La Guaratara

Regalos para el Soldado Invicto

Éste 28 de julio la plaza con su nombre sonoro en Sabaneta, los urbanismos de toda Venezuela, las comunidades creyentes en un mundo mejor, las redes sociales, el Foro de Sao Paulo, los movimientos de solidaridad con Palestina, con los migrantes, los que luchan por la paz, por la memoria, por una vida sin violencia para la Mujer, por la vida del planeta, la cultura y la dignidad del mundo bueno, en los foros del MNOAL, la UNESCO y Naciones Unidas, en las emisoras y televisoras libres, comunitarias y alternativas, el Cuartel de la Montaña, la Caracas rebelde, la Universidad Militar Bolivariana, en el Faro de la Habana, el Bronx, Isla Negra y Arauca, los pueblos ancestrales, la Plaza de Mayo, los arpegios, los honores, las salvas y los sables, el río Paguey, pero sobre todo, en el corazón de los pueblos decididos a ser libres, conmemoramos el 65 cumpleaños del Soldado Invicto Hugo Chávez.

Hermosos y sublimes regalos llueven en todos los rincones, como el cordonazo de San Francisco: copioso y sagrado. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, con todos sus componentes y el fervor miliciano y bolivariano, le rinde honores solemnes, impecables y supremos, en una semana de exaltación bolivariana por el nacimiento también del volcán Bolívar. En Barinas, los artistas hacen gala de su música y su baile predilecto: el joropo llanero, la copla recia indomable y los pasajes colmados de romance y arraigo a la madre tierra. En Mantecal, la repostera Cuiba más famosa del Apure le preparó una inmensa y deliciosa torta, mientras el urbanismo Ciudad Tavacare celebra con un festival de niñas y niños cantores y el municipio Alberto Arvelo Torrealba luce colorido y majestuoso en derredor a la imponente estatua obsequiada por Rusia al gran líder del Mundo Bueno.

Pero de todos los regalos que recibió nuestro Soldado Invicto Hugo Chávez en sus 65 años, el más significativo es la Paz; el audaz, paciente y tenaz esfuerzo colectivo por preservar la paz de la patria, con el presidente Nicolás Maduro al frente, en perfecta Unión Cívico Militar y un pueblo estoico que resiste con firmeza los ataques a la vida cotidiana desplegados por una derecha golpista y criminal que celebra la usura del dólar, el terrorismo eléctrico y la corrupción inoculada en muchos sectores. Cuán ricos, multimillonarios y narcóticos se han hecho los líderes de la oposición con los robos y financiamientos de la Casa Blanca y cuán firme se ha mantenido el pueblo venezolano en circunstancias tan severas como las actuales, marcadas por la usura y el bloqueo criminal.

Especial reconocimiento merece el regalo de amor que ha ofrendado el Magisterio Bolivariano a la Patria y a Chávez con la culminación de un año escolar exitoso. Las maestras y maestros de la Patria, al igual que los profesores universitarios de las Casas de Estudios que se han mantenido abiertas y activas, han superado otro periodo académico minado de sabotajes, manipulaciones y corrupción encarnada en los sindicatos estafadores y rectores de universidades que desaparecieron los recursos asignados para los estudiantes. Esa práctica inmoral, junto con el contrabando y usura de medicinas y alimentos, es el crimen más cruel, infame y común de esta guerra económica, pero por encima de ese lodazal sindicalero y golpista, se impone el amor y vocación en las escuelas, liceos y universidades que promovieron miles de bachilleres y profesionales para la patria, con la alegría de familiares que colmaron las redes de fotos junto a sus, flamantes, graduandos, una imagen que amarga mucho a Fenatev, Sinditeba y los Arocha, pero que al Auditorio de la Unellez, como a toda Venezuela, llena de alegría, optimismo y esperanzas, porque es con Educación y Trabajo que venceremos todas las dificultades



Esta nota ha sido leída aproximadamente 631 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor