Pues hay en alguna parte una vieja hostilidad

"La vida llama poderosamente al hombre. Así reclama de cada cual que se resuelva por una actitud única, que se decida o para la obra perdurable o para la vida en el tiempo".

El Comandante estaba enfermo y nadie lo sabía. Se moría y nadie lo sospechaba; este secreto de su sufrimiento, de su enfermedad y de su muerte, también lo absorbió totalmente en la tarea de formularlo en defensa del pueblo, a fin de cumplir cabalmente incluso esta obra última, preparada desde largo tiempo atrás. Esa muerte comenzó muy temprano en su cuerpo y calladamente conducido a través de la vida; desde un principio, la muerte estaba entregada como elemento creador a ese último y vástago de su estirpe y creció con su crecimiento, irrefrenable e insensiblemente. A veces esa voz del más allá hablaba con él en lo más misterioso de sus versos, y entonces se percibía en ellos la vibración conmovedora, y que nunca procede de lo terrenal.

Sobre la muerte ajena, las estrofas sombríamente vestidas del "Réquiem", ¿qué eran sino presentido canto fúnebre y llamamiento de la muerte propia? La sintió interiormente, desde hacía años, pero, como a todo sentimiento, la elevó grandemente y la transformó en poesía hasta que aquello que tenía de trágico ya no era sino lamento sonoro y hasta que la advertencia misma de lo perecedero se convirtió en inmortalidad. Pero los que le escuchábamos con cariño, encantados por su música, queríamos a la muerte que crecía en él, sin sospechar nada, nos deleitábamos en esa dulzura rara, en ese deshacerse bienaventurado, y lo estimábamos como una ofrenda. Y sólo cuando esa muerte golpeó brutalmente al país, como una puerta que se cierra con estrépito, nos sobresaltamos, y ahora vemos aturdidos el vacío que se ha producido y recocemos la pobreza de nuestra supervivencia.

Pero disputar con esa muerte y llamarla prematura y cruel. Por muchas que sean las cosas no dichas y las posibilidades indecibles que esta muerte nos arrebató, sin embargo, el que nos haya conservado hasta el último instante una espléndida imagen inalterada y presentado el recuerdo del Comandante como algo perfecto, como suprema seguridad de todo esfuerzo espiritual, egregia garantía para toda juventud de que la concentración del alma y la pureza de la existencia del Comandante son posibles aún hoy, en este mundo nuestro.

Ante tan elevada, tan rara experiencia, aun el duelo se torna humildad y lamento, se diluye en gratitud. No nos quejamos, pues; alabemos más bien al Comandante en medio de nuestra pena, y así como la fosa abierta, hundamos tres veces el grumo de nuestra palabra en pos de sus despojos mortales. Queremos agradecerle en nombre del pasado, del presente y del tiempo que aún espera. ¡Démosle las gracias!

¡Gloria y respecto, al Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, te debe el pasado que te vió crecer a través de la humildad y la paciencia, desde el comienzo enjuto hasta la perfección grande: ejemplo para toda juventud y modelo para todo revolucionario venidero!

¡Gloria y respeto te debe, Comandante Hugo Chávez, nuestro presente, al que una vez más enseñaste lo más raro y preciso, la imagen del revolucionario como unidad y pureza!

¡La Lucha sigue, Comandante¡



Esta nota ha sido leída aproximadamente 352 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a278461.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO