La Guaratara

Mazo al Mortadelazo

El programa Con el Mazo Dando regresó contundente, esclarecedor y combativo, gracias a la exitosa recuperación del Capitán Diosdado Cabello que retomó sus funciones con la contagiosa determinación, lealtad y amor patrio que pone en todas sus funciones, especialmente en la víspera del cordonazo de San Francisco, cuando recordamos la concentración más extraordinaria, masiva y simbólica de Venezuela, encabezada por el Comandante Chávez, sólo comparable -en significado- a las movilizaciones del Ejército Libertador; un Pueblo llenando siete avenidas en batalla por su soberanía, pero sin las armas de Carabobo o la Victoria, en su lugar: conciencia, democracia y espiritualidad, esa misma que Alberto Arvelo describe en la "noche de fiero chubasco".

Con esa constante robinsoniana y crística de Hugo Chávez, el Capitán Diosdado Cabello asumió en su reciente Mazo Dando la crítica necesaria sobre un evento vergonzoso que protagonizaron algunos candidatos en campaña adelantada repartiendo mortadelas. El show fue difundido en piezas publicitarias y notas de prensa del PSUV. Por supuesto la derecha y la ultra izquierda se apresuraron a relacionar todo eso con el legado de Chávez, mientras la mayoría de la militancia observaba las piezas publicitarias originadas en las oficinas de información "como gallina que mira sal", dudando si se trataba de una línea partidista o una iniciativa particular que, de cualquier manera, resultaba inaceptable e indigna.

"Tenía que decirse y se dijo" en el Mazo Dando: "los candidatos que hicieron eso deben ir a la Escuela de Formación", sentenció Diosdado al criticar la conducta demagógica. Viniendo del Primer Vicepresidente del Partido, la instrucción ya debe estar cumpliéndose, mucho mejor si es en la Escuela Nacional y con María León de tutora. Aguas abajo, el bochorno sirvió para reafirmar lo que advirtió hace años la columnista Rubio en el periódico CuatroF: "Cómo trabajar para la CIA sin saberlo". En numerosas oportunidades hemos advertido que la CIA, sabiendo que la oposición venezolana está podrida moral, política y electoralmente y que el mismo imperialismo la desprecia, despliega mecanismos especializados para "corromper el chavismo" desde sus filas y desde la ultra izquierda. La estrategia de la CIA es penetrar la organización hasta promover un fratricidio, una entropía puertas adentro, pero con notoriedad. El "mortadelazo" desató el monstruo furibundo de la "alternativa" de izquierda que, hasta hace unos días, usaba el portaviones electoral de Chávez para ser electos y ser gobierno. Hoy, no sólo critican el "mortadelazo", sino que pretenden envilecer, desprestigiar, enlodar y satanizar todo el Chavismo y el Gran Polo Patriótico.

PSUV adentro, la alerta sigue latente: hace tiempo ciertas cosas se hacen invertidas; en lugar de seguirse las líneas del buró, las oficinas de prensa imponen sus guiones. En el caso de la mortadela montaron a los candidatos en un show patético, con el cual generaron piezas de propaganda oficial, desatendiendo las orientaciones comunicacionales del Partido. Cabe preguntarse entonces: cuánto ha penetrado la CIA las oficinas de información del gobierno bolivariano; acaso hay ex dirigentes del puntofijismo en las candidaturas del GPP que pudieran cambiarse oportunamente o "salta talanqueras" y "Judas" en los comandos de campaña revolucionarios. La mortadela, en todo caso, es el único embutido que ha flotado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 954 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor