Maduro tiene su propia oposición

El gobierno de Venezuela eliminó desde sus inicios la prensa escrita. Primero monopolizó el papel que se utiliza en la elaboración de periódicos, luego fue limitando la cantidad de este material a los medios impresos que eran autónomos, independientes y de libre albedrío en las opiniones. El 90% de la prensa escrita, desapareció en Venezuela.

Hoy solo circulan pocos periódicos y en su mayoría son controlados férreamente por el gobierno. De tal manera, que también ha desaparecido la libertad de expresión. Igualmente pasa con las emisoras radiales y canales de televisión. La totalidad de las radios que eran empresas particulares, fueron expropiadas y junto a esta medida, el chavismo fundó cientos de emisoras denominadas "comunitarias" pero que en la realidad son medios de comunicación al servicio gubernamental y de campaña permanente a favor del modelo socialista dirigido por Maduro. En la radio hay moderadores de programas que hacen grandes esfuerzos por aparentar ser críticos, pero al final del día, son defensores a ultranza del régimen dictatorial que rige a Venezuela.

Hoy las redes sociales constituyen el único medio que tienen los ciudadanos opuestos al gobierno, para informarle al país de las injusticias y el abuso de poder del gobierno.
De igual forma así están los partidos autocalificados de "oposición". Sus dirigentes tienen el mismo discurso de los funcionarios del gobierno, defienden al presidente e hicieron mutis ante la aberrada medida del Tribunal Supremo de "Justicia" respecto a la inhabilitación de la candidata María Corina Machado.

Indiscutiblemente, lo anterior conduce a una sola conclusión: el gobierno tiene sus emisoras, su canales televisivos, sus periódicos y también su propia oposición. Lo que indica que estos tarifados comerciantes de la política, avalan las inhabilitaciónes, principalmente la de María Corina Machado, dicho sea de paso, está candidata tiene un gran respaldo popular nacional e internacional.

Maduro, al igual que Daniel Ortega en Nicaragua y el Partido Comunista cubano, atentan contra la libertad de expresión y eliminan a sus adversarios políticos con persecuciones, cárcel y amenazas.

Las elecciones presidenciales que deben desarrollarse este año 2024, no serán transparentes, ni competitivas, por cuanto el gobierno no tendrá adversarios y los candidatos de oposición que Maduro seleccionó para legitimar el proceso electoral, solo cumplirán el papel de serviles para asegurarle a la dictadura su continuidad en el poder.

¡ Cosas veredes que no crederes !



Esta nota ha sido leída aproximadamente 913 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: