Chávez no perdió

Contrariamente a lo que muchos creen, y como bien lo aseveró el diputado europeo y observador internacional Willy Meyer en el programa “En Confianza”, Chávez no perdió el referendo electoral del domingo pasado...lo que sucedió fue que con el referendo “se rechazó una reforma, pero no al líder”…y es que, en verdad, eso fue lo que pasó. En efecto, mucha gente votó contra la reforma propuesta, pero no contra Chávez, como lo demostraré mas adelante.

En las elecciones del domingo pasado sucedió de todo, incluso, como lo señaló Ivana Cardinale, en un excelente artículo publicado en “Aporrea”, hasta trampa hubo. A tal efecto, alega en ese artículo que por poco ella misma cae en la trampa. Cuenta que le llamó poderosamente la atención que su nombre no figurara en la lista del Centro de Votación en el que ella le correspondía votar, lo cual le pareció sumamente sospechoso, y en vista de ello, resolvió hacer caso omiso de eso y meterse en la cola, como si nada, con la agradable sorpresa de que al llegar a la mesa electoral comprobó que estaba registrada en el cuaderno de votación y por lo tanto pudo votar sin problema alguno. Sostiene que esto que a ella le sucedió, muy bien pudo haberle ocurrido a muchos chavistas que se confiaron con lo mismo que a ella le pasò y no persistieron, como ella lo hizo, y que debido a esto cayeron en la trampa. Esto es algo que, si a ver vamos, no tiene nada de extraño porque, como sabemos, algo parecido a esto le es ha sucedido a mucha gente a la que se le ha cambiado el sitio de votación y la han registrado inconsultamente en lugares distantes con la idea de sacarla del juego. Por esta razòn, considero que la maniobra denunciada por Cardinale es algo que debería investigarse.

Pero, independientemente de dicha trampa, y volviendo a lo dicho por el diputado Meyer: "el líder no perdió, sino que la reforma fue rechazada" y, como sabemos, esto pudo haberse debido a una o varias causas o razones, como la del impacto que sobre una buena parte de la población tuvo la campaña de mentiras e intimidación con la que fue bombardeada; la ignorancia o falta de conciencia política de algunas personas que antes votaron por Chávez; el éxito de la estrategia llevada a cabo por la oposición de hacer ver que la elección no era contra Chávez, sino contra la reforma, la cual confundió a mucha gente desprevenida y poco perspicaz y miedosa. En mi opiniòn estas dos últimas posibles causas pudieron ser las mayormente responsables del resultado electoral obtenido, sobre todo si tenemos en cuenta que la oposición ganó, no porque haya sacado muchos mas votos que los obtenidos en elecciones anteriores, sino fundamentalmente porque la votación de las personas que antes lo hicieron por Chávez, se redujo en unos 3 millones de votos. La complejidad y la profundidad de las reformas propuestas y hasta la oportunidad en que se hizo, así como la poca formación política de algunos “chavistas” y hasta la traición de otros o la poca colaboración que, según ha trascendido, prestaron algunos funcionarios gubernamentales a la propuesta formulada, también pudieron haber contribuido enormemente al resultado del referendo. Estas posibles causas deben ser investigadas a fondo.

Ahora bien, digo que Chávez no perdió las elecciones porque, como también lo aseveró el diputado europeo Willy Meyer, y lo afirmó Ernesto Villegas en una magistral exposición que hizo en dicho programa que me hizo admirarlo mas de lo que lo admiro por su innegable capacidad periodística, la imagen del presidente Chávez salió fortalecida de dichos comicios, debido a que, con el reconocimiento inmediato del resultado electoral -incluso antes de que conocerse de manera definitiva- dio una lección de democracia, sin parangón en el mundo, que en otro país y aquí mismo -de haber ganado la reforma propuesta por Chávez por tan escaso margen- la fuerza perdedora en otro paìs difícilmente la hubiera reconocido de la manera como lo hizo el presidente Chávez, y la de aquí, sin duda alguna, hubiera incendiado al país. Chávez, con su responsable y sabia decisión, logró elevar su estatura de líder democrático y de estadista, hasta un nivel del mas alto rango internacional. El Presidente Chávez demostró con su pronta reacción, que es un verdadero demócrata…y de pasó echó magistralmente por tierra el falso argumentó que la oposición regó por el mundo, por instrucciones del imperio yanki, en cuanto a que es un dictador o un tirano.

El Presidente Chávez volvió a demostrar que es un gran estratega político. Incluso hay quienes opinan que actuó a propósito de esa manera, para hacer fracasar el plan de la CIA que lo que realmente perseguía era ensangrentar al país para provocar una crisis que pusiera en bandeja de plata la intervención de los marines yanquis. Que la CIA lo que se proponía con dicho plan, no era que la oposición ganara las elecciones, sino que las perdiera por un pequeño margen que le permitiera disparara el dispositivo de violencia que tenia preparado, alimentado por el grito de fraude, fraude.¡Vaya usted a saber!. Así que, si tenemos esto en cuenta, forzosamente debemos concluir en que: Chávez no perdió…lo que verdaderamente sucedió fue que, por esta u otras razones, de hecho, obtuvo un triunfo estratégico. Vendrán tiempos mejores…A veces una “derrota” es, en verdad, un triunfo enmascarado, como sucedió con aquel “Por ahora” que, con el mismo lo dijo al reconocer los resultados: vuelve a repetirse con lo que acaba de suceder. ¡Venceremos!


herreranavarro2@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3175 veces.



Ramón Herrera Navarro


Visite el perfil de Ramón Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas