Se necesita una nueva mentalidad para sobreponerse al viejo modo de pensar

"Muchas veces se hacía caso omiso de las palabras del Comandante respecto a que el valor de la teoría radica en que represente exactamente "rodas las contradicciones que existen en la realidad". Las nociones teóricas sobre el socialismo, permanecieron en muchos sentidos del siglo pasado, cuando el pueblo cumplía tareas muy diferentes. El socialismo en desarrollo, la dialéctica de sus fuerzas motrices y sus contradicciones, así como el estado realista del pueblo, no fueron objeto de profundas investigaciones científicas".

El pueblo pensaba mucho en ello, criticaba a los dirigentes, formulaban preguntas difíciles, complicadísimas, de ver las realidades existentes, y llegaron a una conclusión" en este complejo y contradictorio mundo de hoy, que se encuentra en una encrucijada, se requieren nuevos enfoques y nuevos métodos para abordar los problemas del país. Necesitamos plena claridad respecto a los problemas de vital importancia, entre los que se encuentra éste: Sólo un profundo conocimiento de la situación permite hallar vías acertadas para solucionar los complicados problemas.

La agresión informativa que ciertos países practican no sólo conduce a la degración, también estorba el trato normal entre pueblos de distintos países y entorpece el mutuo enriquecimiento de las culturas, originando animadversión y enajenación en las relaciones entre los pueblos. Mientras tanto, es obvio que un pueblo que conoce y aprecia la cultura y el arte de otras naciones no puede sentir animosidad contra éstas.

La obsoleta mentalidad relacionada con la fuerza armada como medio de conseguir objetivos políticos, con la práctica de presentar a otros pueblos "como enemigos", ha motivado dos conflagraciones mundiales, ha generado la "guerra fría" y la peligrosa situación actual, y llevado al mundo hacia un límite cuyas consecuencias son imprevisibles.

La posición de fuerza, está calculada para subordinar la voluntad ajena, para menoscabar los intereses de otros, y a veces, simplemente, para aplastar a los desafectos.

En este "exotismo" es cotidiana sólo la posibilidad potencial de aniquilar a toda la humanidad. Todo lo demás es un bello embalaje. El mundo sí en él se pisotean los derechos humanos; sí en considerable parte del mundo no existen condiciones elementales para una digna existencia del hombre, sí a millones de personas se les concede el pleno "derecho" a vivir en la indigencia, a no tener techo sobre su cabeza, quedar sin trabajo y sufrir enfermedades sin poder curarse, sí, en definitiva, desprecian el principal derecho del hombre, el derecho a la vida.

Se perfila con perspectivas la tarea de coordinar criterios jurídicos internacionales tipo de solución, con espíritu humanista, de los problemas de reunificación del pueblo. Se puede tomar aquí como punto de partida lo alcanzado en este sentido en el marco del proceso general. Se necesita que no sea "un" cualquiera quien tenga que poner orden en la colectividad. Utilicemos todas las formas democráticas. Esto refiere asimismo a los dirigentes y, sobre todo, a las organizaciones. Lo primero que se debe hacer es crear una atmósferas que trabaje paras la renovación y haga que el pueblo sea socialmente activa y responsable.

¡La Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 478 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor