Los “socios” del exdiputado C.A. Michelangeli

Hay personas que nunca aprenden, sobre todo en la actividad política, siguen cometiendo los mismos errores a pesar de las advertencias. El exdiputado Carlos Andrés Michelangeli perdió la alcaldía de Barcelona por no oír consejos, se rodea muy mal y lo más grave a pesar de ser un buen luchador político, no gerencia, tiene mentalidad de obrero, la labor no le rinde. En la actualidad anda en precampaña para la gobernación de Anzoátegui, arrancando muy mal llegando a acuerdos con "socios" que al final no le aportaran nada. Es así como se ha empeñado en hacer una dupla con el alcalde de Lechería, Manuel Ferreira, personaje gris que ya demostró su incapacidad en el municipio Urbaneja, pues nunca fue líder en esa comunidad, su victoria fue producto de la publicación de un video en donde desprestigiaba al candidato que tenía el triunfo seguro. Eso no es político, eso fue simplemente guerra sucia. El acoso a los comerciantes, la falta de solidaridad con los vecinos, especialmente con los costos del servicio del aseo urbano y la despreocupación por resolver los problemas lo han destruido políticamente Aliarse con él significa rayarse.

Ese pacto o conversaciones escondidas con el secretario regional de AD en el estado, no le conviene, porque deja en el ambiente que no se siente de Primero Justicia, ratificando aquello de que adeco es adeco hasta que se muera, y si a eso le agregamos que en su vivienda los días de fiesta nacional izan las banderas de Acción Democrática y Primero Justicia, podríamos predecir que de un momento a otro regresa a los brazos de Ramos Allup, como muchos dicen que lo hará Bernabé Gutiérrez. Andar de la mano con Miguel Arismendi no le aporta nada, más bien resta, este señor ni en El Tigre donde fue alcalde cuenta con seguidores, más bien para armar la estructura adeca en los municipios ha tenido que utilizar personas de otras organizaciones para completar las directivas. Ni en el CES tiene votos, su operador es un excopeyano que tiene como única arma la mentira y el irrespeto a la dignidad de la persona humana, acusado además en el pasado de graves delitos en un hotel que arrendaba o era de su propiedad en Puerto la Cruz. Hecho que le causó la expulsión de la masonería.

Así mismo en Anaco la alianza con Jacinto Romero Luna le perjudica, debe buscar caras frescas en el municipio gasífero, este exalcalde se dedicó exclusivamente a consolidar sus contratos con las empresas petroleras, lomito que supuestamente hoy disfruta el otro exalcalde, hermano de Delsa Solórzano, Frasito. Romero Luna siempre fue un oportunista tránsfuga, estuvo en Copei hasta que pudo aprovecharse de la democracia cristiana, luego organizó su propio partido, ahora es de Primero Justicia. Ya la gente ni se acuerda de él, pretendió impulsar un hijo y fue un total fracaso. Ya no tiene el periódico para buscar votos, y desafortunadamente para la ciudad se murió Biaggi quien era el que le dirigía las campañas. Total, pura pérdida.

Ya en Pariaguán Carlos Andrés debe dejar de pensar que el exalcalde Lorenzo Rondón tiene poder de convocatoria, en su administración se le salió la sangre cubana castrista de su padre, y el sentimiento de Boves fallecido en Urica, pues es allí donde nación este expolítico hoy convertido en prospero ganadero, ya que eso fue lo que le quedó de aquella administración. El trato con la gente en sus días de alcalde era de sumisión, había que rendirle pleitesía, tenía la necesidad de que al entrar a un sitio la gente temblara porque él estaba presente. Manejaba una mentalidad esclavista quería que sus empleados trabajaran las 24 horas al día de todos los días, y si hacia un favor con los dineros del municipio significaba un compromiso personal eterno. No tiene gente ni amigos, no es de confianza, su único amigo es David De Lima, que cuando este lo necesite, lo convencerá para volverlo a tenerlo como ex masista a sus órdenes.

Finalmente esperamos que C.A Michelangeli, no traiga de España al asesor que en buena parte tuvo culpa de sus derrotas anteriores, porque esa es su especialidad al ser politólogo de salón y no de calle, teniendo en su haber la colaboración en la destitución del exgobernador Ovidio González, al evitar la conciliación con los diputados regionales, y causante en buena parte del fracaso de Cesar Pérez Vivas, cuando de gobernador del Táchira le compró la idea a Max Guerra de ser candidato presidencial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1148 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor