La Tecla Fértil

El Estado, debe legislar a favor del ciudadano, el voto es tu razón de actuar

En el poder político, los puntos de acción se encuentran enmarcados en una igualdad social, pero, la ignorancia nos lleva a la ingenuidad de creer en las formas ideológicas que han dado al traste con un país tan hermoso como Venezuela. Es que, los más avistados buscan esa fuerza popular para aplicar en el tiempo sus individuales y controlar un contexto territorial en beneficios personales. Hay que lograr un principio verdadero, cuyos instrumentos y herramientas tengan motivos nobles para estratificar a la sociedad hacia los mejores fines del arte, educación. Como abrir los cauces en el campo laboral.

El pueblo exige una respuesta, hay preguntas diversas que no se responden. Es un mal en continua progresión. La izquierda venezolana asumió un camino equivocado, más allá del militarismo que tuvo su representación directa hasta que el presidente y comandante, Hugo Chávez Frías falleció. De allí, en adelante toda esa programación se vino abajo y con las disputas internas, la amplitud del gobierno se redujo hacia una sola voz y ejecución de hechos en una utilidad general, quienes ejercían funciones públicas en la cúpula del ejercicio político.

Necesitamos la aplicación de leyes fundadas en la razón.

No todo constituye un señorío absoluto. Hay que Reformar al Estado, con una óptima Asamblea Nacional que resguarde el plan republicano y el generalato regrese a los cuarteles, porque hay nuevas aplicaciones históricas que hacen prioridad para su presencia en el territorio nacional para resguardarlo ante las motivaciones del adversario imperial, Francia, Alemania y el Reino Unido. Paradigmas ya descritos frente a una realidad reflejada en los actos de sabotaje y bloqueo en los países que demuestren su autoridad y soberanía.

El pueblo venezolano, tiene que apelar ante el legislador su incompetencia por haber permitido lo que hoy, refleja la República Bolivariana de Venezuela y, quienes estimularon esta tercera etapa representada en La Teoría del Caos. Hay un solo camino, claro está, que los ciudadanos participen en esta jornada electoral y con obediencia escuchar la palabra y voz escrita de aquellas organizaciones que representan una unidad de movimiento entre la izquierda, porque la derecha se disperso entre símbolos que jamás levantaron una unidad de lucha con bandera y sus errores trajeron la muerte accidental y de causa de un aproximado de cuatrocientos jóvenes de manera directa por parte de los cuerpos represivos y la división en la estructura obrera, luego vinieron el quiebre de la organización obrera por un dirigente obrero vial y las devaluaciones del bolívar hasta llegar al relajo del dólar que dejo car la economía a una profundidad temible.

El Estado se rige por una programación de diez y veinte años en cumplimiento de ese ciclo de desarrollo educacional y agrícola. Hay que destacar acá, que Rómulo Betancourt en sus estudios continentales con el líder Fidel Castro Ruz, comenzó con la Reforma Agraria y Hugo Chávez Frías hizo un gran giro en el campo educacional con los estudios dejados por el maestro, Dr. Luis Beltrán Prieto Figueroa. Asumió con responsabilidad estos cambios tomando la Escuela Francesa y los Simoncitos fue una hermosa experiencia porque los ministros de educación que llegaron al despacho, engavetaron Esto, es una realidad histórica y no debe ser obviado por los nuevos pensadores de izquierda que al ver el nombre de RB en algún escrito, no publican el artículo y esta, la situación actual del país, es parte de nuestra ignorancia política y dirigencial por no sufragar en las elecciones electorales por los verdaderos representantes de nuestra comunidad.

Tenemos que decir no al complot electoral. Un expresidente que niega sus propias argumentaciones y tres delfines ácidos que se esconden desde sus figuraciones simbólicas, públicas y pastorales, no pueden ser nuestros representantes a la Asamblea Nacional, menos, cuando están apoyando a los dos partidos clásicos de nuestro quehacer político.

Tenemos que ir a una cuarta opción, pero, nuestro deber es votar y tener conciencia del sufragio.

El legislador es un timón del Estado, es un concierto de voces fuertes que forman un coro para que cualquier mandatario asuma su responsabilidad ante los deberes de la República, la cual es concertada entre gobernadores y alcaldes, luego ese informe dado irá a la Cámara de Diputados Estatal y luego a las Asamblea Nacional, esta, mediante sus representaciones y mesas de trabajo elevara una consulta final que debe ir al presidente para su cumplimiento y, no discutir con los diputados sí es bien o mal para los ciudadanos, ya que es autoritarismo y militarismo. Nuestro mandatario en Venezuela es un civil, un dirigente que viene de la base obrera en el Metro de Caracas y luego el acompañante del presidente Chávez hasta llegar al cargo de Canciller.

Los gobiernos corruptos deben ser emplazados por el pueblo y en base a una consulta electoral, mediante lo descrito en la Constitución ir a una elección abierta promulgada, en nuestro caso, por el Consejo Nacional Electoral.

Ya los tiempos heroicos, solo constituyó una base política del pasado y es el momento de acabar con el empirismo ideológico. No podemos ser arrastrados a una servidumbre y a una pobreza total, desde la carencia de alimentos óptimos en los mercados hasta la cola de la gasolina, además a lo pertinente a la represión de los organismos policiales. Todos, los ciudadanos tenemos derecho a regir al país y el voto es una condición de superar los escollos y admitir la sinceridad del gobierno en sus aplicaciones sociales o de una manera unitaria decidir por un mejor legislador.

La cosa pública debe ser resguardada por quienes armados resguardan la Nación- Estado, así lo describe el filósofo antiguo Aristóteles y luego fue planteado por Carl Marx en su obra El Capital junto a Engels, luego, tenemos las acotaciones de Trotsky y Hugo Chávez Frías sobre la modernidad del Estado.

La sociedad no debe irritarse, al votar estarás eligiendo buenos magistrados y funcionarios públicos, quienes no dipiladarán el dinero público, llegando al caos monetario, tal como sucede en el presente.

Hay mucho despilfarro de dinero público, sumado a la hiperinflación al ser estimulado desde el Banco Central un dólar que no es nuestra moneda y que ha encarecido los bienes y servicios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 319 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas