¡Ni en sueños podía imaginar una historia similar!

¡Ni en sueños podía imaginar una historia similar! Sólo vista en películas, escritas por aquellos grandes dramaturgos que le dan rienda suelta a su imaginación.

Esos que permiten sus palabras se conviertan en imágenes que poco a poco van convirtiéndose en una aventura, en un mundo surrealista, formando con cada imagen un rompe cabezas que dará vida a lo que sólo comenzó con una palabra. "Creando una historia"

Cuando todo comenzó, fue en Wuhan: es Hubei y la ciudad más

Estando distante sólo leía pequeños fragmentos de artículos, veía información breve en la tv o en las redes sociales incluso sentí pena en algún momento por aquellas personas que estaban siendo afectadas por un virus invisible que estaba acabando con los sueños de muchos.

¡Ni siquiera sabía pronunciar su nombre! (COVID 19)

Un día sentí curiosidad por una historia contada por una Joven de nacionalidad europea la cual se encontraba en Wuhan; al ir leyendo su relato iba imaginando todo lo que ella estaba describiendo me trasladé por un momento a un cuento de terror en un lugar deshabitado donde sus habitantes tenían que estar escondidos, resguardados sólo salían para comprar alimentos.

¡Y ya se presentaba escasez de algunos rubros!

Viví con ella cada angustia, temor, tristeza, era tan impactante su historia; sentí estaba leyendo un libro tan interesante como esos que me gustan, aquellos que me atrapan y los que puedo terminar de leer en pocos días o quizás en horas.

Le comenté a mi esposo y él me tranquilizo diciendo ¡Que esa historia era mentira! Invento de las grandes potencias para desacreditar a China.

Me convencí por un segundo mi mente se tranquilizó, olvidé aquella historia que por un momento cautivó mi atención.

Pasaron aproximadamente tres meses, el día 13 de marzo de este año ya esa historia no estaba distante se encontraba tocando todas las puertas y si no le abrían él (el virus) el covid 19, el más horrible monstruo la tumbaría.

Había llegado sin permiso, sin ser invitado, causando dolor, tragedia y malestar por donde pasara.

Invadió todos los Países sin ser visto, llego a todas las puertas y ventanas sin contemplación usando una de las armas más terribles que puedan existir la invisibilidad no necesito pistolas, bombas, rifles, ni cuchillos. No necesito cómplices sólo él y su terrible poder para matar.

Me sentí egoísta, me sentí confundida, no era mentira, el terror se apodero de mí, la enfermedad existía.

¡No me tomé un momento para rezar por esa joven! Aquella que escribió un breve relato contando su terrible experiencia, hasta ahora habían fallecido miles y miles de personas.

Nos agarró fuera de base, tuvimos que aprender a desaprender y aprender de nuevo, tuvimos que llorar en silencio, sentir que en cualquier momento tocaría nuestra puerta, nos vería vulnerables (como en la capital de la provincia  poblada en la zona central Republica Central de China) indefensos quitándonos así a los que más queremos dejándonos solos sin poder darles el último adiós.

Hubo países donde las muertes son demasiadas unos con más muertos que otros. (Hasta ahora han bajado, pero no han dejado de tener fallecidos)

Fosas comunes, médicos, enfermeras, adultos mayores, niños y jóvenes, fueron víctima del Covid19; muchos murieron salvando a otros.

Lo más triste de todo es la dolorosa forma de morir: Solos, lejos de tus seres queridos, sin poder respirar, sintiendo posiblemente como tu vida se acaba minuto a minuto, segundo a segundo.

Cuando la historia llega a su fin y el dolor se acaba, se llevan a los fallecidos lejos, en algunos lugares los queman, en otros los entierran en fosas comunes, no importa si eres rico o pobre, el dolor será el mismo y la manera de partir será igual nadie pudo acompañarlos. "Solo Dios"

¿Qué teníamos que aprender? ¿Qué tan malos hemos sido? ¿Por qué? ¡Clemencia Señor!

Cosas insólitas pasaron, los animales salvajes comenzaron a pasear por algunos lugares, eran libres, hubo una compensación para ellos, nosotros estamos encerrados mientras ellos por fin por una vez eran libres, se sentían seguros.

En Italia se vieron medusas moradas, ¡Sí! Allí donde pasan las góndolas, delfines en los canales de Venecia, incluso Jabalíes en compañía de sus familias, Cabras en España, patos silvestres en Roma, las aguas se limpiaron, en el planeta bajo un poco la contaminación, hubo dolor, hay dolor, pero también hubo alegrías, esperanzas, quizás se están cerrando ciclos.

La cuarentena formo parte de nuestra salvación, el distanciamiento social, el aseo personal. "IMPORTANTE" Lavarnos las manos, no tocar nada, usar tapa bocas, utilizar guantes.

El Covid 19, un Virus de fácil transmisión, su única vacuna hasta los momentos, la prevención. muchos no pudimos asistir más a nuestros empleos hasta que SE TENGA LA VACUNA O MEJORE LA SITUACIÓN. (No podemos exponernos)

Otros miles y miles perdieron la batalla, no vencieron al virus, él los venció a ellos. Algunos siguen pensando es una simple gripecita, siguen sin tomar conciencia.

En este plano, aquí en este mundo hay mucho tipo de personas, todos con personalidades diferentes, visiones distintas.

Pero somos más los buenos, los responsables, esos que amamos a nuestra familia, vecinos y amigos.

Yo soy venezolana y debo decir que mi país es uno de los mejores países del mundo, nosotros hemos enfrentado muchas situaciones, yo diría que demasiadas, somos una de esas generaciones que les toca vivir las cosas más surrealistas que se puedan imaginar, y aun así hemos dado la cara, hemos dado ejemplo al mundo, aunque por ser un país pequeño comparado con otros no lo quieran admitir.

SOMOS EJEMPLO DE LUCHA, VALENTÍA Y CORAJE.

Hemos enfrentado al virus con sabiduría, con responsabilidad, acatando normas, siendo mejores. Sé que esta historia aún no termina, más de algo si estoy segura VENCEREMOS.

Y el COVID 19. Sólo será una terrible historia que contar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 687 veces.



Yixi Villegas


Visite el perfil de Yixi Villegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yixi Villegas

Yixi Villegas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas