Palabreo

Año electoral

El 2004 será un año electoral y desde la oposición antichavista se anuncia una victoria arrasadora, con una candidata que se presenta como la Dama de Hierro. Va hasta el final ya no contra un dictador, ni tirano, ni usurpador, sino contra Nicolás Maduro, así de simple y ordinario, pues la palabra Presidente todavía se atasca en su garganta de dama proveniente de una buena familia cristiana, conservadora y acomodada, de apellido, pues.

Las encuestas que aparecen en los medios la anuncian como ganadora ante un contenedor vapuleado, hasta hace poco aislado. A la aspirante Sólo le falta superar el escollo de la inhabilitación. Para lo cual cuenta con el apoyo de la gran prensa, el poder económico, abogados hasta para lanzar al techo, la iglesia, algunos ex ministros chavistas, ultrosos de izquierda y de derecha, personajes de la política internacional y hasta pavosos como Mario Vargas Llosa.

De parte del gobierno se asoma como la primera opción a un mandatario a veces debilitado porque no logra resolver el tema salarial, ni de los servicios públicos, ni del burocratismo ni la corrupción, a veces empeñado en pelearse con viejos aliados. Pero ese mismo competidor en oportunidades se ve crecido venciendo el sabotaje eléctrico, superando escollos para escurrirse del bloqueo y lograr traer comida y medicinas, crecido con el tema del Esequibo, bien plantado frente a las agresiones de las grandes potencias, hábil diplomático para ganar aliados o, al menos, sacarle sonrisas y gestos de acercamiento a otroras ceños fruncido. Eso sí, bloqueado y con una jugosa recompensa por su cabeza, lo que limita su movilidad.

El año electoral se dará con un CNE que en una elección es respetable y en otras tramposo según la oposición. Todavía una informada periodista como Carla Angola no explica bien por qué el CNE hizo trampas para favorecer a Maduro en el referéndum consultivo, pero en las elecciones presidenciales será imparcial, justo y equilibrado. Por cierto, si Maduro o cualquier otro candidato del chavismo gana, esta dama va a terminar arrugadita, con sus ojos fuera de orbita. Así es su odio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1425 veces.



Pedro Salima


Visite el perfil de Pedro Salima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Salima

Pedro Salima

Más artículos de este autor