Las fallas de electricidad podrían tumbar a Chávez

Es impresionante lo que ocurre en Venezuela en este semi socialismo, semi democrático, donde el Estado todo poderoso tiene un profundo temor a perder el poder, entonces se dispone a dictar leyes como si el Presidente fuera un Faraón y nosotros sus súbditos, las 26 leyes son para ayudar al pueblo, ¿será verdad tanta belleza?, por ejemplo la nueva Fuerza Armada Nacional Bolivariana, cuando se le agrega un nuevo componente, la Milicia, este tendrá una completa subordinación al Presidente.

No es la institución castrense la que tomará control sobre el accionar de todos los componentes, como debe ser ¿Qué sucedería en un caso de conflicto entre una decisión dada por el Ministro de la Defensa y el Presidente de la República con su Milicia particular? La respuesta lógica es que no ocurriría ningún conflicto porque el Presidente es el Comandante en Jefe de la Fuerza Armada. Entonces lo que se buscó con esta ley decretada es mayor poder para el Presidente, control absoluto de la Fuerza Armada.

Es claro el juego de poder absoluto, tanto el de las armas como el de la Energía. Mientras tanto Chávez continúa sus viajes por el exterior, cuando no es a Argentina es a Rusia, o a Irán. Ahora precisamente está en África. ¿Podrá gobernar un país un Presidente que se la pasa viajando, realizando acuerdos de todo tipo con muchos gobiernos, la mayoría de ellos sin beneficios para la Nación?.

Hemos comentado que la infraestructura del país está destruida, las carreteras, avenidas, autopistas. El país se está cayendo a pedazos, mientras tanto el Presidente en su programa “Alo Presidente”, no habla de estas cosas vitales, de la destrucción de las vías a nivel Nacional, de la inseguridad y el caos a todos los niveles. Es más en su programa se dedicó a comentar del beneficio de las 26 leyes y amenazó con decretar 26 leyes más. Cuando el Presidente amenaza de esta manera a la oposición, está amenazando a todos los venezolanos, he visto mucho Chavista molesto con este paquete de leyes impuestas.

En una información de Sailú Urribarrí Núñez y Mariana Párraga del UNIVERSAL, “Tras definir como "un incidente grave desde el punto de vista operativo" el apagón que la tarde del lunes afectó de manera directa a nueve estados del país, el presidente de la Corporación Eléctrica Nacional, Hipólito Izquierdo, aseguró desde Puerto Ordaz que la falla fue producto de la dependencia exclusiva por parte del sector eléctrico de occidente del Sistema Interconectado Nacional. Además, Caracas estaba tomando ese día del sistema interconectado 1.000 megavatios, más del doble de lo que normalmente importa, debido a que una de las unidades de la planta Josefa Joaquina Sánchez (Tacoa) estaba fuera de servicio. Según Izquierdo, "no se cuenta con la generación necesaria para tener un equilibrio en el Sistema Interconectado que permita que a la hora en que ocurran fallas de este tipo se pueda cubrir la demanda desde otros puntos del país".

¿De que vale que la Electricidad de Venezuela esté en manos del Estado, si todo lo que administra y cae en sus manos lo colapsa y pone inoperativo.?

Cifras del Centro Nacional de Gestión del Sistema Eléctrico indican que entre enero y agosto de este año La Electricidad de Caracas elevó su energía requerida en 114,18 gigavatios/hora (10,9%). En el mismo lapso, la compañía eléctrica capitalina incrementó su generación neta de energía en 135,72 GWh (17,5%), pero el pico de demanda subió de 1.909 megavatios en enero a 2.103 megavatios en agosto, un alza de 10,1%. La demanda máxima requerida, que muestra los picos de demanda, ha aumentado prácticamente sin pausa este año, pero la capacidad instalada de las plantas dependientes de EDC sigue sin variación alguna. A las plantas eléctricas ni se les da mantenimiento, ni se amplía su capacidad tecnológica, simplemente porque es una política de Estado, la inacción, sin tecnología, donde lo que existe y sobrevive es la política y no el buen servicio.

El Estado no quiere invertir para la Nación pero si quiere regalar nuestros recursos de hidrocarburos a otros países. “Para el día del apagón, se registró una demanda pico de 2.114 megavatios en Gran Caracas según Opsis (Oficina de Operación de Sistemas Interconectados), número superior a los mayores picos registrados durante el año (2.091 MW el 28 de julio y 2.103 MW el 19 de agosto).

Entre enero y julio la demanda máxima de potencia se ubicó en 2.103 MW, alrededor de 480 MW por encima de los 1.620 MW que en conjunto aportan Tacoa y Oscar Augusto Machado (OAM) con todas sus plantas funcionando.

Por su parte, el vocero oriental de la Federación Eléctrica Nacional, Francisco Alarcón, exhortó a las autoridades a conformar mesas de trabajo, invertir recursos de manera inmediata y mantener las flotas de transporte para contar con una mejor capacidad de atención a las comunidades afectadas. “ Francisco Alarcón dio en el clavo, no hay inversión para mantener la flota de transporte, no existe una coordinación ni mantenimiento del Sistema eléctrico.

Las 26 leyes fueron decretadas, entre otros motivos para evitar un nuevo paro petrolero, como el que tuvimos en el 2002, para evitarle un caos a la Nación, pero ahora vemos con mayor insistencia las fallas de electricidad, tan graves como las de gasolina. ¿Cuál es la diferencia? Claro, la diferencia es que las fallas de electricidad son producidas por la inoperancia y negligencia del Estado, ¿acaso el Estado no tiene todo el dinero del mundo para el mantenimiento de su infraestructura eléctrica? Por eso pienso que estas graves fallas eléctricas podrían tumbar a Chávez, es un problema de falta de energía, coordinación, planificación, mantenimiento al Sistema Eléctrico, falta de estímulo al personal. Antes fue la gasolina ahora es la energía eléctrica. La inoperancia puede tumbar a Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3920 veces.



Sergio Delgado


Visite el perfil de Sergio Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sergio Delgado

Sergio Delgado

Más artículos de este autor