BINÓCULO Nº 511

Los errores de la oposición, con María Corina a la cabeza

Las declaraciones de María Corina Machado, no debemos verla en el contexto venezolano, sino en porqué lo está diciendo y a quién se está dirigiendo. Está claro que sus laboratorios, muy bien pagados por cierto, ubicados entre Panamá y Estados Unidos (me dicen que montarán uno en Santo Domingo) trazaron la estrategia en dos vertientes: uno, la aceptación por parte del imperio que una vez posicionada en las encuestas, para que sea el aval para que el Big Brother se ocupe de presionar a Venezuela para que le quite la inhabilitación. Y dos, poner al resto de la oposición a sus pies, toda vez que haya acumulado suficientes puntos, que nadie pueda rebatir. Aunque allí, todavía le falta un escollo, pues Lorenzo Mendoza (el otro rico de cuna de la oposición, que tampoco trabajó) no ha decidido en torno al ruego que le hacen algunos sectores de que se postule. Si lo hiciera, está claro que María Corina quedaría relegada a un segundo plano, lo cual no le gustará, por eso odiaba a Chávez. Y si decide no serlo, es casi seguro que tampoco apoyaría a María Corina, porque ya ha manifestado en privado que no le parece que la fémina sea un buen candidato. Aunque, de acuerdo a mi análisis, es poco probable que Mendoza se decida a venir a competir para presidir un país que tiene un millón de problemas. Y porque además, sabe que en el supuesto negado de ganar, le costará mucha sangre avanzar en su proceso privatizador, pues tendrá un muy grave muro de contención en el pueblo.

Y por otra parte, algunos dentro de la misma oposición sostienen que, si bien la campaña tiene algunas cosas buenas, también las tiene muy malas, como el hecho de la gente se quede sin luz y sin agua, cuando los venezolanos saben que ellos mismos han sido los responsable de ese desastre. "Esa mujer está loca. Me está pidiendo que mis hijos pasen más hambre. Como se ve que no le ha tocado acostarse con tres muchachitos en una sola cama, sin luz y minada de zancudos. Pero a quién se le ocurre, Rafael", me dijo una amiga de un barrio en Central Tacarigua.

La otra falla, muy grave de la campaña, es el ataque a Chávez, quien continúa siendo una especie de gurú, de guía espiritual, que le dio al pueblo lo que nunca tuvo en toda su historia. Y la gente no olvida eso. Las neveras, las lavadoras, aires acondicionados, televisores, congeladores, comida en cantidad, viajes al exterior, que es la deuda social que estaba pagando Chávez al pueblo, pero que jamás en su historia alguien se ocupó de darles algo. Por eso cuando hablan mal de Chávez, aunque la gente está arrecha, no le gusta ese cuestionamiento, entre otras cosas porque atribuye parte de su crisis a la mala gestión del gobierno, pero también al bloqueo económico del que ha sido víctima el país, que no es un juego, por cierto.

Pero además, María Corina no termina de calar en los sectores más empobrecidos del país, que acusan al gobierno, pero sienten que ella no se parece a ellos. Es el problema de la subestimación. Los dirigentes tienen el defecto de subestimar a la gente. Creen que es estúpida, e ignoran que son profundamente observadores que se dan cuenta de quién los acepta y quién no.

Por eso, ella no entiende que comete un error cuando asegura que "hay que privatizar todo" y los venezolanos saben exactamente de qué se trata porque ya lo vivieron en la Cuarta República.

Hay dos elementos más que deben ubicarse en los acontecimientos que se desarrollan: uno, es el nuevo orden mundial, en donde Venezuela participará siempre por sus gigantescos recursos naturales. Ahora no solo tiene las primeras reservas de petróleo, sino que tiene las segundas reservas de gas; y además, el puesto número 24 en reservas de oro. Es decir, pase lo que pase, no hay forma de que Venezuela sea puesta a un lado. Por algo, de acuerdo a los documentos de Snowden, Venezuela es uno de los seis países que son objetivo permanente de Estados Unidos desde el 2004. La tarea es erosionar la imagen del presidente que para entonces era Chávez y ahora es Maduro. Por cierto, Venezuela acaba de pedir su ingreso oficial a los BRICS, y se ha logrado ubicar en el concierto mundial de las naciones emergentes, sobretodo las africanas y las asiáticas. Ya tiene una posición privilegiada, a la que se suma su posición geoestratégica, pues es la puerta de entrada al Caribe y Sur América.

El otro punto es la reciente gira de Maduro a China, un viaje del presidente que no ocurría desde que Nicolás fue a Argentina a pedirle comida a Cristina, porque un oscuro ministro se había comido las únicas reservas que alguna vez tuvo el país.

Pero la gira de Maduro a China, que fue muy exitosa, ubica a Venezuela en una nueva dimensión. Y como todos sabemos, el mundo pende de un hilo, porque no sabemos si Estados Unidos va a provocar a Rusia a través de la OTAN, y aunque el conflicto parece estancado, se sabe que las fuerzas rusas siguen avanzando a paso seguro, mientras Ucrania ya carece de armas y soldados para combatir. Eso evidencia una nueva derrota para el Big Brother, que aún no sabemos cómo va a reaccionar.

Pero lo cierto es que el presidente Maduro tuvo una buena gira y de la que sacó acuerdos muy importantes para el país, como la renovación del parque industrial carabobeño y el desarrollo de la industria turística.

Es decir, el problema de la oposición es que nunca ha entendido esto, y pensó que con guarimbas iba a acabar con las instituciones. Cuando eso no le funcionó, comenzó a conspirar con algunos militares, y también fueron derrotados; luego salieron del país a pedir invasiones y a pedir financiamiento para armas y mercenarios, pero tampoco les funcionó. Y uno de los graves errores de María Corina, quien soberbiamente aún lo niega, fue cuando en el 2015, siendo diputada de la Asamblea Nacional, aceptó ser "representante alterna" de Panamá ante la Organización de Estados Americanos (OEA), lo que es, literalmente, una traición a la patria.

Afortunadamente, con esta oposición no pasará nada distinto en el país; y es la oportunidad de oro para sacar a la nación adelante. Es además, una imperiosa necesidad.

Caminito de hormigas…

Un grupo de trabajadores de Ambulancias Superbigotes, que pidieron el anonimato me pidieron que denunciara, que les adeudan un montón de dinero. "Estamos seguros de que el gobernador no lo sabe, pero si usted lo dice, él se va a enterar". No creo que el gobernador lea esta columna, les dije.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1974 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Rodríguez Olmos

Rafael Rodríguez Olmos

Más artículos de este autor