Artillería del Análisis

Una Historia Política para Análisis y Reflexión

Para el Consejo Nacional Bolivariano Derechos Humanos (CONABDH), cuatro (4) crímenes y cuatro (4) poderes son narraciones fundamentales y determinantes para el análisis y el debate autocrítico en el proceso de construcción de la política Revolucionaria Socialista, máximo decir de la nueva República Bolivariana Constitucional, que es precisamente la que todo aspiramos, por eso cuatro crímenes y cuatro poderes representa para Venezuela, un episodio, una historia política para el análisis y la reflexión, hechos verdaderos y comprobados sobre el papel que juega el poder político, el poder económico, el poder militar y poder religioso en determinados presuntos hechos delictivos que como el difunto COMISARIO FERMÍN MÁRMOL LEÓN, lucho, batallo y descubrió hechos de corrupción, así como también a veces se sintió hasta solo e indefenso por la impunidad de las estructuras del sistema democrático de la administración pública y estamos hablando de la etapa de los Gobiernos de la Cuarta República, en la que actualmente las autoridades del Gobierno Bolivariano debemos vernos en ese espejo de planteamiento para hacer el esfuerzo de no caer en esa práctica de corrupción, de evitar, compartir y avalar estos hechos que constituyen el repudio moral y legal en el país.

A finales del año 2019, el reiterado llamado e intervención del presidente de la República, Nicolás Maduro, en varias ocasiones han sido contundentes, en términos que: "Seguiremos enfrentando la burocracia, la corrupción, el desgano y la dejadez de muchos funcionarios", calificándolo como parte de lo que denominó un "Golpe de Timón efectivo", para lo cual pidió el apoyo del pueblo venezolano. No hay que olvidar que en mucho espacios político gubernamental esta la corrupción presente, en conexión con el poder político para la impunidad, ejercicio antagónico que corrompe al sistema de justicia en nuestra república, revisemos e imaginemos la dura batalla emprendida por el comisario Fermín Marmo León, dentro y fuera de los cuerpos de seguridad, que en sus efectos pasamos a transcribir los siguientes hechos del segundo crimen y antecedente del poder político revelado bajo los siguientes términos:

---"Comisario Martínez, ¿qué horas tiene usted? ---Son las ocho. Había comenzado una reunión con todos los jefes de la División y de las Comisarias. Coordinábamos algunos operativos para tratar de capturar al grupo que la noche del domingo próximo pasado había asesinado a dos agentes de la Policía uniformada en la Avenida las Palmas, en la florida. Desde las tres de la tarde estuvimos estudiando, analizando y revisando la acción a seguir; se había decidido apoyar a la División de Homicidios, la cual tenían varios casos difíciles, "cangrejos", era necesario y oportuno ayudarlos.

---Sé que ustedes están cansando—le dije a los compañeros—para terminar esto, quiero señalarles que el Jefe de Homicidios recibirá el apoyo de diez hombres, cada uno de ustedes le dará uno, el que el escoja, Buenas noches y descansen. Todos los funcionarios se retiraron y me quede en mi oficina con el Inspector Lazo.

--José Ramón ¿Tu sabes si el peritaje balístico lo termino Navarro? –pregunté. ---No se Comisario, vamos a llamarlos para ver si está en el laboratorio. Tome el teléfono que sirve para comunicarse con las oficinas internas del cuerpo policial y marque la extensión veinticinco.

---Laboratorio especial a la orden, ---oí la voz del otro lado del auricular. ---Buenas Noches, ¿el Dr. Navarro? ---No está, ¿Quién lo llama? ---Es el comisario León Martínez. ---Comisario, él se retiró.

--- ¿Plasencia no está allí?---insistí. ---Acaba de salir comisario. ¿Le puedo yo servir en algo?

---No, gracias buenas noches. ---No hay nadie Inspector—le dije a Lazo---mañana veremos las experticias: tú sabes que le dispararon a los policías con una Thomson, los ametrallaron; inclusive creo que ellos, cuando el carro se estaciono, como llovía pensaron que les preguntarían algo; los cosieron a tiros, no tuvieron tiempo ni de tocar sus armas, quedaron muertos en el sitio. --- ¿Tiene alguna pista Comisario?, me pregunto con preocupación.

---Sabemos que son terroristas---respondí—tengo el carro, lo localice en San Bernandino, cerca de la Plaza la Estrella, allí lo abandonaron; tengo dos testigos presenciales en el hecho, no me parecen muy buenos.

---Donde dejaron el vehículo no se logró nada? ---Allí conseguí raro, vamos a esperar los resultados, por eso quiero que Rivero y Granados me ayuden. ---Si quiere yo…---comenzó a decir el Inspector Lazo. ---No, tú tienes muchos problemas, dedícate especialmente al caso del Sargento que mataron en el Guarataro, pobrecito, era viejito, le dieron un tiro con su propio revolver a la altura del ojo derecho, ---Conversábamos en tantos hechos criminales que teníamos sin resolver, cuando repico mi teléfono interno. Pensé que era el Dr. Navarro o el Inspector Plascencia.

---Alo, habla el Comisario Martínez. ¿Cómo? ¿Dónde ocurrió? Deme un sitio de referencia, si, si se llegar, estaré en sintonía, gracias. ---Vamos Lazo, ---urgí a mi acompañante---le acaban de poner una bomba a un Diputado y le mataron a la esposa.

--- ¿Dónde ocurrió? ---dijo poniéndose en movimiento de inmediato. ---En el cafetal. --- ¿Cuándo?

---Hace unos minutos. Salimos apresuradamente, yo tenía mi patrulla estacionada frente a la puerta sur del edificio sede de la Policía Judicial. --- ¿Manejo yo Comisario Martínez? ---No lo hare yo, ---arranque rápidamente con cuidado y tome hacia la Autopista del Este.

---Lazo repórtate---ordene---, dile a transmisiones que nos envíen los técnicos y gente del grupo de desmantelamiento de explosivos.

---De acuerdo Comisario. Me desplace con bastante rapidez. Donde que era necesario, use la sirena de la patrulla, escuchábamos el radio-transmisor, donde el operador de guardia Pedro Emilio, impartía instrucciones a las unidades que patrullaban la ciudad esa noche. La situación reinante en el país era difícil, el terrorismo presionaba asesinando a humildes servidores públicos, nosotros como funcionarios de investigación criminal teníamos trabajo en exceso; ahora atacaban a la esposa de un Diputado".

"Estacione la patrulla detrás de un vehículo perteneciente a nuestra Brigada de Patrullaje; habían llegado primero que nosotros, y les fue más fácil y rápido. El inspector y yo penetramos al interior de la casa. Lo que vimos impresionaba; la mesa comedor estaba totalmente destrozada, al igual que una silla, manchas de sangre por todas las paredes, incluyendo el techo; pudimos apreciar partículas de la piel pegadas en él. El cadáver de la Señora estaba boca arriba, la expansión de las ondas explosivas la lanzaron hacia atrás, presentaba quemaduras en el rostro, perdió los dedos de ambas manos las cuales estaban destrozados y quemados; se podía apreciar el olor a pólvora, a quemadura, parecido al que expide la vara del cohete usado como fuego artificial, después que explota en el aire. Nuestros técnicos hicieron la respectiva inspección ocular, recogieron muestras para estudiarlas en nuestros laboratorios. Los expertos en explosivos efectuaron su minuciosa búsqueda, localizando partículas de la estatuilla mortal, trataban de localizar la espoleta y otro mecanismo de la bomba explosiva. Tratamos de conversar con el Diputado Rosales y fue inútil, lo entendí así, estaba ocupado atendiendo los hijos, los cuales estaban en casa de unos vecinos. Que dolor para ese padre con tres hijos, que gran responsabilidad le asignaba el destino, cruel destino, otra víctima más de la ambición del hombre. Por mi mente no hubo ni un destello de sospecha contra el Diputado, desgraciadamente la posterior investigación me lo presentaría como el primer sospechoso del crimen Hilda de Rosales".

Por ahora nos detendremos y próximamente continuaremos con nuestro análisis cuatro (4) crímenes y cuatro (4) poderes.

En pies de lucha con y por la Revolución de Cristo y de la Patria de Bolívar, en contacto apreciados (a) lectores por conabdh@gmail.com. Y @conabdh



Esta nota ha sido leída aproximadamente 617 veces.



Julio César Del Valle

Analista e Investigador, Especialista, Escritor y consecuente Defensor de los Derechos Humanos, y Pdte. Consejo Nacional Bolivariano Derechos Humanos.

 conabdh@gmail.com      @conabdh

Visite el perfil de Julio César Del Valle para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: