Apareció la leche, vayan a comer…

No había escuchado el discurso de Chávez en donde dice mierda tres veces. Fui sorprendido por amigos que comentaban el discurso y criticaban a Chávez por haber dicho esa palabra por televisión. Otros amigos le agregaron el “come mierda”, sintiéndose mandados a eso por haber votado por el “no”. Yo dudé , y llegue a decir “que difícil es defender a Chávez”. Y hasta me preocupe. Llegue a decir “ si Chávez” dijo eso, esta muy mal hecho.

Todavía no había visto el video, ni tampoco había leído nada sobre el excremento citado, cuando por casualidad entro a un supermercado y escucho a una señora con moño decir: “que se habrá creído el mono ese, de estarlo mandando a uno a comer mierda, menos mal que ya tiene fecha de salida”…Por supuesto me hice el willi y seguí caminando, cuando de repente veo algo increíble…un carrito de supermercado venia hacia mi, y dentro de el dos potes amarillos de leche Camprolac.

Siguiendo la onda de las palabras feas, y para intensificar bien mi relato, voy a usar en este escrito las mismas palabras que me brotaron desde dentro al ver las latas de leche: “coño e la madre.”

Gano el “no” y apareció la leche, es mas había pollo, y también azúcar, y aceite de maíz. Entonces volvió a mi el asunto del pupú, y la reconciliación nacional y dije, ya entiendo porque Chávez los mando a comer caca.

A todas estas, al fin pude sentarme frente a la computadora y buscar en la maravillosa web algo referente al ya celebre discurso… Aquí esta, que chévere es “youtube”, amo a los gringos que lo inventaron. Le doy play y escucho al comandante.

Les confieso que ahora soy recontraquetechavista. El hombre no mando a comer nada a nadie, es mas es un discurso de elevada factura intelectual. Chávez simplemente los puso en su lugar. dejen quieto al que esta quieto” dijo, para referirse a los intentos de soliviantar a algún militar activo.

Se refirió al saltimbanqui, tenia años que no escuchaba esa palabra, y me pareció como anillo al dedo para señalar al comportamiento del ex ministro disidente Baduel.

Interesantísimo lo de la herrumbre sobre los escudos de armas. Tuve que buscar el diccionario, lo confieso.

Leí luego la vida de la periodista italiana citada por Chávez, Oriana Fallaci, y del luchador Alexandros Panagoulis. Ella una intelectual destacadísima y profunda, el un mártir patriota y poeta, ambos, una pareja de amantes en el ocaso de sus vidas. Chávez cito a la periodista con estas frases: “tú te podrás acercar a esos escudos de armas y podrás ver que hay como una herrumbre, el tiempo convirtió cosas, materias en una herrumbre y eso tiene dos componentes: Sangre y mierda. El ser humano…” es una cita, hecha de memoria por mi Presidente, sobre un libro de Fallaci, con la cual se ilustra como las cosas pueden cambiar, o se pueden contaminar. También se define en dos componentes al ser humano. La sangre es el valor, el calor, la vida y hasta la pasión. La mierda lo malo, la traición, la corrupción. Ciertamente dos componentes humanos.

Con esa cita explica Chávez el comportamiento de Baduel. La componente humana de un hombre que juró a su lado y hoy se quiebra y se rebate al plano del contrario por razones de ego, o de ansias de protagonismo. Bien claro quedó. Un ser humano, simple mortal que por aspirar cede ante el diablito que le habla al oído.

Los saltimbanquis, son payasos saltarines, normalmente son aquellos que en los circos irrumpen en la escena saboteando el trabajo de otro actor, es decir, tratan de robarse el show. Duro ha sido Chávez con Baduel. Siete minutos bien densos de claridad y conocimiento, extraordinaria clase para aquel que se preocupe de captar el mensaje mas allá de la impresión de escuchar un sustantivo, que identifica a un elemento para nada ajeno a nuestra condición animal.

Chávez también puso en su sitio al periodista Lugo Galicia. Lo mandó a tomar nota, y le dijo que eso que había escrito diciendo que Chávez estuvo iracundo por haber perdido el referendo, y que la fuerza armada lo presionó para reconocer el resultado es una mierda. Es decir una mentira asquerosa.

También puso en su sitio al sector de la oposición que trata de ampliar el margen de la derrota, y han orquestado una campaña para que sus seguidores pregonen que la diferencia fue más abultada. Tratando de liberarse pronto del adjetivo “pírrica”.

Volviendo al tema de los potes de leche, debo recordar que la victoria del “no” no es mas que la victoria del miedo infundado con mentiras. Desabastecimiento, propagandas con mensajes fraudulentos, desasosiego y angustia sembrada en madres y padres…todo un plan de descrédito y tergiversación de la realidad. Sin propuestas o contraofertas. Es una victoria, ciertamente, pero con un margen pírrico y promovido por una campaña llena de falsedades.

No quiero que con este artículo crean que estoy “perfumando la mierda”. Estoy siendo honesto con ustedes y conmigo mismo. Tampoco hay grosería en las palabras usadas hoy por mi o por Chávez, son palabras fuertes, de altísimo significado.

Conocida es la palabra fea usada por el presidente, tan conocida que a diario sabemos de su consistencia, su color y su olor, escuchamos como fluye y cuando cae al inodoro, tal vez solo falta conocer de su sabor, y por eso de vez en cuando se manda a alguien a probarla.

manuelgragirena1@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4770 veces.



Manuel Gragirena

Profesor Universitario. Ingeniero Electricista. Especialista en Telecomunicaciones. Diploma de Estudios Avanzados en Educación. Ex Sidorista

 manuelgragirena1@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Gragirena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Gragirena

Manuel Gragirena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas