Reflexiones ingenuas: “Arrogancia y prepotencia Vs. Sumisión. Una dicotomía”

Lo que hemos visto a través de las redes y los medios visuales que han trasmitido las reuniones del Consejo de Seguridad d las Naciones Unidas no es sino la evidencia histórica de la arrogancia imperial que ha caracterizado la política internacional de los E.U., así como el vasallaje por parte de algunos países de la región y el mundo, que se han plegado, sumisamente, a las órdenes emanadas por "quien se pretende declararse amo del mundo".

Entendemos que muchos de aquellos que han vivido a expensas de las migajas que el imperio les ha dado a cambio de una supuesta ayuda para subsidiar sus políticas económicas y su "riqueza" personal se coloquen conteste con estas decisiones, así como también a quienes han sido sus "sirvientes" históricos tales como los países de la U.E. entre ellos a España, Francia, Inglaterra, Alemania, entre otros, al fin y al cabo ellos pertenecen a la estirpe imperial que colonizaron, se anexaron y diezmaron la población a las cuales descubrieron y subordinaron a sus interés políticos, económicos, religiosos y culturales tales como España, Portugal, Francia, Inglaterra…

Pero que gobiernos de aquellas naciones que han sido víctimas de las agresiones militares, económicas que han ocasionado masacres, dictaduras, miseria, vasallaje latinoamericanas entre ellos Panamá, Chile, Colombia, Perú, Ecuador, algunos de los cuales fueron apoyados económica, moral y socialmente por Venezuela en los momentos que vivieron situaciones catastróficas. Nos referimos a Ecuador, Argentina, Chile, Colombia por nombrar algunos, de naciones europeas tales como Portugal, España..

Sabemos que las élites políticas de esos países necesitan cobijarse bajo la tutela de los E.U. pues al fin y al cabo es esta nación la que "compra" y "vende" consciencias a través de la corrupción, el narcotráfico, el "blanqueo" de capitales las cuales enriquecen a los políticos que se pliegan a sus dictámenes. No les queda otra cosa. El imperio les compra el alma, el corazón, la mente a través de la economía de los dólares, y ellos acogen y aplican sus dictámenes no importándole al terror, el hambre, la exclusión, la miseria de los habitantes de las naciones que gobiernan tales como ocurrió y sigue ocurriendo en Argentina, Brasil, República Dominicana, Colombia, Honduras, …cuyos habitantes emigraron y están emigrando tal como lo evidencia la ola migratoria de los centroamericanos a los E.U., y hacia Venezuela durante mucho tiempo buscando trabajo, seguridad política y social, estabilidad económica.

Pero que "ciudadanos" venezolanos (entre comillas), con pasado supuestamente revolucionario e izquierdista, que en algún momento se desgarraban las vestiduras por la revolución bolivariana y hasta ocuparon importantes cargos en el gobierno, hoy se coloquen al lado del imperio, de las intenciones imperiales que intentan despojarnos de nuestra soberanía, de imponernos su criterio, de violentar la constitución nacional por el hecho de estar en desacuerdo con el gobierno de Maduro, nos parece inaceptable, abominable, despreciable.

También es importante señalar que hasta ahora los medios de información nacionales han hecho poco énfasis en la defensa del Gobierno legítimamente elegido y de la defensa de la constitución y denuncia de la arrogancia y soberbia de los E.U. y la derecha nacional e internacional en sus pretensiones de imponernos su intensión, peor aún, intensión que no cuenta con el respaldo de la comunidad internacional demostrado en la Asamblea del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidad ni de la OEA en donde fue declarada nulo el llamado a reconocer la pretensión de Guaidó de ser el Presidente Interino de Venezuela Peor aún medios que se asumen defensores de la revolución bolivariana, sumándose de esa manera a los interés del imperio y de la derecha internacional por omisión. Y mucho más detestable es que sirvan como voceros de la derecha difundiendo información que estimula a la violencia, que sirven para alimentar la violación a la constitución, a los ansias

La arrogancia, la soberbia existe porque existen otros que la toleran, que las aceptan como parte del diálogo, que se presentan sumisos, obedientes ante las imposiciones por la vía de la violencia, de la fuerza.

Entendemos que muchas de las acciones que ha tomado el gobierno para superar la crisis económica, el embargo, el bloqueo, así como corregir las desviaciones internas y execrar la corrupción, sabotaje, han resultado ineficaces. Sabemos que hay una élite gobernante que se beneficia con la guerra económica y con la inflación, con el aumento desmedido del dólar que mata de hambre a la población nacional, que son "bachaqueros" gubernamentales, contrabandistas. Que muchas de las fallas en el funcionamiento del gobierno provienen de propio gobierno y de sus responsables. Pero apoyar a una medida ilegitima, ilegal y anticonstitucional como lo es "autoproclamarse" presidente interino de la República Bolivariana de Venezuela, que es nula de toda nulidad a todas luces, me parece una locura, una "aberración ideológica y política que hasta el Papa Francisco ha denunciado en Panamá alertando al clero venezolano del peligro de asumir posturas que perjudiquen la estabilidad de Venezuela y pongan al país al borde de una guerra intestina que sólo favorecería a los interés del imperio.

Es este momento el panorama para los revolucionarios nos impone tomar "al toro por los cachos". Ya basta de la pasividad, del lloriqueo, de echarles las culpas a los otros. O "ponemos o dejamos el nido".

En primer lugar es de vital importancia vernos las caras, conocernos, unificarnos en defensa de la revolución bolivariana socialista. Fortalecer sus principios, destacar, reconocer y difundir sus logros. Reivindicar las acciones en pro de las políticas de inclusión, defensa de la población venezolana, de los más débiles, más necesitados.

Segundo, es de igual importancia, discutir las fallas y las debilidades a fin de visualizar las causas de muchos de los aspectos que alejan a la militancia de la participación, de la discusión, del debate y proceder a hacer un banco de ideas para elevarlas a las instancias gubernamentales, incluso a la ANC para que ahí sean discutidas y presenten propuestas de solución.

Tercero. En este momento muchos de los funcionarios gubernamentales están renunciando a sus cargos tal como lo están haciendo miembros del servicio exterior y reconociendo al írrito Guaidó, unos debido a su militancia en la derecha, otros para evitar que sean víctimas del odio de los fascistas que intentarán agredir a todo aquel que se sospeche chavista en una supuesta caída del gobierno. Ayudemos a que tales funcionarios salgan. Denunciemos casos conocidos a través de las redes, de denuncias concretas a las instancias que pueden tomar medidas para evitar que hagan más daño desde dentro del gobierno. Ellos hacen más daño adentro que afuera.

Cuarto. Constituyámonos en un sistema de inteligencia popular. Ubiquemos sitio de reuniones de los fascistas a fin de evitar actos de violencia, guarimbas, sabotajes. Divulguemos sus zonas de acción para evitar que ocurran focos de violencia, de heridos, muertos, quema de propiedades.

Quinto. Protejamos nuestra seguridad, la seguridad de nuestra familia y la de nuestros militantes. Impidamos el sabotaje a las instalaciones públicas y privadas. La quema de unidades de trasporte, servicios de electricidad, CDIs, ambulatorios, ambulancias, robo de cables de Cantv, entre otras cosas.

Sólo el accionar consciente de los revolucionarios podrá salvar la revolución, lo demás es cuento de camino.

Sólo el Pueblo salva al Pueblo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 539 veces.



Carlos M. Rodríguez C.

Estudió en la UCV. Docente jubilado

 carrodcas@gmail.com

Visite el perfil de Carlos M. Rodríguez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a275034.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO