¿Por donde me quepa? Pues no me cabe

De ninguna manera me puede caber, ni en los orificios de mi cuerpo, ni en la mente que razona, ni en la ilusión que siempre tapa y minimiza todo restándole importancia.

Empezaré con el lenguaje. Se volvió de moda entre los dignatarios chavistas la vulgar frase: "métanselo por donde les quepa". Pues no se atreven a decir " por el Q…" emulando el reciente artículo de nuestro querido José Sant Roz (1).

¿Cuál es la necesidad? ¿Para acercarse a esa población inculta, carente de lenguaje fino, de palabras del diccionario, que hablan con expresiones similares? ¿Para que ese mismo círculo los sienta cercanos, amigos, compañeros? Creo que mejor harían en elevar su condición de involuntario analfabetismo, enseñarles con el ejemplo, elevarlos a otras latitudes como intentamos hacer los que hemos sido docentes, padres, o haber tenido algún cargo de representación administrativa.

Si no me equivoco, con el uso de la frase" … por donde les quepa" comenzó "osadamente" nuestro culto presidente de la Asamblea Nacional Jorge Rodríguez en ocasión del problema del Esequibo (2). Pero además en referencia a las recientes declaraciones de Lula y Petro sobre nuestro proceso electoral. Extraño y soez lenguaje de un escritor, hasta creador de varios poemas (3,4).

Hoy martes, en la rueda de prensa, lo repite una y otra vez nuestro fiscal general de la República Tareck William Saab (5). Igualmente, autor de varios poemarios, de hecho, lo llaman "el poeta" por su sensibilidad extrema (6).

Al igual que a ellos, a mi también se me suelta, no la lengua, pero sí los dedos al escuchar trágicas novedades como el lamentable caso de que uno de los referentes más apreciados y comprometidos de la revolución bolivariana, haya sido detenido por delincuente, y ahora, su compañero y tocayo Tareck se refiere a él como "sujeto" o criminal. ¿Será que sigo dando alas a mi imaginación y candidez si les confieso que me pareció ver aguados los ojos del fiscal general ?

Apreciados lectores, no encuentro palabras para lo ocurrido. Estoy tan desconcertada como, luego de la muerte de Hugo Chávez, el PSUV denigró y expulsó a mis compañeros bolivarianos, ministros leales a Chávez: Jorge Giordani y Héctor Navarro. Además, sin ningún derecho a réplica. Señores altos dignatarios chavistas: luego de muchos años les debe de constar que ni el profesor Giordani, ni el profesor Navarro, robaron ni un centavo de las arcas públicas. Pero sí se atrevieron a opinar, sugerir, enseñar según los conocimientos que llevaban del tema y de los nuevos indeseables cambios que realizaba el inexperto Nicolás Maduro y su equipo (7,8).

Hasta hace muy poco yo le escribía a Tareck El Aissami protestando por el insoportable tiempo transcurrido para acusar con puntos y comas a Rafael Ramírez, su antecesor en el cargo de ministro y presidente de PDVSA (9).

También le escribí particularmente un poco antes de descubrirse la trama PDVSA Cripto, como una chavista que sigue creyendo en las instituciones, pidiéndole ayuda para aclarar los inconvenientes del cupo de combustible, muy necesario, que estaba fallando mucho a mis hijos encargados de una hacienda en las selvas de Bolívar. Le escribí luego de chocar contra la pared de funcionarios administrativos, allá en el Ministerio de Energía, que no resolvían. Como resultado, de alguna manera fuimos atendidos en la instancia regional no sin antes acusarme, siempre un cualquiera empleado administrativo con cierta cuota de poder, de "chapear".

Apreciados lectores, no tengo más palabras sino sentimientos encontrados, una gran decepción, una incertidumbre que me llena toda, diría una parálisis motora que me obliga a quedarme quieta, inmóvil, reflexionando sobre mis orificios para entender si me cabe, como nos señala el fiscal general de manera muy criolla. Ni por la boca, ni por los ojos, ni por los oídos, menos por la nariz pues creo tener el tabique algo desviado. Y si nos vamos a los orificios inferiores, esos que por un lado dan la vida, y los otros que sirven fisiológicamente, debo confesar que: por una parte, soy casi virgen luego de dieciséis años de viudez, además con la edad el esfínter de la vejiga no me ayuda mucho, y, por último, trato de comer mucha fruta, fibra y yogurt para no forzar el orificio trasero pues he sufrido ya de hemorroides. Definitivamente no me cabe.

Quedo, por ahora, sin palabras, tranquila, inmóvil, pero rogando, eso sí, que los medios de comunicación no nos muestren a El Aissami con una braga naranja, cuando todos y todas sabemos que su color preferido era el rojo, el rojo rojito de Rafael Ramírez, el rojo de la revolución bolivariana.

  1. https://www.aporrea.org/internacionales/a329911.html

  2. https://mazo4f.com/jorge-rodriguez-a-guyana-metanse-la-corte-por-donde-les-quepa-venezuela-no-la-reconoce

  3. https://www.asambleanacional.gob.ve/noticias/jorge-rodriguez-gomez-presenta-su-novela-el-mar-que-me-regalas-en-la-filven

  4. https://www.asambleanacional.gob.ve/index.php/noticias/diputado-jorge-rodriguez-presenta-su-segundo-poemario-rio-quemado

  5. https://www.telesurtv.net/news/venezuela-golpe-corrupcion-exministro-petroleo-20240409-0026.html

  6. https://tarekwilliamsaab.org/poemas/

  7. https://www.aporrea.org/ideologia/a190011.html

  8. https://www.aporrea.org/actualidad/a190398.html

  9. https://www.aporrea.org/actualidad/a315235.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1913 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Flavia Riggione

Flavia Riggione

Más artículos de este autor