La Guaratara

Lorenzo Mendoza Bi-Polar

Lorenzo Mendoza ha hecho una declaración donde luce aislado, atormentado y mediocre, quedando como el rico frustrado del continente; bipolar e inconsciente de su condición frente al mayor conglomerado de empresas en plena pandemia. Mendoza declara "en nombre de los empresarios y de nosotros con nuestras empresas". De entrada juega solo: "los empresarios y nosotros con nuestras empresas", pero ningún empresario lo acompaña y mas nadie lo reafirma porque todos están produciendo bajo vigilancia sanitaria. El agorero hace alarde de "amigos invisibles" y un "ejército espectral" que la risperidona ya no puede controlar. Lorenzo Mendoza anuncia que "se viene la peor etapa de la crisis, peor que la persecución por el control de precios", porque, a su juicio, el Gobierno está contra las cuerdas. Por lo visto el desesperado es otro.

Muy mal asesorado o quizá obviando a sus asesores, Lorenzo Mendoza anuncia el colapso del Gobierno Bolivariano en noviembre y suelta una retahíla de razones, dejando colar "el tema de las elecciones en EEUU". Es claro que la risperidona no hace efecto, por ello se confiesa: "deben invadir Venezuela antes de noviembre", porque las mafias de Miami no pueden convencer a toda norteamérica que Maduro es culpable de todos sus problemas en el mundo. Continúa el monólogo de Mendoza asegurando que Venezuela está sola y no tendrá apoyo financiero de las potencias emergentes, denunciando que el Gobierno Bolivariano no hará más que sacar dinero inorgánico. Sufre y padece como golpista fracasado, ni siquiera como empresario, quejándose del control de precios y de la hiperinflación que él mismo ha promovido para su provecho. No podía faltar en el dictado apocalíptico un periodo de escasez y el colapso de la gasolina, porque según Mendoza "la pandemia no es el enemigo". Para cerrar con broche de oro, el bi-Polar celebra por anticipado la intervención extranjera en la cual Mendoza quisiera pescar como en río revuelto.

Pobres asesores de Mendoza, estarían tras bastidores estirando la cara de la vergüenza porque no se justifica que un tipo tan rico, estudiado y poderoso divague tanto diciendo "no sé, no se" hasta diez veces para referirse a las refinerías de Venezuela. Es tal la bipolaridad que Mendoza le advierte a los marines que en Venezuela hay guerrilla y colectivos que deben neutralizar, pero luego dice que nuestra FANB es la más poderosa y mejor equipada del hemisferio sur. Que patético, predestinado, como decían sus adulantes, a heredar Miraflores, estancó toda su fortuna y ahora ni es líder, ni superó a Slim, ni se va a sentar en Miraflores porque hasta en la CIA se manchó de mostaza su "papper" como presidenciable. Pero, como en toda entrevista a un paciente interesante, tenemos mucha tela que cortar.

En primer lugar para Mendoza no hay Guaidó y si no hay para él, no hay para la Casa Blanca. Queda claro que Mendoza piensa, siente y sufre como empresario rentista y parasitario, jamás como pueblo. De hecho, aun teniendo inversiones en Colombia, no opina sobre las masacres a combatientes y líderes sociales, sólo padece por sus ganancias. Mendoza no entiende que los modelos Fox, Macri y Piñera están descartados, incluso el modelo Trump se tambalea. La bipolaridad le imposibilita aparentar ser un líder interesado en el pueblo y no entiende que nuestra economía no puede financiarle la riqueza con petrodólares regalados como hizo CAP con su padre. Qué cerebro tan tieso el de Mendoza, incluso el Gobierno Bolivariano está impulsando una economía productiva, diversa y global al servicio del Pueblo, pero éste empresario joven es incapaz de aceptarlo. De todas maneras hay que estar alerta porque se asomó el Asesino de la Rue Morgue.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1062 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor