Una semblanza y un epitafio para Alfredo Solórzano

He recibido la noticia del fallecimiento de Alfredo Solórzano. Muchos recuerdo emergieron en mi pensamiento. Y valga iniciando estas notas de homenaje póstumo a Solórzano, el dirigente obrero, el revolucionario, con unos versos de Argimiro Gabaldón:

Yo vengo de todos los caminos

Y estuve en todas partes,

A pie o en sueños, da lo mismo,

En alas ajenas o en mis propias alas,

Y he dejado en cada espina,

En cada grieta, en cada tramo,

Un poco de mi carne

Y un tanto de mi aliento.

Solórzano, inicio sus pasos en política e ingresa al PCV en los últimos años de la dictadura de Pérez Jiménez. Lo conocí en una reunión clandestina en el año 1963. Recuerdo que el informe político nacional no los dio el camarada Froilán Espinoza, miembro del Comité Central del PCV. Solórzano, militante analítico y profundo en la discusión, con un pensamiento clasista y defensor de la clase obrera. Con una relación infranqueable con la CUTV y particularmente con sus dirigentes Cruz Villegas, Carlos Arturo Pardo y Eumenia Hernández.

Desde joven comenzó su militancia en la lucha obrera. Convencido de la transformación social en su trayectoria musito los versos del Che Guevara que encontramos en su poema AUTORETRATO OSCURO:

"Y en la clarinada alegre de países nuevos

Yo recibo de frente el impacto difuso

De la canción de Marx y Engels

Que Lenin ejecuta y entonan los pueblos."

Como resultado de la táctica de paz democrática aprobada en VIII pleno del PCV, en 1967-1968 trabaja intensamente en la legalización de UPA. Instrumento político electoral de los comunistas con el objeto de participar en la elecciones de 1968. Más tarde en enero de 1970 conforma el equipo de los dirigentes locales que dan inicio al MAS en Miranda y el Municipio Guaicaipuro.

En noviembre de 1970 llega a Praga como delegado de la CUTV al IV Congreso Mundial textil y el 14 de ese mismo mes, invitado por los sindicatos soviéticos, visita Moscú para un encuentro con los trabajadores textiles de Rusia.

En la década de los 70 y 80 es designado miembro del Comando Nacional Obrero Textil y dirigió tres grandes huelgas textiles a nivel nacional que tuvieron como propósito la discusión con la patronal de tres contratos colectivos laborales y la reivindicación económica y social de los obreros de ese sector productivo venezolano.

En esa época se erigió como portaestandarte de la lucha obrera de los textileros venezolanos que se frenó en los años 90 con el cierre de las empresas de LANEX y SILKA. En su militancia sindical constante fue un imprescindible como diría Bertolt Brecht y un defensor preclaro de la clase obrera.

Actuó en las dos campañas electorales donde José Vicente Rangel fue candidato presidencial. Luego con la aparición del comandante Chávez en la palestra política lo apoya desde su trinchera sindical y se convierte en un adherente del MVR y posteriormente del PSUV. Con gran entusiasmo a los 75 años de gradúa de abogado en la Misión Sucre-UBV, donde ejerce como docente hasta su fallecimiento.

Como epitafio en la madera del baúl las cenizas de Alfredo Solórzano quedara gravado para siempre, que: "El regalo más grande que le puedes dar a los demás es el ejemplo de tu propia vida." Bertolt Brecht. Y Solórzano fue un ejemplo de lucha, de constancia, de rectitud. Un líder obrero que dejo un legado en la lucha sindical textil.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 329 veces.



Carlos Mezones


Visite el perfil de Carlos Mezones para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: