Florencio Porras y el termómetro popular

En ocasión de la concentración de Batallones Socialistas del PSUV en el estado Mérida el pasado jueves 13 de septiembre, ocurrió una demostración inequívoca de la madurez política del pueblo merideño. Y es que las asambleas para el nacimiento histórico del PSUV han llenado de conciencia a todos los compatriotas que asistimos a las mismas.

Todo comenzó en el protocolo de presentación de los personajes del palco. Los asistentes les brindaron a todos aplausos y vítores. Sin embargo, cuando le tocó el turno al gobernador Florencio Porras se escucharon algunos abucheos. Ya la cosa empezaba a perfilarse deslucida para este personaje.

Pero el clímax de los abucheos llegó durante el discurso del gobernador. Por su propia responsabilidad. Empezó hablando de reconciliación y dejar el egoísmo. Y terminó diciendo que muchos de los presentes éramos “serpientes venenosas, inoculando veneno”. Incluso, puso en duda la legitimidad de la elección de los voceros en los batallones, porque como era posible que con sólo “30 asistentes” se fueran a “elegir los voceros”. Que porque no se “iban a los barrios a buscar los otros 220 miembros de los batallones”. De paso, el fotógrafo de la Asamblea Legislativa del Estado comenzó a tomar fotografías a los que estaban pitando, como para amedrentarlos.

En ese punto, ni siquiera los tres directores de orquesta -empleados de la gobernación- que se habían ubicado estratégicamente en tres diferentes lugares del gimnasio con un grupito cada uno que seguían sus instrucciones, lograron disimular los abucheos y pitadas que el pueblo merideño chavista le propinó al gobernador. El Municipio Alberto Adriani y Campo Elías fueron los que más lo pitaron, porque como han sido olvidados durante su gestión.

Y es que el pueblo merideño chavista tiene muchas dudas acerca de su gobernador. Todos asistimos a las obras del Trolebús. Y recordamos perfectamente como el día antes de la inauguración de los juegos Andes 2005, unos 30 camiones salieron a terminar de asfaltar el tramo Pan de Azúcar – Zumba. Casualmente, el presidente Chávez llegó al día siguiente por carretera y pasó por ahí. Lo peor del caso es que una semana después rompieron todo ese asfalto de nuevo. Y eso ocurrió en muchos tramos del Trolebús. Los habitantes de Ejido ya lo llamaban el manto de Penélope, porque avanzaba en el día y en la noche retrocedía.

Muros de contención mil millonarios que se caen sin que hayan responsables, contratos a las mismas empresas que convenían con los adécos y copeyanos en la IV República, desasistencia a las cooperativas, asesinatos sin resolver como el del camarada Giandoménico Pulliti (que aunque no sea de su competencia da la impresión que tampoco fuera de su incumbencia), han hecho que muchos merideños chavistas duden de su gestión. Y el gobernador Porras en vez de ofrecer disculpas o hablar reconciliadoramente se atreve incluso a dudar de la legitimidad de la elección de voceros en las asambleas del PSUV porque en algunas solo asisten 30 aspirantes. ¿Qué será legitimidad para él? ¿Elección a dedo? Eso se acabó gobernador. Nadie nunca más nos impone a nadie a dedo. ¡Y se atreve a hablar de ir a los barrios! ¿Cuántos barrios ha visitado el gobernador durante su gestión?

Además, todos recordamos la cartita que le mandó a Miguel Salazar y sus comentarios insultantes –por decir lo mínimo-. Sepa gobernador, que aunque el presidente Chávez diga chistes malos y cante mal como usted escribió en esa ocasión, es genuino, como lo es el pueblo que lo apoyamos y que en el nacimiento del PSUV seguimos sólo la línea de él, porque usted como político no le llega a los talones.

Asúmalo gobernador Florencio Porras, se sometió al termómetro popular y salió con fiebre y agonizando políticamente.

oscarg272hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2539 veces.



Oscar González

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: