A Cada Conspiración Le Sigue Un Perdón y A Cada Perdón Una Nueva Conspiración

Estas palabras del Libertador producto del diagnostico certero de las causas de la caída de la Primera República siguen asombrosamente vigentes en la Venezuela revolucionaria de la Quinta República.

Los operadores golpistas de la canalla imperialista, los lacayos criollos, sus medios y sus organizaciones políticas empujados por la agenda desestabilizadora y criminal de la embajada Estado Anídense, no van a cesar en su empeño de llevar a Venezuela a la violencia y el enfrentamiento fratricida.

Esta agenda se ve reforzada por la complaciente y blandengue justicia que ha dejado sin castigo a los responsables de los acontecimientos del 2.001 al 2.002. No es suficiente excusa la ineptitud de la Fiscalia General de La república al sustentar los expedientes de los involucrados en el golpe de estado. Porque pudieron ser acusados de mas de 20 delitos distintos a la aérea acusación de "golpistas" o "rebelión militar". Por ejemplo: Asociación para delinquir, forjamiento de documentos públicos, incitación a la violencia, usurpación de funciones, agavillamiento, asalto a dependencias publicas, asesinato en grado de complicidad, homicidio en grado de frustración, heridas graves, obstrucción de vías de comunicación, privación ilegitima de la libertad, secuestro, asedio y agresión a personal de embajadas acreditadas en el país, desacato, utilización ilegitima de armas de guerra, traición de lesa patria, violación a los derechos humanos, abuso de autoridad, secuestro de naves de utilidad publica, incitación a la violencia, destrucción de bienes públicos y un largo etc.

La democracia requiere, exige, obliga a la aplicación severa de la justicia y del orden jurídico o correrá el riesgo de convertirse en un régimen anárquico y de franco libertinaje, donde cada quien hará lo que le venga en gana, amparado en la lenidad la excesiva permisividad. La tolerancia excesiva convierte al régimen democrático en un aparato paralítico e imposible de gobernar.

Ante la nueva intentona desestabilizadora debemos responder con todo el peso de la ley. No solo a los conjurados militares sino a sus socios políticos y mediáticos, no hablo de "cerrar" canales, hablo de enjuiciar a los dueños, de demandarlos y hacerles la "vida de cuadritos" con la ley en la mano, lo mismo a los operadores del fascismo guarimbero disfrazado de estudiantes. Que respondan ante los tribunales por los desmanes que cometan. El gobierno tiene todo el tiempo del mundo y todos los recursos necesarios, que respondan una y otra vez por distintas acusaciones y distintos procesos judiciales, "LEGALES"; CON EL DEBIDO PROCESO Y EL DERECHO A LA DEFENSA, pero una y otra y otra vez por los distintos delitos que puedan cometer, que les cueste sangre, sudor y lagrimas librarse del "largo brazo de la justicia" de juicio en juicio, de tribunal en tribunal, de pena en pena y de multa en multa, de abogado en abogado las 24 horas del día todos los días.

--
Rafael S Urdaneta D
¡Solo El Pueblo Salva Al pueblo!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7360 veces.



Rafael Urdaneta


Visite el perfil de Rafael Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: