Proclama Política Amáwtica

El silencio llega a su final

 

 

El tiempo ha estado pasando inexorablemente por encima de nuestro dolor y las penurias que sobre nuestras espaldas hemos estado cargando durante décadas, centurias y milenios, sin preocuparnos que ese infortunio y esas desventuras, también iban a pesar sobre las espaldas y entrañas de nuestra madre tierra y nuestro padre universo. Hemos estado mucho tiempo en silencio y sin siquiera nombrarnos.

 Ahora que estamos en la era gloriosa del Pachakuti, los indios de hoy estamos siendo seriamente interpelados por el porvenir de las futuras generaciones, porvenir que se cierne preocupante por el grado extremo de pasividad, tolerancia y aletargamiento con el que hemos estado viendo y dejando pasar este tiempo de injusticia inmisericorde bajo la sombra de una supuesta "Revolución democrática y cultural".

En nuestro propio terruño qullana, en este nuestro tiempo, por ser gobernados por un presidente indio tamizado e impregnado de principios y leyes occidentales, hemos estado siendo obligados a callar y aguantar en silencio cómplice otra felonía más del sistema, a fin de no frustrar un mal llamado "proceso de cambios", pensando y convencidos de que si decimos algo contra este gobierno, debilitaría tal proceso. Esto es, para nosotros, una grave falta de consideración con la correcta lectura de la realidad, porque los cambios debemos entenderlos como tales, como revolución, no como simples reformas. 
Tenemos que comprender que una revolución siempre tiene una cuota de dolor, como el parto de una mujer que siempre viene acompañada de un dolor natural e inevitable. El cuerpo de nuestra revolución india, como el de una mujer embarazada, se contrae y se alborota cuando el ser de sus entrañas quiere ver por primera vez la luz, así, nuestra revolución quiere encontrar el camino y ver pronto la luz. Y cuando el recién nacido llega al hogar, la familia experimenta un cambio, así nosotros queremos ver nacer y brillar la nueva Gran Confederación de Naciones Originarias. Esto no es fácil, de eso estamos conscientes. 

"Revolución democrática y cultural": farsa de p'ahpakus 

Ya lo habíamos advertido en tiempos electorales, en que era preferible apoyar el proyecto del Mallku Felipe Quispe Huanca encarnado en el entonces Movimiento Indígena Pachakuti (MIP), por ser una propuesta al menos transparente, honesta y revolucionaria, y no un proyecto pro-sistémico y reparchador como el del Movimiento al Socialismo (MAS), que solo proponía parches y reformas sin salir del sistema. Lo que ellos llamaron entusiastamente "Revolución democrática y cultural", hoy es nada más que una farsa de p'ahpakus.

Ya no hay argumentos para justificarse ser un gobierno indio o indígena, cuando se utiliza como arma folklórica nuestra cultura, cuando se manipula nuestra espiritualidad politizándola del modo más burdo, cuando se juega con los valores de nuestra identidad queriendo encamarla con la occidental, todo para impulsar el reflorecimiento del sistema expoliador salido de la manga izquierda de la bombacha del sistema occidental. El llamado entorno q'ara de Evo Morales, reciclados de la izquierda y la derecha política, es la prueba de su lealtad con el sistema. Estos ya están carcomiéndose rápidamente junto a su partero el MAS.

En este proceso no hay inocentes corderitos como muchos cronistas, analistas, líderes populares, y hasta algunos indios han manifestado al referirse a los malos asesores del Presidente Morales, creyendo que Evo  es una víctima de ellos. Dicen que el Presidente tiene buenas intenciones, pero ¿Quién escogió a ese entorno oportunista y arribista? Es solo él quién llamó a esta gente. Otros incautos dicen que Evo traicionó al pueblo que votó por él, al creer que éste iba a conformar un gobierno indígena (¿Indio? Ni pensar!), pero tampoco es así. Morales no es un traidor ni desleal, al contrario, es fiel y consecuente con sus principios, con su línea pro-neoliberal y reformista (entiéndase bien, no revolucionaria). Una pena por la masa votante que no supo darse cuenta a tiempo y no supo escuchar las voces indias, esas voces que no fueron financiadas por las ONGs ni apoyadas por imperialismo alguno.

Q'aras, chotitos, cholitos y manzanitos desindianizados, de esos que de afuera son rojos y por dentro blancos, colados como garrapatas al actual esquema de gobierno, hoy supuestamente indianizados se los ve apoltronados en el Ejecutivo, en el Legislativo y en la Constituyente, tratando de ocultar su corbata o tratando de acomodarse al discurso indio. Es curioso y pintoresco escucharles hablar del indio y sus derechos cuando en realidad no hacen otra cosa que quedarse de arrimados del sistema.

Pachakuti: el nuevo sistema de sanación del planeta

Hasta el momento no habíamos dicho nada acerca del momento histórico que estamos atravesando, momento que nada tiene que ver con el sistema vigente. Nos referimos al Pachakuti entendido como un proceso de cambios fundamentales y reconstituidores de los pueblos clandestinos, proceso impulsor de la filosofía y del pensamiento amáwtico, proceso del retorno al equilibrio, a la tierra sin males, proceso purificador del ser humano, proceso de sanación del planeta y del universo.

El actual gobierno no entiende nada de eso, para ellos lo importante es el reparche de la Bolivia colonial, por eso no vimos ningún cambio fundamental, una Constituyente que fracasó en su intento de reformar la vieja Constitución, una Ley de Tierras que no afecta a los peces gordos, una nacionalización en donde según ellos, los patrones son ahora socios, para nosotros, los ladrones son ahora sus socios, una escalada de subida de precios de los artículos de primera necesidad, una Ley de Pensiones individualizante, etc. Si de cambios se trata de hablar, mencionemos el caso del pan, que desde el ascenso al gobierno del MAS su precio subió en un 100%. Eso sí es cambio.

Este gobierno como no entiende ni del proceso Pachakuti, ni de la filosofía y pensamiento amáwtico, ni de la revolución india, se ha quedado en su anti-imperialismito anti-estadounidense como si fuera el único imperialismo en el mundo, no ha podido llegar más allá, insultando a ellos no se gana nada.

El "Reverendum Revolcatorio"

Ahora viene la distracción del Referéndum Revocatorio de los mandatarios nacionales y departamentales, para nosotros, como dicen los chicos en Oruro, es nada mas que un Reverendum Revolcatorio, porque sabemos que eso no va a resolver la crisis de fondo, el MAS se ha mostrado tal cual es, un partido de retórica visceralmente confrontacional, pero incapaz de resolver oportunamente los conflictos, un partido timorato para convocar a alianzas con los poderosos movimientos sociales que hoy ya están elevando su voz y accionar como los valerosos combatientes mineros, indios y los afiliados a la gloriosa Central Obrera Boliviana (COB).

Nosotros no queremos revocar simplemente a un Presidente o a un Prefecto, es demasiada pérdida de tiempo y recursos para tan grande esfuerzo. De lo que se trata es de revocar al sistema y todo, un sistema podrido de corrupción y latrocinio, queremos revocar las reformas pro-neoliberales, queremos revocar el mandato de los "felipillos", servios, croatas, árabes, judíos, queremos revocar a todos los males: mayores y menores. La experiencia de varias décadas nos enseña que siguiendo la lógica de apoyar a un mal menor, lo único que hacemos es, por un lado, posponer nuestra estrategia de liberación por temor al decantado "golpe de Estado" y, por otro, a parir como conejos a toda una generación de "felipillos" que hoy desde el gobierno están vendiendo nuestra imagen provocando irremediablemente el congelamiento del Pachakuti por unas buenas décadas más. Por eso tenemos que llamarnos seriamente la atención para no volver a incurrir en esta lógica tramposa y convencernos de una vez por todas, que todos los males son simplemente males, sin distinción ni categorías.

¿Hasta cuando seguiremos siendo alcahuetes?

Otro aspecto en el que debemos insistir es en el saber identificar bien a nuestro verdadero y real adversario, que permanentemente nos alimenta con fuertes dosis de inercia y sumisión, y nos hace incapaces de tomar decisiones por cuenta propia. Tenemos que entender que nuestro más importante adversario no es ni el capitalismo, ni el socialismo, ni la oligarquía, ni los de la Unión Juvenil Cruceñista, ni el MAS, ni PODEMOS, ni los del autonombrado Pacto de Unidad. Nuestro gran adversario es el MIEDO instalado en todos nosotros, el miedo a decir las verdades tal cual son, el miedo a otra rebelión popular. Por ese miedo animal nos estamos convirtiendo en crónicos alcahuetes de los sistémicos, por encubrir la violación de nuestros derechos fundamentales, permitiendo la neutralización de nuestra ya invencible revolución india.

Como perros obedientes, hemos tratando siempre de seguir al hortelano, quién, sea con las nuevas reglas de la Constitución Política MASista o con los Estatutos Autonómicos departamentales, nos vuelve a meter en escenarios diseñados a la medida de los intereses de los grupos de poder oligárquico, por ejemplo, a una nueva contienda electoral en donde, como ya sabemos, todo está programado para quienes serán los perdedores (los indios). Para eso nos alientan a organizar comparsitas (partidos políticos), idiotizados por la falsa ilusión y angurria del poder. Tenemos que comprender que el partido político es un otro instrumento de nuestros verdugos para mantenernos alegres y contentitos, cantando promesas en las juergas electorales.

Los tiempos de Tupaj Amaru quedaron atrás

En la guerra de liberación india de los años 1780 solían chantajearnos. El ejército realista para vencernos hacía su trabajo subterráneo en nuestras comunidades para ganarse aliados entre la indiada y reclutarlos para su bando, luego éstos eran situados en primera línea de combate, porque los españoles sabían que los indios no mataban a sus propios hermanos, eso le pasó a Tupaj Amaru, quién efectivamente se resistía atacar al adversario cuando a la cabeza de él, veía a sus propios hermanos. Y ahora esto se estaría repitiendo al tener a Evo Morales en la Presidencia de Bolivia, y ante quién, por ser un hermano nuestro, tendríamos que callar.

El enemigo trabaja bien para crear su propia oposición. Recordemos al ilustre embajador estadounidense Manuel Rocha, quién durante la primera campaña electoral del MAS (2002), promocionó a Evo Morales al manifestar que los bolivianos no deberían votar por él, al que el pueblo respondió masivamente votando por el MAS. La CIA y el Pentágono sabían perfectamente de esta reacción popular, ellos no se equivocan nunca. El objetivo de crear su propia oposición, que sea permeable y potable al sistema, se tradujo en la promoción de Morales como alternativa clave para ello, aunque quizás ni él mismo se daba cuenta de eso en ese momento, por su condición de indígena y por sus atributos de personaje conciliador con el sistema.

Todos sabemos que durante el primer lustro del presente siglo, el serio peligro que representaba para los Estados Unidos era el vigoroso movimiento liderizado por el "Mallku" Felipe Quispe Huanca, movimiento al que urgentemente había que desarticular, si es posible liquidarlo a como de lugar. Ahí cayó como anillo al dedo la ficha Evo Morales, quién ahora, el varias veces frustrado candidato al Premio Nóbel, oficia de Presidente indígena boliviano.

En el momento presente, el trabajo de la inteligencia anti-india no se queda ahí, va mucho más lejos, nos han estado trabajando hasta en los legendarios, aguerridos e insobornables Ponchos Rojos de Ahacachi, ahora mostrándoles como a simples quiltro fóbicos y sometiéndolos del modo más humillante a la "subordinación y constancia", consigna clásica de las fuerzas armadas bolivianas, o como aquél vergonzoso acto de sumisión y veneración a los símbolos de la colonia al que fueron sometidos nuestros hermanos en Sucre.

Por todo ello debemos insistir y concluir seriamente que ya no estamos en los tiempos de nuestros hermanos Tupaj Amaru ni Tupaj Katari, tiempos en que podíamos aprobar la actitud guiada por el corazón de ellos, pero hoy ya no debemos actuar del mismo modo, ahora tenemos al frente a todo un ejército de "felipillos" ya multiplicados y que se han convertido en plagas altamente nocivas para la liberación del indio.

Somos capaces de auto-legislarnos

Como si fuéramos incapaces de legislarnos o de elaborar nuestras propias leyes, muchos de nuestros hermanos y hermanas se han estado colando a la Asamblea Constituyente MASista para elaborar la nueva Constitución Política del Estado (CPE), mejor dicho para aprender de lo que dicen allá los intelectuales del MAS y de PODEMOS, muchos constituyentes indígenas electos por la prebenda politiquera, y sin tener ninguna idea de la CPE, aparecían cómodamente sentados en los curules del teatro Gran Mariscal, esperando instructivas de los jefes para saber cuándo debían levantar la mano y cuándo no, sin musitar palabra alguna.

Los más conscientes que no se prestaron a este juego, quedamos ideológicamente desarmados, sin capacidad para diseñar la propuesta india, intelectuales indios diciendo algo de cuando en cuando en los pocos medios de comunicación alternativos, organizaciones indias y campesinas atomizadas en mil pedazos, líderes y dinosaurios del indianismo peleándose entre sí por todo y por nada, cada quién tratando de formar su propio partidito político, y el indio, perdido en el mar de la confusión total. Consecuencia: ausencia de propuestas, vacío de conducción, pérdida de credibilidad. Resultado: pasividad y silencio cómplices.

Hermanas y hermanos: por nuestra madre tierra y nuestro padre universo decimos, una y otra vez que aquí estamos, como siempre, fuertes, valientes, seguros, para que cambie TODO y enfrentarnos a las adversidades sin miedos ni vergüenza, como nos han enseñado nuestros mayores, en el camino sagrado del Pachakuti. Es el momento de iniciar nuestro Gran Proyecto de Reconstitución Qullana, que nuevamente emerja nuestra fuerza redimidora. Que se levanten las voces de rebelión india y popular. Estamos seguros que el sistema andino-amáwtico es el mejor para la salvación del planeta y la humanidad. No terminemos acomodándonos en las modorras de las autonomías departamentales o de la engañosa "Revolución democrática y cultural". ¡¡¡ Jallalla !!!.

Qullasuyu, agosto 6 de 2008.

Firman:

Los irpiris del Consejo Andino de Naciones Originarias - Qullasuyu



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1561 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas