Los amigos, Pamela, Jazz y yo

El tiempo y los amigos son situaciones, que con la edad, toman sus matices y van dejando como una cierta angustia. En la juventud, uno extrañaba a sus amigos pero no se detenía mucho en sentir y pensar en su ausencia. Había tiempo o uno no pensaba en el tiempo. Estábamos seguros, que nos veríamos en cualquier momento.

El tiempo hoy es corto o lo vemos de otra manera. Los amigos que tuvimos y tenemos, toman en nosotros otro lugar y se extrañan más. Uno siente, que va dejando en el camino a los amigos y se extrañan hoy de otra manera. La necesidad de tenerlo cerca y de compartir es de otro tipo. Hay amigos que fueron como amigos del alma y uno tiene la absoluta seguridad, que no los volverá a ver. Esto produce tristeza o nostalgia.
Barba Roja (Fred Hernández) fue un gran amigo de la UCV (Guárico) y he realizado un gran esfuerzo para saber de él y no me ha sido posible. El negro Marreo (José Marrero) fue igual. La ultima vez que hablé con el negro Marrero se acordaba de mi, pero ya su memoria le estaba fallando y luego tenía que hablar con alguien cercano a él para saber de su salud. Dejar a los amigos por falta de memoria, debe ser una cosa terrible. Aun estando cerca, lo tenemos lejos o ya no existen y es como no estar. Uno es, porque tiene amigos.
II
Esta mañana, sentado en mi ture, veo hacia un lado del ture y ahí está Pamela. Volteo hacia mi lado derecho y veo Jazz. Si abandono por un momento mi ture, para atender una situación en la casa, me siguen. Están conmigo todo el día en ese andar dentro de la casa.
Cuando salgo de mi casa, optan por colocarse en uno de los portones y ahí permanecen, hasta que me ven llegar. Me cuenta Nena, que se echan a esperarme y captan cuando voy llegando a la casa. La señal de que vengo en camino, la dan moviendo la colita.
Pamela tiene 14 años que dicen que son casi 90 y Jazz, que es hija de Pamela tiene 8 años.
Hoy desde mi ture, pensé en un tema que uno evita pensar. ¿Si me voy, se morirían de tristeza? ¿Se acostumbran a mi ausencia?
Pienso un poco y me digo: si tuviera que irme antes, me llenaría de tristeza al saber que las dejo. Nena, mis perritas y yo somos uno, como siento que mis amigos de la juventud, de la universidad y de otros momentos también somos uno. A todos los extraños hoy.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 536 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas