¿Quién gobierna el mundo en la actualidad? Los Estados cedieron su soberanía

Como solía decir Hugo Chávez: "Los gobernantes andan de cumbre en cumbre mientras los pueblos de abismo en abismo".

Los gobernantes, (presidentes, ministros, dirigentes, representantes, delegados, etc.), de todos los países, andan de cumbre en cumbre, (económicas, financieras, comerciales, climáticas, mundiales, regionales, etc.). Asisten a congresos, homenajes, simposios, conferencias, reuniones de todo tipo, cobrando jugosos viáticos en dólares, disfrutando de lo lindo de brindis, cenas, fiestas, conciertos, espectáculos, teatro. Alojándose en lujosos hoteles de cinco estrellas, en los cuales nunca pudieran hospedarse con recursos propios. Todo esto a costas de los recursos económicos de sus pueblos; mientras esos pueblos o representados andan de abismo en abismo, sufriendo las consecuencias de la pobreza, la escasez, el hambre, la inseguridad, etc.

Algunos de estos dirigentes, como los Presidentes, gobernadores, alcaldes y diputados son elegidos, supuestamente por vías democráticas. Pero el nombramiento de la gran mayoría de los funcionarios oficiales como ministros, viceministros, directores de institutos, gerentes de empresas públicas, etc., son, en realidad, cuotas otorgadas por el gobierno a otros gobiernos extranjeros, familias poderosas, o empresas transnacionales, para satisfacer sus intereses económicos o políticos (lobbies).

En general, se dice que hay "cabildeo" cuando uno o varios representantes de un grupo o corporación, se reúnen con legisladores para intentar que legislen a favor de sus intereses.

Esos lobbies tienen dos caras. Por un lado, una pública y transparente encarnados en aquellos grupos que gestionan su poder de influencia desde las grandes capitales del poder, como Washington o Bruselas; por el otro, una faceta oculta, generalmente inaccesible al público, desde la cual intentan ganar voluntades de una manera más oscura.

Los lobbies más poderosos del mundo:

El lobby de presión del complejo militar e industrial de EU es uno de los más poderosos del mundo, pero no es el único. Ejerce una enorme presión incluso en Washington.

Otro muy poderoso es el Lobby Energético, ejercido por las grandes empresas petroleras, de gas y de energías renovables. Este lobby es tan poderoso que se considera clave en las reiteradas negativas de Washington a unirse al resto de países en la firma del Protocolo de Kioto y en la lucha contra el cambio climático.

En tercer lugar podemos considerar el Lobby Financiero, que bien pudiera ocupar el primero, constituido por la FED, Wall Street, FMI, OMS, OMC, los cabilderos de firmas como JP Morgan Chase, Goldman Sachs, Citigroup, Morgan Stanley, Bank of América, etc.

El Lobby Sanitario, es el que gasta más dinero en Washington. Lideran estos gastos empresas como Pfizer, Amgen, Eli Lilly, Pharmaceutical Research and Manufacturers, etc. La sanidad en EU es esencialmente privada. El porcentaje de dinero de los contribuyentes sólo lo supera el destinado a Defensa. El país gasta casi 900.000 millones de dólares en el Departamento de Sanidad por no tener una red de hospitales públicos.

El Lobby Tecnológico. La batalla de Silicon Valley, ha sido una de las mayores luchas entre los nuevos grupos de presión en Estados Unidos: el lobby de Internet ha conseguido paralizar dos leyes contra la piratería digital y la Ley para la Protección de la Propiedad Intelectual, impulsadas por los generadores de contenidos. De ser aprobadas, la legislación controlaría a las compañías de Internet. Google, Wikipedia, Yahoo, Twitter, Facebook, entre otras, presionaron para que la ley se cancelara. Es el lobby más nuevo. Hablamos de compañías como Apple, Amazon, Intel, Cisco, Microsoft, etc.

Por supuesto, hay muchos más lobbies poderosos: el Lobby Agrícola, que incluye grandes grupos como Kraft, Unilever, Monsanto, Philip Morris, etc.

El Lobby Genérico de los industriales, formado principalmente por cámaras de comercio: en EE UU la poderosísima US Chamber of Commerce, la Asociación Nacional del Rifle y en Europa, Unice o la European Round Table of Industrialists.

Dentro del capitalismo, esta práctica de los lobbies ejerce cada día mayor presión e influencia sobre todos los gobiernos del mundo, limitando su soberanía e independencia.

Esta es una de las principales razones por las cuales casi todos los gobiernos del mundo carecen de independencia; son simples títeres, subordinados a las grandes corporaciones multinacionales, pues ellas constituyen el Poder Real, que han adquirido precisamente debido a los privilegios otorgados con anterioridad por gobernantes sumisos y entreguistas. No es casualidad que todos los gobiernos del mundo se hayan alineado tan rápidamente con respecto al coronavirus. Era una línea que venía del Poder Real.

No se trata solamente de los países pobres. Los presidentes o dirigentes de los países más ricos y poderosos del mundo carecen también de autoridad suficiente para tomar grandes decisiones. El poder de los lobbies los tiene maniatados y solo les permiten ser "el empleado más conocido de su país".

Por lo tanto, nuestros gobernantes o dirigentes no tienen suficiente poder, o no están interesados en generar las soluciones, o resolver algunos de los problemas más elementales que aquejan a la población. Han sido incapaces, o no desean, disminuir la pobreza, terminar con el hambre, o mejorar la salud, de sus pueblos, a pesar de que la producción de alimentos y medicinas es una de las tareas más fáciles que puede emprender un gobierno, pues contamos con investigadores, universidades, instituciones, tecnología, recursos, así como con personal idóneo y suficiente para ello. Pero, su única preocupación después de haber asumido el cargo es mantenerse en el poder a toda costa y cumplirle a sus "protectores", por lo cual terminan convirtiéndose en marionetas de quien les asegure su apoyo y les garantice su permanencia y estabilidad en el cargo.

Esa clase dirigente, sumisa a intereses extraños a los del pueblo, se ha ido convirtiendo poco a poco en la privilegiada en nuestros países y es actualmente la principal promotora en la formación de grupos de poder (mafias) primero entre sus amigos personales, pero con el tiempo y gracias a la corrupción, han ido creciendo en forma exponencial, ya que este tipo de organización les permite obtener el control de ciertos sectores claves para satisfacer sus ambiciones particulares. De esta manera se extienden sus tentáculos en las diferentes aéreas de la economía del país.

Actualmente existen en todo gobierno, mafias que controlan los medios, el petróleo, el hierro, el aluminio, el cemento, el gas, así como también otras que tienen bajo su control el transporte, la agricultura, la ganadería, la agroindustria, etc., mientras el pueblo honesto y trabajador no controla nada. Ni siquiera tiene representación en el gobierno para definir sus propios salarios, el horario de trabajo, los beneficios laborales, o sus prestaciones. Al pueblo trabajador lo único que le permiten es que se dedique a cumplir con su trabajo y resolver sus problemas familiares sin esperar nada de la clase dirigente.

No se trata de conformarnos con medidas espasmódicas, superficiales y temporales. Es absolutamente indispensable que los trabajadores decidamos tomar medidas radicales, velar porque nuestros funcionarios públicos sean idóneos, honestos, responsables y que todas sus actividades sean en defensa de los intereses del pueblo al cual se deben y representan. Que sus acciones sean sinceras, ejemplares y transparentes.

Para lograr este objetivo es indispensable el concurso de los medios públicos de comunicación e información, que se deben a la sociedad y no al gobierno, pero esto no exime a los medios privados, pues no podemos tolerar que por defender los intereses de una empresa en particular, se lesionen los de la sociedad en su conjunto. Los periodistas, reporteros, comentaristas, etc., tienen la obligación de revisar sus códigos de conducta y valores éticos, pues ellos también son trabajadores.

Ante todo debemos promover y defender los principios morales, la honestidad, la lealtad a la patria, el bien común y la solidaridad humana.

Ya es hora de abocarnos a la creación y construcción de verdaderos Estados de Bienestar en todo el planeta.

Si no lo hacemos nosotros, nadie lo hará.

Lamentablemente, predomina en una gran parte de los seres humanos, la codicia, el egoísmo y el deseo de acumulación, promovidos y estimulados por una "mentalidad capitalista descontrolada", que ha transformado negativamente nuestra sociedad, por lo cual carecemos de suficiente conciencia colectiva, muy necesaria para poder disfrutar de las innumerables bondades que nos ofrece la naturaleza, pues somos ante todo, seres gregarios y no podremos vivir aislados unos de otros, separados solamente por los odiosos privilegios.

Estamos desaprovechando un inmenso número de buenas ideas, conocimientos, inventos, habilidades y capacidades de muchos seres humanos, e infinitas bondades de la propia naturaleza, al no poder beneficiarnos de ellos, debido a la prohibición que nos imponen las patentes y derechos de autor, que impiden su utilización o disfrute si no existe un pago en dinero. Los avances científicos y tecnológicos a través de la historia, han favorecido casi por entero a la clase privilegiada.

La actual crisis que estamos viviendo nos está demostrando que ningún país del mundo está suficientemente preparado para afrontar una pandemia ni emergencia de grandes dimensiones, como un gran terremoto, inundación o alteración de la vida terrestre de grandes proporciones y eso se debe a ese "capitalismo descontrolado" que ha transformado negativamente nuestra sociedad.

No hay duda que todo esto requiere de la organización y la participación activa de la clase trabajadora que ha permanecido marginada durante mucho tiempo y ha permitido que un pequeño sector de la sociedad determine su suerte.

Ya Marx lo advirtió hace muchos años: "¡Proletarios del mundo uníos!"

No falta quien diga, que siempre ha habido ricos y pobres, privilegiados y marginados, enchufados y desenchufados. Que es una ley natural. Y en verdad esto seguirá siendo así, si los marginados no ponen de su parte. Si los marginados no se rebelan.

La única solución posible solo puede provenir de nosotros mismos. La única alternativa para disminuir la marginalidad en la sociedad está en nuestras manos: será "la Insurrección Pacífica" de toda la población, pero para lograrla deberemos adquirir un "alto grado de consciencia colectiva" y esto solo será posible si los marginados nos comunicamos entre sí, sin intermediarios, para lo cual deberemos contar con todos "los medios de comunicación e información que existen".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1459 veces.



Gilberto Hernández Ortíz

Graduado en la universidad Nacional de Colombia en Licenciado en Ciencias de la educación especializado en el área de Física y Matemáticas Postgrado en Educational Media en la Universidad de North Carolina A&T State University año 1984 - Greensboro, N.C Prof. Jubilado de la Univ. de Oriente (Núcleo Anzoátegui)

 gilnandez@hotmail.com

Visite el perfil de Gilberto Hernández Ortíz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: