A Las tres R le falta la P

El Presidente ha lanzado una consigna que trata de recoger la inmensa fuerza telúrica que viene gestándose ha lo interno del pueblo de hacer efectivos los planteamientos de participación, inclusión, empoderamiento, democracia participativa, lucha contra el pasado, etc. que han sido las grandes consignas movilizadoras del proceso político bolivariano.

El pueblo considera que mas allá del esfuerzo comunicacional permanente del Presidente, el gobierno no ha realizado mayores esfuerzos por llevar a la realidad esta política. No podemos indicar específicamente que aquel Ministro o aquel Alcalde, o ese Ministerio, o la Asamblea son los responsables particulares de que la política central sobre la cual se ha construido el movimiento revolucionario actual de nuestro país no haya salido del mundo de las ideas, sino que ha sido una actitud general de todos los que han sido colocados en posiciones de mando dentro del gobierno, de olvidarse de los valores básicos que sustentan una política revolucionaria.

Sin participación, sin la apertura de canales directos de comunicación con el pueblo, sin utilizarlos para oír y aplicar sus planteamientos para corregir el rumbo que cada uno se ha trazado en el ejercicio de la actividad política, se corre el inmenso riesgo de que los deseos de transformación y construcción de una sociedad mejor que vive en los corazones de los venezolanos, se vaya desvirtuando y pueda ser aprovechado por políticos de la derecha que tengan la capacidad de insertarse en el seno de pueblo, camuflándose como sus defensores, para destruir esta esperanza de construir una Venezuela mejor.

Para lograr esto en los actuales momentos en que el ejercito chavista, el pueblo, se encuentra completo, pero solo con un general y careciendo de sargentos, tenientes, capitanes, osea de la oficialidad media que ejerce el mando directo en toda organización, con altos valores y espíritu de sacrificio, se deben superar las consignas que producen la apariencia de estar efectivamente actuando y hacerle seguimiento al proceso de construcción interno que esta reclamando el pueblo que ha participado masivamente en este proceso revolucionario y que no tiene el menor deseo de perder ni el camino ni el caminante.

Es por ello que considero que se debe agregar profundidad a la revisión, rectificación y reimpulso, ya que es la profundidad conque se realice la que permitirá superar la consigna para convertirse en una acción efectiva y no sea convertida, por precisamente los que deben ser objeto de la revisión, en un mero formalismo.

La profundidad es lo que convertirá la consigna en una posibilidad de acción.

El Presidente no se encuentra solo, aunque quizás haya grupos o personalidades dispuestas a hacérselo creer, sino que esta acompañado por millones de venezolanos, muchos con grandes capacidades y con las cuales debe trabajar en equipo. Ese legado de una nación trabajando en equipo para lograr su bienestar solo lo podremos alcanzar si además de la participación incorporamos a la revisión la humildad para enfrentar todas las situaciones, de éxitos y de fracasos con las que esta hecha la vida humana y retomar la sencillez que siempre y a lo largo de nuestra historia nos ha caracterizado como pueblo. La revolución debe reinventarse y renovarse cada día y cambiar de estilo para mantener su vigencia.


oscar111147@yahoo.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1434 veces.



Oscar Rodríguez Estrada

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: