionalmente al Jefe de la Revolución Bolivariana y avanzar raudos en la construcción urgente del PODERR POPULAR y del socialismo. Lo demás es traición y mas nada.

rafaelurdanet@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1752 veces.



Rafael Urdaneta


Visite el perfil de Rafael Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: