Eufemismo velado y la otra realidad

A propósito del 205 aniversario de La Carta de Jamaica, texto escrito por el padre de la patria Simón Bolívar el 6 de septiembre de 1815 en Kingston, capital de Jamaica; texto en el que nuestro libertador expresó su visión sobre la América unidad y la ruta a seguir para la consolidación de una región libre y próspera. Es propicio traer a colación el espíritu de la misma, debido al momento histórico que vive la patria, donde el presidente Nicolás Maduro Moros, hace grandes esfuerzos como estadista que es para promover la unidad desde adentro por la vía democrática con proyección en la región de Suramérica y el Caribe.

En medio de un cronograma comicial, direccionado por el Consejo Nacional Electoral (CNE), se han desarrollado acciones ejecutivas propiciadas por el alto mando político, como el caso del indulto, con el fin de preservar la paz de la República y conducir los caminos por la vía del voto popular. Las y los venezolanos conscientes de la realidad de la geopolítica internacional y la posición del país frente a los designios del hegemon, debemos comprender sobre los sacrificios propios en cada proceso de cambio que permita la concreción de la unidad nacional para la salvaguardar la patria.

Al pueblo hay que hablarle con la verdad y en el argot popular, así como nos enseñó el comandante eterno, con dialéctica, dejando de lado el eufemismo, no suavizar el discurso que pareciera que el comandante eterno de la Revolución Bolivariana, no hubiera hecho lo suficiente para que este pueblo despertara, a través del conocimiento. El pueblo es sabio y organizado, digno y valiente para enfrentar las calamidades y seguir confiando en el proyecto del socialismo bolivariano que lideran los herederos de Guaicaipuro, Bolívar y Chávez.

Es falso que posterior a la pandemia vuelve la normalidad, será otra realidad y para la cual el ser humano en el mundo, en particular el que habita en este hermoso país Venezuela, debe prepararse para transformar su propia realidad. En este proceso de formación es donde la estructura del partido, líderes y lideresas, juegan un papel fundamental para orientar al pueblo, a las masas principalmente.

Los pueblos indígenas debemos reinventarnos en la forma de hacer política y lograr una participación efectiva en la vida pública que garantice la permanencia de la cultura originaria en el tiempo. Considerando las particularidades propias de cada pueblo indígena en el que se hace necesario escuchar las voces de líderes y lideresas cada región, sus organizaciones y comunidades.

De cara al nuevo parlamento se debe legislar para evitar la concentración de funciones por parte de un solo pueblo indígena el cual se deriva en poder y autoridad sobre los otros pueblos indígenas que coexisten en el territorio nacional. Solo en el reconocimiento y respeto podemos alcanzar la unidad, la prosperidad y seguir siendo libre.

¡La historia la escribe el vencedor!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 491 veces.



Pedro Requena


Visite el perfil de Pedro Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas