Posible salida al conflicto Yukpa

De que conozco a Lusbi Portillo, y de haber sido cierto lo que por aquel entonces de la Cuarta República se decía, este presidente de la Sociedad Homo et Natura seguramente con unos cuantos kilos menos sería en estos momentos parte del Secretariado de las FARC. Y de ser cierto lo que ahora se dice, que es de la CIA, por lo menos ahora estuviera mucho más gordo dándole de coscorrones de los “cholitos” de Evo allá en Bolivia.

Pero, como todos los que lo conocen saben que eso no es más que una “piquiña” natural de los que se hayan en el poder, Lusbi continúa como siempre, dando de que hablar y en algunas ocasiones conquistando grandes batallas (como la paralización de la explotación de Carbón en la Sierra de Perijá) sin que por ningún lado se le haya visto cometer actos de pillaje o sacado provecho pecuniario alguno. A no ser que como algunos de nuestros “socialistas” acostumbre bien calladito a tener una que otra cuentecilla en dólares en el revolucionario y marxista United States.

Ayer precisamente lo vi junto con otras sesenta personas que igualmente preocupados nos dimos cita en la ciudad de Cabimas para enterarnos y comprometernos con lo que estaba ocurriendo con el reclamo Yukpa en el pie de monte de la Sierra de Perijá. En el auditórium de la extensión de Ingeniería de la Universidad del Zulia, por todo lo bajito, por cuanto hacíamos esfuerzos prácticamente ancestrales para lograr oír la lap top, que dicho sea de paso no era de Lusbi, ya que para el evento no se pudo contar con el sonido del espacio, y mucho menos del infaltable bife que acostumbran tener los “indigenistas” del gobierno a la hora de tratar los problemas del “indio”.

A diferencia del deshonroso y genocida pasado por lo menos hasta ahora la Guardia Nacional no ha sido empleada para asesinarlos. Aunque tampoco para realmente protegerlos, han sido dispuestos para custodiar el ganado y los bichitos que se encuentran en las haciendas que hoy han sido “recuperadas” y se hayan en justa reclamación. También para impedir que el importante y mediador desempeño de los ecologistas, estudiantes y medios de comunicación comprometidos con la verdad puedan asistir y velar por la transparencia y el correspondiente debido e imparcial proceso del reclamo.

Como en anteriores ocasiones al parecer se pretende en estos momentos bajo una óptica no-india resolver un problema indio. Con la misma visión occidentalista, ahora socialista, se pretende cambiarle la identidad y la cosmovisión de sus estructuras de vida. Es decir bajo los Consejos Comunales suplantarles sus ancestrales y naturales formas de organización y elección. Formas de organización para que rentablemente puedan vender “orgullosos” su artesanía, como ha propuesto la erudita Ministra del P.P. para los Pueblos Indígenas.

Ayudar sin entender y comprender las respetables y dignas particularidades de estos pueblos indígenas, sería lo mismo que condenarlos del mismo modo criminal que se hizo en el pasado. A pesar de los mejores propósitos y loables intenciones el problema es demasiado complejo para NO abordarlo desde el estudio multidisciplinario, sí es que realmente nos acompaña una verdadera motivación revolucionaria. Reinsistir en el desliz de creer que podremos resolver solo legalmente este problema, midiendo aquí y revisando papeles allá, a la larga estaríamos evidenciando no ser mejor que aquellos misioneros que por comodidad e incomprensión hace tiempo le cedimos el tratamiento de nuestros hermanos. Inhumanamente creyendo que éstos, para su plena desgracia, viven en un mundo y en un tiempo equivocado. Y, por eso de la hipócrita lástima judeocristiana, son considerados unos “buenos salvajes” o simpáticos fenómenos de nuestra tolerante, curiosa y reaccionaria visión occidental, confinándoles pues a vivir en reservaciones que nos permitan “maravillarnos” con sus excentricidades, como lo hicieron vergonzosamente los salvajes gobiernos del Norte.

Hoy en día a pesar de la buena voluntad del gobierno del presidente Chávez, los “indios” que aun mantienen el orgullo y la nobleza de su estirpe, aquellos que no se han permitido ser contaminados sacándole provecho económico desde la política a su espiritualidad y sus costumbres, sin camionetas 4X4 último modelos y sin millonarias “cooperativas” de contrabando de gasolina, están siendo peligrosamente amenazados incluso con perder su mortal existencia en este gobierno revolucionario.

Hoy en día es necesario y urgente que se les oiga, y sin hipocresía se vea en qué condiciones viven estos pueblos, pero hoy es más necesario que oiga de sus propios labios el testimonio sobre lo que opinan de los “ilustres” diputados a la Asamblea Nacional por los Pueblos Indígenas.

waldomunizaga@hotmai.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1958 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor


Notas relacionadas