El lenguaje de la fuerza imperialista

Ante la fuerza del imperio es natural, como nos lo han enseñado los últimos comentarios de presidentes amigos, sentir miedo y caer en la trampa de someterse sin resistencia, sin embargo para Venezuela esa no es una opción porque nuestra historia nos ha enseñado que someterse no soluciona nada, que humilla a la población y que hay que encontrar o crear formas de resistir y luchar por nuestra libertad.

Esa historia nuestra nos enseña que la clave es la unidad y la determinación de los individuos para luchar por un objetivo común, y ver con claridad que para salir del signo fatal presente de dominación imperialista es imprescindible sostener la unidad latinoamericana, con todos sus matices y contradicciones, pero sumados a la lógica de la libertad y sus manifestaciones nacionales de democracia.

Es así como la historia y la voluntad nos ayuda a enfrentarnos a enemigos poderosos que solo quieren avasallarnos. Para ello debemos afincarnos en nuestros aliados, que también los tenemos y que muestran disposición a apoyarnos en esta lucha contra la opresión del imperio.

Queremos, y creo que lo estamos haciendo, utilizar nuestras habilidades y recursos de manera inteligente y estratégica. La resistencia no siempre implica confrontación directa, aunque Estados Unidos nos ha querido llevar a ella de las mil maneras; sino que la manifestamos dirigencia y pueblo, de muchas formas diferentes, como la resistencia cultural, la resistencia civil o la resistencia económica y como hemos dicho antes, para potenciarla mucho más todos los dirigentes del proceso bolivariano, los dirigentes del PSUV y quienes lo apoyan, no pueden ausentarse más, y deben utilizar el lenguaje, la escritura, las redes, chats, para convertirlas en una herramienta poderosa de creación de conciencia en la población y fortalecer su resistencia, incentivándola a participar en este proceso electoral que tenemos tan próximo.

Es así como el lenguaje comunicacional actual puede unirnos y fortalecernos en nuestra lucha contra el imperialismo y sus aliados internos.

Estados Unidos no nos quiere unidos, nos quiere desunidos.

De esta manera vemos como el representante diplomático de Estados Unidos declaró que ellos no piensan reconocer los resultados de las próximas elecciones si no se realizan bajo sus criterios, al increpar que si en la elección del 28 de julio gana Nicolás Maduro, increpó duramente, que si no ocurre a través de una elección democrática "será muy difícil imaginarnos en una nueva relación con el país, con más legitimidad."

Pero los Estados Unidos no se quedaron allí sino que amenazaron directamente al Presidente Maduro, al advertirle "sobre qué tipo de elección quiere para salir de esta crisis y para abrir la posibilidad de una nueva relación con Estados Unidos."

Con este lenguaje de amenaza y ofensas debemos preguntarnos sobre ¿Cuál es la nueva relación con Estados Unidos que ellos plantean? ¿Van a respetar el gobierno del pueblo, con el pueblo y para el pueblo que el socialismo está creando laboriosamente en nuestro país? ¿O solo quiere que le regalemos el petróleo, que los oligarcas desprecien descaradamente al pueblo y a los ciudadanos pobres de Venezuela, tal como está sucediendo hoy en la Argentina oligárquica? ¿Es Argentina el espejo donde quieren que nos veamos?

Los venezolanos tienen hoy la única oportunidad de su historia para una participación real, como señala el representante norteamericano, sin la incumbencia de los Estados Unidos en nuestros asuntos y nuestro modo de ser, no vamos a doblegarnos, porque la participación popular en los Consejos Comunales, Comunas, CLAP, Movimientos de Mujeres, Movimiento Somos Venezuela, etc. etc., es real, aunque a ellos no les guste porque es demasiado real, con pueblo de verdad, es el pueblo trabajador.

No, este pueblo no tiene una verdad, ellos son la verdad, no tienen fake news que los suplante. Y aunque ustedes no quieran, son nuestra democracia y consideramos que van a votar por su gobierno de trabajadores este julio 28.

Ahora para Estados Unidos la verdad está en los representantes del capital, perfumados, con muchos dólares, viajantes regulares a su país, pero que no cumplieron los simples requisitos de nuestra legislación electoral, la cual debe ser respetada por todos inclusive por Estados Unidos, así no quiera. Por todo lo anterior quiero repetirle que ¡Ella no va! ¡No pataleen que no va¡

¡Nicolás es pueblo en campaña electoral!

 

Oscar Rodríguez E. 3 de abril de 2024



Esta nota ha sido leída aproximadamente 801 veces.



Oscar Rodríguez E


Visite el perfil de Oscar Rodríguez E para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: