Inconcebible en un gobierno socialista: Demolida la base material de los trabajadores venezolanos

"Los trabajadores y trabajadoras merecen que continúe nuestro Gobierno Revolucionario facilitando y creando las condiciones pata que cada día vivan con mayor dignidad".

Hugo Chávez (*)

Un profesor universitario, nos abordó hace pocos días en los siguientes términos: "Me acaban de pagar la quincena por un millón 200 mil bolívares. Con eso me compré una harina de maíz y una mortadela, cómo hago para comer junto con mi familia?...Dile eso al presidente Nicolás Maduro, al ministro del Trabajo Eduardo Piñate y al ministro universitario César Trómpiz". Esto es una simple constatación de cómo están las condiciones salariales de millones de trabajadores y trabajadoras de nuestra Patria, en medio de circunstancias difíciles propiciadas en primer término por las sanciones unilaterales del imperialismo norteamericano, pero también por los errores que se han cometido en las políticas implementadas por el gabinete económico del gobierno actual. Es una prueba fehaciente de cómo están demolidos destruidos, abatidos los ingresos de los trabajadores frente al creciente avance de los precios de los productos en esta sociedad capitalista salvaje de la Venezuela de hoy.

Lo paradójico es que mientras desde el mes de mayo no se incrementan los sueldos de los trabajadores, todos los días, aumentan los productos al ritmo del incremento del dólar, tanto el paralelo, como del oficial que compite en la subida permanente del marcador del precio de TODOS LOS PRODUCTOS en Venezuela.

El presidente Nicolás Maduro como exdirigente sindical y como trabajador que se asume (ha dicho miles de veces que es un "presidente obrerista") debe saber lo que son las condiciones materiales de los trabajadores y cómo estas influyen para su rendimiento laboral y para la calidad de vida que ellos deben tener en una sociedad como la que se pretende construir en Venezuela: justa, equitativa y solidaria.. En tal sentido, entra tantas afectaciones que tiene la sociedad venezolana, sobre todo en los últimos 7 años está la BASE MATERIAL DE LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS de quienes desde el punto de vista del derecho del Trabajo se denominan trabajadores dependientes o por cuenta ajena, es decir, que son dependientes del patrono y a éste le corresponde velar por las condiciones laborales entre las que se encuentran la remuneración al trabajo, la protección ante el hecho laboral y la seguridad social de los trabajadores.

Ciertamente, el gobierno ha hecho un esfuerzo extraordinario a través del Sistema Patria, tratar de paliar la situación de penuria del pueblo venezolano. Sin embargo, en el caso de los trabajadores, el estado debe velar por lo mismo, según lo establecen la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) y la Ley Orgánica del Trabajo, de los Trabajadores y Trabajadoras (LOTTT).

El artículo 91 de la CRBV establece textualmente: "Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades materiales, sociales e intelectuales". Por su parte, la LOTTT, en el TITULO III DE LA JUSTA DISTRIBUCION DE LA RIQUEZA Y LAS CONDICIONES DE TRABAJO. CAPÍTULO I DEL SALARIO, contempla el Artículo 98 que dice: "Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades materiales, sociales e intelectuales. El salario goza de la protección especial del Estado y constituye un crédito laboral de exigibilidad inmediata. Toda mora en su pago genera intereses". Esto se ratifica luego en el Artículo 100 de esta manera "Para fijar el monto del salario se tendrá en cuenta: 1. La satisfacción de las necesidades materiales, sociales e intelectuales del trabajador, la trabajadora, sus familiares y dependientes, que les permitan una vida digna y decorosa. 2. La justa distribución de la riqueza….."

Creo necesario recordar el discurso que catapultó a Rafael Caldera a una segunda presidencia, cuando siendo senador vitalicio (figura eliminada por la nueva CRBV) dijo en su intervención ante el entonces Congreso de la República con motivo de la rebelión militar del 4 de febrero de 1992: "Es difícil pedirle al pueblo que se inmole por la libertad y la democracia cuando piensa que la libertad y la democracia no son capaces de darle de comer y de impedir el alza exorbitante en los costos de subsistencia; cuando no ha sido capaz de poner un coto definitivo al morbo terrible de la corrupción que a los ojos de todo el mundo está consumiendo todos los días la institucionalidad". Tanto el 27 de febrero de 1989, como el 4 de febrero de 1992 tienen entre sus principales causas el malestar social que tenía elp pueblo ante sus deficientes condiciones materiales de vida.

Hoy lamentablemente estamos en situación similar y parafraseando a Caldera se puede decir: Es difícil pedirle al pueblo que defienda el proceso revolucionario y además vote por sus candidatos en las próximas elecciones, cuando piensa que la el gobierno de Maduro y el proceso no son capaces de darle de comer y de impedir el alza exorbitante en los costos de subsistencia; cuando no ha sido capaz de poner un coto definitivo al morbo terrible de la corrupción que a los ojos de todo el mundo está consumiendo todos los días la institucionalidad".

¿Será que la dirigencia del gobierno tiene plena conciencia de esta situación? Al parecer quienes dirigen las instituciones, sobre todo las económicas no o están, obnubilados por sólo las cifras macroeconómicas que también están totalmente erosionadas.

Si a estas carencias de ingresos, le agregamos los ingentes problemas cotidianos con el suministro de gas doméstico, de agua potable, los cortes de energía eléctrica en el interior del país, la terrible escasez de gasolina durante meses (y los problemas derivados de la misma como el tráfico de influencias para surtir, la corrupción militar-policial, la sensación de impotencia ciudadana al presenciar este tipo de corruptelas, etc), el deficitario transporte público y el encierro para tratar de parar la pandemia del Corona Virus, entonces la cosas se colocan cuesta arriba para un pueblo que lo ha dado todo por defender el proceso revolucionario y que no tiene retribución de las políticas económicas, más allá de los bonos y el CLAP que llegan esporádicamente.

Por todo ello compartimos plenamente los planteamientos de Pascualina Curcio, cuando magistralmente expuso: "Comencemos, estratégicamente, por reconocer el daño que está causando el ataque al bolívar, tanto en el deterioro del poder adquisitivo como en la caída de la producción, ese ya sería un gran paso. Segundo, actuemos en consecuencia y detengamos la manipulación política del tipo de cambio. Tercero, veamos qué ocurre con la producción en PDVSA. El bloqueo no es excusa, preguntemos a los rusos e iraníes. Si hasta sin cerebro dejaron la industria en 2002 y Chávez, con la clase obrera la revivió ¿cómo es que no va a sobrevivir ahora?.

Mientras tanto y entre otros muchos aspectos, ES URGENTE RECUPERAR EL SALARIO REAL (EL SALARIO NOMINAL CON RESPECTO A LOS PRECIOS) Y EL RELATIVO (EL SALARIO NOMINAL CON RESPECTO A LAS EXORBITANTES GANANCIAS DE LA BURGUESÍA) no solo por un asunto de dignificación de la clase obrera y su prole, principal soldado de esta batalla contra el imperialismo, a la que, dicho sea de paso, se debe y está obligada la revolución bolivariana, sino además para contribuir al verdadero arranque de los 15 motores productivos". https://www.aporrea.org/economia/a294928.html

Por su parte, Diosdado Cabello hace poco declaró:

"EL PUEBLO TIENE RAZÓN DE MOLESTARSE. Ahora, nosotros, que tenemos funciones de liderazgo y responsabilidades, debemos canalizar ese disgusto, haciendo, atendiendo, llamando, procurando ayudar donde cada quien está. Si Ud. está en un cargo y cierra los ojos para no ver las cosas, ¡ah bueno!, ya eso es un mal. Retírese, dijera el Comandante Chávez: Eyéctese, eyéctese" Ver: https://www.youtube.com/watch?v=ytbbuXDsoq8

De ahora en adelante a los inútiles de nuestras filas que no tienen nada de empatía por el pueblo hay que decirles: ¡¡EYÉCTENSE!!

(*) Hugo Chávez. Acto del Día del Trabajador y la Trabajadora. Sala Ríos Reyna.. Teatro teresa Carreño. 30 de abril de 2007


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1183 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: