Séale fiel al chavismo y a Chávez y le seremos fieles, señor presidente

Maduro parece que no se ha dado cuenta que lo están midiendo, y que hay gente que no lo quiere, adentro y afuera del chavismo, dentro y fuera del país, del escorpión que lleva dentro. Sin embargo nosotros estamos dispuestos a defenderlo… Sin embargo, antes hay que poner algunas condiciones.

Primero hay que decir que estamos dispuestos a defender la revolución con todo. Defenderemos al país, a la sociedad, a todos los que puedan ser víctimas de la violencia irracional fascista, más que a nuestra patria –muy reducida ella –, a la patria socialista; de cualquier golpe militar o civil que venga de la derecha, endógena o exógena, de la que se esconde dentro del gobierno y de la que se enfrenta al gobierno y al chavismo pobre inclementemente; de cualquier intervención militar o pretensiones hegemónicas que tenga la derecha fascista nacional e internacional. Pero no lo haremos en nombre de Maduro ni de su gobierno. Hasta ahora esa yunta no se ha mostrado digna, valiente, fiel a Chávez y a la revolución; más bien manipuladores y mentirosos, ¡auténticos publicistas! de la calumnia al socialismo usada desde siempre por Estados Unidos; Maduro y su gobierno les ha facilitado los argumentos a través de sus falsificaciones. Si éste equipo de "facilitadores" no cambia su conducta medrosa y oportunista, nunca saldremos a la calle gritar y blandir banderas por él. Si eso es lo que quieren, bien, ¡Quid pro quo!, ¡chantaje por chantaje!

No caeremos en la trampa de gritar "siempre leales, traidores nunca", sin antes Maduro no nos explica a qué y a quién le es leal, a cual país, a cuál patria, a cuál pueblo o nación, ¿a la patria de la "burguesía revolucionaria" o a la patria de los desvalidos? (La expresión "Burguesía revolucionaria" ha sido un legado muy "práctico" del ministro Castro Soteldo porque resume muy bien el ensueño económico de Maduro). Y que nos explique el "hijo dilecto de Chávez", cuando habla de traidores ¿a quienes se refiere, a parte de los que ya todos conocemos de sobra? –Por carambolas no pienso serle fiel a Maduro, con su gobierno de petulantes irresponsables y traidores a Chávez…, porque Maduro y su entorno de "los cuatro vivos", no son Venezuela, no son mi patria, ni la patria socialista, Maduro no es Chávez. Gritar "leales siempre, traidores nunca", es un vulgar chantaje…, es una amenaza que se ejecuta en manos de borrachos que regresan de las marchas insultando, amedrentando y agrediendo a todos los que criticamos al gobierno, llamándonos traidores; ¡con el mismo espíritu de impotencia y resentimiento con el cual la derecha, clase media fascista e irracional, lo hace con los chavistas y los pobres! –.

Maduro ni nadie en el gobierno son quiénes para sermonearnos, e imponernos a que decidamos estar con ellos o en su contra, no tiene la moral ni la altura, quienes están dispuestos luego a golpearnos en la calle, a través de sus propios perturbados y desenfrenados, a nos boten de nuestro trabajo sus aduladores y delatores, nos persigan por disentir de sus debilidades algunos borrachos atormentados. Maduro y su gobierno, primero, debe explicar muchas cosas, develar muchas verdades trocadas en mentiras, para que exijan de nosotros ser incondicionales, automáticamente, como el grito a su suplicio.

Cuando Abrams dice que aquellos que estaban dispuestos a salir de Maduro son "escorpiones que lo rodean dentro de una botella" hay que entender que este "golpe fallido" fue solamente, más que un error, un "toque", un acercamiento a su golpe final, que hay mucha más gente pendiente de su salida y que son ellos (EU) los que mueven los hilos y no Guaidó, López, o Allup, etc., que el aparato conspirador y fascista está intacto: los agentes, los instrumentos, la plata, solo esperan el momento más adecuado, la "economía" de la violencia.

¡Maduro no nos puede engañar haciendo como si él no lo sabe!... De hecho ahora busca un "diálogo" distinto, hacia adentro, con los sectores populares y sociales –esta vez no habló de empresarios –. De hecho sabe que tiene que rectificar, por lo menos, ante la mirada atenta de los que salieron el 30 de Abril a Miraflores a defender al gobierno; porque no debe estar seguro de nada ni de nadie dentro de esa "botella rodeado de escorpiones", como dice Abrams –Y es que es muy difícil dejar de pensar en los escorpiones, así ésto sea un invento del Abrams –.

¡¿Qué pasa con el "compatrioto"?! Bueno, que ahora busca rectificar, más allá de los planes tozudos de gobernar para y con la empresa privada, busca apoyo popular dentro del chavismo, hasta ahora marginado, ignorado, solo manipulado y llamado a votar bajo chantajes y amenazas ramplonas en infinitos casos. Debe sopesar el hecho de que todo empresario capitalista sólo sabe hacer negocios con el gobierno, ¡no hace pactos políticos!, y que por "principios", todo empresario capitalista sólo le es fiel al dinero, a la ganancia, su non plus ultra de la razón de su existencia; y que, si hay escorpiones en el ejército y dentro del gabinete, en el partido y en la ANC, los hay mucho más dentro de los socios capitalistas del gobierno, ¡aquí y ahora! (diría Eric Rodríguez) ¡En este instante!… ¡Y eso lo sabe Maduro!, ¡o lo debería saber ya!, después de que en la Casa Blanca mostraron este 30 de abril sus cartas, muertos de la risa, sin vergüenza (a esto lo llaman, "tiro de reglaje". Busquen en Google el artículo "Tiro de reglaje", de Edwin Velázquez).

Ya sabemos que la derecha puede encender el país de nuevo con la misma violencia o más violencia que antes, y que cuenta con una reserva oculta en la fuerza armada y en los poderes públicos, gente dentro agazapada… ¡Por eso es importante el diálogo que promete Maduro!, el cual esta vez debería ser real, abierto y amplio, con todos los sectores políticos y populares chavistas: sería un disparate si convocara a la derecha, así fuera la más ligth. ¡La jugada más inteligente es replegarse con el chavismo verdadero, comprometido, mostrando un gesto de humildad e inteligencia, política y militar, y cambiar el rumbo!

Cambiar de manera radical. No rectificar – rectificar el discurso; enrocar y desenrocar ministros; hacer promesas y distribuir bonos devaluados; o improvisar deshonrosamente una retirada lanzando billetes al pueblo, como el viejo Wolfang Larrazábal, para que no lo alcancen las manos pobres, o cortando cabezas a machetazos como Idí Amín –... Si Maduro quiere acercarse al pueblo chavista debe hacerlo hablando con la verdad, mostrando y evaluando todo lo que se está haciendo en secreto y mal hecho (un solo discurso, no dos), de cara a las demandas de la sociedad desvalida… No "retocando el maquillaje", sino cambiando el rumbo de la revolución, hablando con quienes han sostenido esta revolución: con los obreros y ex obreros de las empresas socialista, trabajadores y ex trabajadores públicos echados a un lado por pensar de más, con comuneros y campesinos perseguidos, con los expulsados del PSUV, con los profesores y científicos expulsados de las universidades y del Estado, con los exiliados, amnistiando a los presos y trabajadores chavistas, que en su mayoría se preocupan mucho más por el legado de Chávez y por esta revolución que casi todos los aprovechadores y oportunistas (escorpiones) que ahora desgobiernan intencionalmente al país, que muchos diputados de la Constituyentes, que todos los autómatas camisas rojas del PSUV y del Polo Patriótico (…más que el pícaro de Hernán Escarrá, por decirte algo; el escorpión mayor, el primero que mutaría, como el gran actor que es, y se salvaría, …si se acabara este gobierno y cuento de la revolución).

¡Es la hora del golpe de timón verdadero! ¡Presidente, los escorpiones existen, así Abrams esté mintiendo! ¡Séale fiel al chavismo y a Chávez y le seremos fieles a usted!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 726 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a278434.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO